Ultimas imágenes de Curiosity

Las mil formas de la erosión marciana.
Las oscuras dunas Bagnold. Sol 1378

sábado, junio 25, 2016

Las lejanas puertas hacia un nuevo mundo

¿Podría Curiosity aproximarse a una de las misteriosas "líneas recurrentes"?

Son uno de los fenómenos más intrigantes de Marte, una serie de oscuras y alargadas manchas que se forman en algunas pendientes marcianas de forma estacional, coincidiendo con los momentos más cálidos del año marciano. Su aspecto nos hizo asociarlas rápidamente con el fluir del agua ladera abajo, y los datos de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter no hicieron sino confirmar, o al menos ofrecer pruebas sólidas, de que estábamos ante lo que parecía: Agua líquida, posiblemente saturada de sales, corriendo por la superficie o justo por debajo de ella. No resulta extraño que estén catalogadas como "regiones especiales", lugares que deberán ser exploradas tomando toda una serie de precauciones extra para evitar contaminación biológica alguna.

Aunque pasarán muchos años antes de que se haga realidad el sueño de alcanzar las que se conocen como RSL (recurring slope lineae) y estudiarlas de forma directa, Curiosity podría ofrecer la posibilidad de observar de cerca al menos dos de ellas, que en algún momento, en su ascenso por Aeolis Mons, estarán al alcance de sus instrumentos ópticos. Especialmente del Remote Micro-Imager (parte de ChemCam). El objetivo sería el estudio de la zona a lo largo de un periodo de tiempo suficientemente amplio como para detectar algún cambio, y permitiendo descartar otras posibles causas, tales como avalanchas secas.

Curiosity no puede aproximarse demasiado, entre otras cosas porque no cumple las condiciones de seguridad biológica adicionales que ahora se exige para poder llegar hasta ellas. Así, la pregunta es hasta cuan cerca de una RSL puede situarse con plena seguridad de no afectarla en ningún aspecto. "Esa es exactamente la cuestión que debe abordarse al comienzo del proceso", explica Catharine Conley, oficial de protección planetaria de la NASA."A Kilómetros de distancia es poco probable que fuera un problema. En términos de aproximarnos mucho más, tenemos que entender con suficiente antelación la posibilidad de que organismos terrestres puedan salir del rover, y eso nos dirá a qué distancia debemos mantenernos". Conley señala que si bien el ambiente de Marte se considera hostil para muchos organismos, no es necesariamente el caso de todos ellos, en particular de microbios que podrían estar escondidos dentro de los recovecos de un explorador robótico.

Si la exploración de Marte continúa, si ponemos el pié en el planeta de forma definitiva, es cuestión de tiempo que lleguemos hasta el lugar donde, de forma estacional, se manifiestan las RSL, con todo lo que ello puede significar. Pero mucho antes de que eso ocurra quizás Curiosity nos ofrezca la primera imagen cercana de ellos, de las puertas de acceso hacia, quizás, lo más trascendental que jamás hayamos encontrado.

Curiosity está diseñado para localizar y estudiar zonas que pudieran haber sido aptas para la vida en Marte, no para encontrar vida propiamente dicha. Por eso aproximarse demasiado a un lugar con tanto potencial para la vida como los RSL no le está permitido. Pero podría, con su potente instrumental óptico, ofrecer una visión cercana del fenómeno.

NASA Weighs Use of Rover to Image Potential Mars Water Sites

viernes, junio 24, 2016

Islas en la tormenta

El observatorio solar STEREO-A nos regala una maravillosa secuencia con la Tierra. Marte y Plutón.

Somos parte de la gran familia solar, hijos de una estrella que nos mantiene atados con firmeza, nos ilumina y calienta, al mismo tiempo que nos rodea con su mortífera respiración, de la que nuestro campo magnético y densa atmósfera nos protege lo suficiente como para permitir nuestra existencia. El Sol es fuente de vida, pero también de muerte. Solo el filtro natural que nos rodea y aísla en parte de su influencia hace que esta primera faceta de su naturaleza sea la única que realmente percibimos en el día a día. Afortunadamente.

Por eso necesitamos los observatorios solares. Ellos nos ofrecen esa visión global del Sol tan necearía para comprenderlo, y llegado el caso, adelantarnos a sus furiosos golpes. STEREO-A es uno de ellos. Antes tenía un compañero, STEREO-B, con el cual se perdió el contacto en 2014, y con el cual era posible una campaña de observación solar en tres dimensiones, monitorizando la actividad solar desde distintos ángulos de visión. Básicamente eran, salvando las distancias, como nuestros ojos, que permiten al cerebro generar una imagen tridimensional de su entorno. Su pérdida fue un gran golpe, pero STEREO-A, por si solo, sigue siendo un más que eficiente observador del Sol

Y en ocasiones nos hace regalos extraordinarios. Así se puede definir la posibilidad de ver a nuestro planeta, Marte y Plutón juntos en una misma panorámica, con la Vía Láctea de fondo y el viento solar moviéndose a través de la imagen como las aguas de un caudaloso rio. Es el maravilloso resultado de una observación "rutinaria" de los movimientos de la Heliosfera, realizada por su cámara HI-1 (Heliospheric Imager 1), que tiene una abertura de 20º y se mantiene siempre fuera del alcance de la luz solar directa, mortífera de necesidad para un instrumento tan sensible. Y en ese momento los 3 mundos estaban presentes en su campo de visión, quedando así inmortalizados.

En la inmensidad aquí reflejada, la Tierra, al igual que el resto de sus hermanos planetarios, parece una diminuta isla perdida en un océano tormentoso lleno de peligros. Y hasta cierto punto así es. Una realidad solo palpable desde la distancia.

Secuencia con los 3 mundos juntos en el campo de visión de STEREO-A. Plutón, aunque señalado, no es aquí directamente visible a nuestro ojos, ya que es un cuerpo muy lejano y tenue.

STEREO-A, ahora un observador del Sol solitario después de perder a su hermano gemelo. Pero sigue siendo capaz de cumplir su propia misión de vigilancia solar, y en ocasiones sorprendernos con sus imágenes.

Wow! Spacecraft Spots Earth, Mars and Pluto's Position in Time-Lapse Sequence

jueves, junio 23, 2016

La oscura llamada del planeta azul

El telescopio Hubble detecta la formación de una nueva "Mancha Oscura" en Neptuno.

El paso fugaz de la Voyager 2 nos ofreció la primera y, hasta el momento, única oportunidad de estudiarlo directamente, a corta distancia. Fue suficiente para mostrar que este gigante, teñido de un azul intenso (en parte por la presencia de Metano, pero que sigue sin ser explicado totalmente), era un mundo extraordinariamente dinámico, con vientos terroríficos de 2000 Kilómetros/Hora y una atmósfera turbulenta, que tenía en la Gran Mancha Oscura su máximo expresión. A pesar de su distancia al Sol y de recibir muy poco calor por su parte, que hace que las capas superiores experimenten temperaturas de -220 Cº, todo esto indicó que contaba con una fuente activa de calor en su corazón, que alimentaba toda esta actividad. De lo contrario, de depender solo de la radiación solar, le sería imposible. Su fuente y el motivo por el que parece generar mucho más que Urano (ambos tiene temperaturas parecidas a pesar de estar uno mucho más lejos del Sol que el otro) sigue siendo otro de los enigmas que lo rodean.

Voyager 2 nos dejó así un primer retrato en profundidad del más lejano planeta conocido, que ofrecía tantas respuestas como generaba nuevos enigmas. Y posiblemente más de los segundos. Desde entonces no son pocos los astrónomos que sueñan con una nueva misión a Neptuno y su hermano Urano, los "gigantes helados", que difieren totalmente de Júpiter y Saturno, aunque tendamos a agruparlos en una misma familia. Solo los observatorios terrestres, con las limitaciones de la distancia, han seguido monitorizando este lejano mundo azul.

De todos ellos es ahora el Hubble quién nos trae nuevas noticias de Neptuno. Y es que una nueva gran mancha oscura está haciendo acto de aparición, llenando el vacío dejado por la que vimos en las imágenes de la Voyager 2, que se desvaneció en 1994. Aunque es fácil imaginarlas como gigantescas tormentas, en realidad se tratan de sistemas de altas presiones, "como enormes montañas gaseosas en forma de lente", explica Mike Wong, uno de los descubridores."Y las nubes que las acompañan son similares a las denominadas nubes orográficas, que se forman sobre las montañas terrestres". Precisamente la aparición de estas brillantes nubes de metano helado, arremolinadas alrededor de una zona del planeta, hizo sospechar que se estaba naciendo una nueva mancha oscura, ya que su aparición altera las corrientes de aire existentes, impulsando algunas de ellas hacia mayores alturas, donde las temperaturas son más bajas. Suficientes como para que estas se formen. Como brillantes "delatoras" de lo que estaba ocurriendo por debajo de ellas.

Los vórtices oscuros de Neptuno han exhibido una diversidad sorprendente en los últimos años, en términos de tamaño, forma y estabilidad (cambiando de latitud, y en ocasiones acelerando o frenando). También aparecen y desaparecen en escalas de tiempo mucho más cortas en comparación  con los de Júpiter, que evolucionan a lo largo de décadas. Son todo un misterio, uno de los no pocos que envuelven al más lejano de los planetas. La Voyager 2 escribió las primeras páginas de su exploración. Esperemos que algún día alguien recoja el testigo allí donde esta lo dejó.

Imagen del telescopio espacial Hubble confirmando la presencia de un vórtice oscuro en la atmósfera de Neptuno. La imagen de luz visible de la izquierda muestra que la mancha oscura reside cerca y por debajo de un grupo de nubes brillantes en el hemisferio sur del planeta. La imagen en la parte inferior derecha muestra que el vórtice se ve mejor en longitudes de onda azules.

La Gran Mancha Oscura, quizás la característica atmosférica más destacada cuando llegó la Voyager 2, en 1989. Poco después, en 1994, ya se había desvanecido.

Tantas maravillas aún por explorar, tantos enigmas aún por desvelar...

Hubble Imagery Confirms New Dark Spot on Neptune

miércoles, junio 22, 2016

Encontrándose con uno mismo

Los mejores "selfie" de las diversas misiones interplanetarias. 

Es una moda nacida, como muchas otras, del ambiente televisivo. Un autoretrato realizado por la presentadores de los Oscars de 2014 Ellen Degeneres junto a nombres tan famosos como Brad Pitt, Angelina Jolie, Jared Leto, Meryl Streep, Jennifer Lawrence, Bradley Cooper y Julia Roberts, se convirtió en la sensación del evento, y rápidamente popularizado por las redes sociales. No es que el concepto se inventara en ese momento, pero ciertamente lo convirtió en un fenómeno que aún sigue hoy día. Y hasta puntos absurdos, como muestran los casos de personas que han perdido la vida buscando el selfie (como ahora se conoce popularmente) más espectacular. Cosa de la gente y su tendencia para dejarse arrastrar.

Pero como hemos comentado, los selfies (siguiendo con la expresión) no son un invento genial de Ellen Degeneres, sino algo que existe desde el día en que desarrollamos la tecnología de plasmar en imágenes nuestro entorno. En la Tierra y fuera de ella. Y como no podría ser de otra forma, siendo este un blog de temática espacial, es aquí donde nos centraremos. En concreto en aquellas sondas interplanetarias, orbitales y de superficie, que se han fotografiado a si mismas, recordándonos quienes están detrás de esas imágenes maravillosas, al mismo tiempo que somos conscientes de su soledad, navegando en un oscuro océano que parece infinito:

1) Curiosity: Sin lugar a dudas los más espectaculares. Su potente cámara MAHLI, situada en el extremo de su brazo robótico, le permite fotografiarse a si mismo, algo que hace con relativa frecuencia cada vez que llega a una zona interesante para realizar extracción de material para su análisis. Aunque en realidad sus selfies son combinaciones de innumerables fotografías individuales, ensambladas para formar una única vista panorámica, el resultado no puede ser más espectacular, transmitiendo la sensación de como sería recorrer el planeta rojo y encontrarnos de repente con este colosal emisario terrestre.


2) Spirit y Opportunity: Incluso sin estar dotado de nada parecido a lo de Curiosity, también se las arreglaron para generar selfies de si mismos, formados por imágenes individuales tomadas desde una de las cámaras panorámicas situadas en la "cabeza" de ambos rovers. Por ello el mástil y esta última, situada en su extremo superior, no son visibles, aunque si la sombra que proyectan.


3) Mars Phoenix: También esta sonda de superficie disponía de una cámara situada en el extremo de su brazo robótico. Fue quién nos permitió ver los "ojos" de la sonda, el Surface Stereo Imager, recortándose en el cielo marciano, así como los depósitos de hielo que quedaron al descubierto bajo ella por los impulsores de frenado


4) Mars Pathfinder: El pequeño rover Sojourner, que la acompañó en su viaje sin retorno a Marte, nos ofreció la posibilidad de ver a esta última al completa, desplegada en la superficie sobra sus descinchados Airbgas.


5) Rosetta: Otro ejemplo de como un pequeño pasajero en la sonda principal puede ofrecernos la posibilidad de verla en su conjunto. Este es el caso de la ya desaparecida Philae, que fotografió a Rosetta poco después de separarse de ella e inicial el que sería un accidentado viaje hacia la superficie.


6) Philae: Rosetta no quiso ser menor, y también capto a la que había sido su compañera de viaje mientras se alejaba hacia su destino final.


7) IKAROS: La vela solar lanzada por Japón fue todo un éxito, y para comprobar que se había despegado tal como estaba previsto, se incluyeron 2 pequeñas cámaras autónomas, que en el momento elegido se separaron de la nave y la fotografiaron desde la distancia, enviando la información a la Tierra antes de perderse definitivamente.


8) Minerva: Hayabusa disponía de un pequeño módulo de aterrizaje, que debería haberse posado sobre el asteroide Itokawa, pero como otras tantas cosas en esta misión, falló. Las cámaras de la sonda pudieron verlo alejarse en la distancia.


9) Beagle 2: Otro "selfie" de un fracaso. Mars Express pudo captarla alejarse hacia Marte mediante una pequeña cámara incorporada con este objetivo.


10) Chang'e 3 y Yutu: China marcó un nuevo hito en su programa espacial al lograr posarse en la superficie lunar y depositar un rover en ella. Ambos vehículos se fotografiaron mutuamente, dejando constancia así de que el gigante asiático va en serio en sus ambiciones más allá de la Tierra.

 

11) Mars Reconnaissance Orbiter: Dos semanas antes de su llegada a órbita marciana, el instrumento Mars Climate Sounder, diseñado para estudiar la atmósfera del planeta rojo en luz visible/infrarroja, fue capaz de captar parte de la propia sonda en esta última.


12) Chang'e 2: Antes de que la 3 tocara la superficie, su predecesora marcó el camino entrando en órbita lunar. Una cámara situada estratégicamente para visualizar el impulsor permitió captar como este se activaba para frenar y permitir la captura.


Los autoretratos (o los Selfie, para seguir la corriente) son tan antiguos como la fotografía misma. Aunque la fuerza de las modas haga que no pocos piensen que es algo moderno, reciente y que te hace estar "al día". En el espacio se llevan haciendo años. Y son mucho más guapos.


National Selfie Day: Spacecraft self-portraits

martes, junio 21, 2016

El monstruo que secó un planeta

Venus está rodeado de un campo eléctrico capaz de expulsar el agua de la atmósfera hacia el espacio.

Es la imágen perfecta de una "anti-Tierra", de un mundo que teniendo el mismo tamaño que ella es absolutamente opuesto a ella en todo lo demás. Si nuestro planeta en un lugar templado, húmedo y habitable (a pesar de en ocasiones parecemos empeñados en que no lo sea), Venus es un lugar terrorífico a todos los niveles, ardiente, seco y bajo una presión asfixiante. Si en la Tierra llueve agua líquida, aquí encontramos lluvia de Ácido Sulfúrico, si en el planeta azul encontramos lugares cálidos, templados y fríos, con diferencias térmicas entre el día y la noche, en Venus la temperatura es asfixiantemente homogénea como la más ardiente del Sistema Solar, sin apenas diferencias a lo largo del espacio y el tiempo. Es lo diametralmente opuesto a lo que imaginamos como un lugar capaz de albergar vida. Aunque también sabemos que no siempre fue así. Existió un Venus amigable y habitable, incluso con océanos, aunque ahora de ello ya no queda casi nada, solo tenues huellas de lo que un día fue.

Sin embargo, su densa atmósfera tiene actualmente entre 10.000 y 100.000 veces menos agua que la atmósfera de la Tierra. Algo tuvo que hacer desaparecer ese vapor y la idea actual era que gran parte se disoció en  hidrógeno y oxígeno, básicamente por efecto de la radiación solar: El primero escapó, mientras que el segundo se combinó con el material de la superficie en forma de óxidos. Pero los datos de la desaparecida Venus Express, que se siguen estudiando, nos ofrecen ahora un escenario mucho más terrorífico de la mano del campo eléctrico que rodea el planeta, hasta ahora visto como un elemento secundario en el proceso de pérdida de agua, pero que ahora se revela como un actor principal.

Al igual que cada planeta tiene su propio campo de gravitatorio, se cree que todos aquellos con atmósfera también están rodeado por un débil campo eléctrico. Ambas fuerzas "tiran" de esta direcciones opuestas. Mientras la primera trata de mantenerla atada, la segunda empuja las las capas superiores hacia el espacio. Pero mientras que en la Tierra este es relativamente débil, el de Venus es tan fuerte que no solo es capaz de expulsar el Hidrógeno, sino incluso acelerar el componente más pesado cargado eléctricamente del agua (los iones de oxígeno) a velocidades lo suficientemente altas para escapar de la gravedad del planeta. Cuando las moléculas de agua se elevan fruto de este impulso, la luz solar la disocia en iones de Hidrógeno y Oxígeno,acelerando así el proceso de pérdida. Por ello la atmósfera Venusiana es mucho más seca de lo que debería ser."Si tuvieras la mala suerte de ser un ión de oxígeno en la atmósfera superior de Venus, entonces habrías sido premiado en una lotería terrible", explica Glyn Collinson, científico del NASA’s Goddard Space Flight Center."Tu y todos tus amigos iones serías arrastrados al espacio por un mano invisible, y nada podría salvarte".

El equipo descubrieron lo que estaba ocurriendo utilizando los datos  del espectrómetro de electrones de la Venus Express, e integrado en el instrumento ASPERA-4, que mostraban que estos escapaban de la atmósfera superior a velocidades no esperadas, "remolcados" por el potente campo eléctrico del planeta. A partir de dicha velocidad, se pudo extrapolar la intensidad del campo, que resultó por lo menos cinco veces más potente que en la Tierra. "No se sabe muy bien por qué es mucho más fuerte en Venus que en Tierra", explica Collinson, "pero pensamos que podría tener algo que ver con que este segundo estar más cerca del Sol, y la luz ultravioleta que llega de el es dos veces más brillante. Es una cosa difícil de medir, e incluso en la Tierra, hasta la fecha, todo lo que tenemos son los límites superiores de lo fuerte que puede ser"

Comprender este proceso y porque en Venus es tan potente ayudará a los astrónomos a mejorar las estimaciones de tamaño y la ubicación de las zonas habitables alrededor de otras estrellas. Algunas estrellas emiten más luz ultravioleta que el Sol, por lo que si este es el motor que crea potentes campos eléctricos en cualquier planeta en órbita alrededor de ellas, sus respectivas zonas habitables podrían estar más lejos y ser más estrecha de lo que había calculado inicialmente. "Incluso un viento eléctrica débil podría desempeñar un papel en la pérdida de agua y atmósfera en cualquier planeta", dice Glocer Alex, co-autor de este nuevo estudio. "Podría actuar como una cinta transportadora, moviendo iones hacia el exterior, donde el viento solar podrían llevárselo lejos".

Venus se nos revela como un lugar aún más terrorífico de lo que ya sabíamos, sometido a un monstruo eléctrico que literalmente succionó toda su agua atmosférica y la lanzó al espacio. Quizás ahí podamos encontrar parte del puzzle de su pasado, el que le llevó desde ser algo parecido a una segunda Tierra a convertirse en su opuesto más tenebroso y hostil.

El campo eléctrico de Venus, más potente que el terrestre, conforma un terrible mecanismo que "secó" la atmósfera, arrastrando al planeta a un infierno planetario aún más terrible.


Los eléctricos vientos de Venus.

‘Electric Wind’ Can Strip Earth-like Planets of Oceans, Atmospheres

lunes, junio 20, 2016

Un rojizo mundo en el horizonte

ExoMars TGO visualiza Marte por primera vez.

No es la mejor imágen de la historia. Ni siquiera es mejor que las que podría ofrecernos un telescopio casero mínimamente potente. Pero para quienes están "a los mandos" marca un antes y un después en su camino hacia el planeta rojo, ya que es la primera vez que los ojos de su sonda capta el aún distante, pero cada vez más cercano, destino. Y lo que es más importante, muestra que su cámara de alta resolución está funcionando dentro de los parámetros previstos y está lista para cuando se encuentre ya en órbita marciana y tenga ante si toda la superficie de un nuevo mundo para explorar."La gran nitidez de las imágenes confirma la sensibilidad de los instrumentos", afirma Antoine Pommerol, coinvestigador del Sistema de Fotografiado de la Superficie en Color y en Estéreo (CaSSIS) de la Universidad de Berna."Parece que la cámara está bien enfocada y que el nivel de señal se acerca a lo previsto".

La fotografía fue tomada el 13 de Junio, cuando la sonda se encontraba ya a solo 40 millones de Kilómetros de Marte. A partir de ahora irán ganando en detalle, lentamente al principio, pero creciendo de forma exponencial las semanas y días finales antes de la inserción orbital, prevista para el 19 de Octubre."Los telescopios terrestres y el telescopio espacial Hubble en órbita siguen ofreciendo resultados mucho mejores a los nuestros, pero aún estamos muy lejos de Marte", explica Nicolas Thomas, el principal investigador de la cámara."Si el instrumento sigue funcionando como hasta ahora, parece que rebasaremos la calidad que puede alcanzarse desde la Tierra en la segunda semana de octubre, y la resolución irá mejorando aún más con gran rapidez"."Todo lo que hagamos ahora nos ayudará a comprender mejor y a calibrar el instrumento. Tenemos que prepararnos para muchas cosas".

CaSSIS tendrá como objetivo principal estudiar formaciones geológicos, especialmente aquellas que podrían estar relacionadas con la presencia de Metano en la atmósfera, como pueden ser los grandes volcanes. Por otra parte visualizará las zonas potencialmente válidas para el futuro aterrizaje del rover ExoMars, previsto ahora 2020, para así desvelar cualquier posible peligro potencial que pudiera hacer necesario cambiar la zona elegida.Y el primer paso se dio el pasado 13 de Junio. El primer de, esperemos, los muchos más que están por venir.

CaSSIS es la cámara de alta resolución de ExoMars TGO responsable de esta primera imagen. 

ExoMars rumbo al Planeta Rojo

domingo, junio 19, 2016

Post Vintage (189): Mundos al filo de la eternidad

Los últimos descubrimientos señalan que los primeros planetas del Universo pudieron formarse mucho antes de lo que se creía posible.

¿Que se necesita para construir un planeta como el nuestro? Básicamente lo que en astronomía se llama metales, término que engloba todos los elementos más pesados que el Hidrógeno y el Helio, que se formaron en el nacimiento mismo del Universo y podemos considerar como la química primordial a partir de la cual todo empezó a tomar forma. ¿Y cual es su origen? Del interior de las grandes estrellas, auténticas alquimistas cósmicas que al llegar al final de su vida estable explotan en forma de Supernova, lanzando su preciado tesoro químico, generados por las inmensas presiones y temperaturas que alcanzaron sus núcleos, que se mezcla con las nubes de gas destinadas a dar forma a las siguientes generaciones.

Por tanto la siguiente pregunta es evidente ¿En que momento en Universo tuvo suficientes metales para formar planetas? Existen mundos mucho más antiguos que La Tierra? O el nuestro, junto a los que estamos detectando en otras estrellas, forma parte de la primera generación planetaria? Es una pregunta interesante, podríamos decir que vital, en especial desde el punto de vista de nuestra búsqueda de posibles civilizaciones extraterrestres.

Y con una posible respuesta que está cambiando rápidamente. Hasta no hace demasiado la segundo opción parecía la más probable para la comunidad científica, que estimaba que el Universo no tuvo suficiente "material de construcción" hasta unos 6 ó 7.000 millones de años después de su nacimiento como para generar mundos terrestres. En el caso del Sistema Solar se calcula que el porcentaje de metales en la nebulosa de donde nació era aproximadamente de un 2%, y parecía dificil que, con cifras muy inferiores, pudiera ocurrir lo mismo.

El descubrimiento de los primer exoplanetas, todos ellos en estrellas con igual o mayor metalicidad que el Sol (es decir, nacidos en la misma época que o incluso más tarde) apoyaron aún más esta idea.

Sin embargo el telescopio espacial Kepler está cambiado rápidamente este paradigma gracias a los miles de planetas candidatos hasta la fecha,y donde más de un tercio son pequeños mundos rocosos, un salto radical con respecto a las cifras previas, donde este tipo de mundos era una fracción mínima del total. Pero lo más importante es que muchos de ellos se encuentran en órbita en estrellas de baja metalicidad, lo que implica no solo que nacieron mucho antes que el Sol sino que la baja cantidad de metales no fue obstáculo para la formación de cuerpos de pequeño tamaño, es decir mundos de superficie sólida, rocosos como el nuestro. No sabemos aún donde estaría el límite inferior, pero posiblemente con una décima parte de los estimados para la nebulosa solar el proceso ya resultaría mucho más dificil o directamente imposible.

Igualmente resulta interesante que los planetas gigantes, tipo Júpiter, se concentran principalmente en las estrellas de alta metalicidad, lo que encaja con la idea de que estos nacen inicialmente como mundos rocosos, pero crecen tanto (hasta 10 masas terrestres) que finalmente su gravedad atrae hacia si buena parte del gas de la nebulosa planetaria. Por eso mismo en las estrellas con niveles bajos apenas estarían presentes (con algunas excepciones), ya que la presencia de metales era demasiado limitada permitir un crecimiento excesivo de los planetas en formación.

¿En que punto temporal cruzamos el umbral, el punto en que el Universo (aunque este posiblemente fue ligeramente diferente en cada galaxia) pudo formar sus primeros mundos? Bajo este nuevo prisma, que nos ofrece Kepler, bien podríamos hacerlo retroceder hasta los 8, 10, o tal vez 12.000 millones de años en el pasado. Es decir, podrían haberse formado mundos habitables, quizás parecidos a La Tierra, en un momento tan temprano como apenas 2.000 millones de años después del Big Bang. O lo que es lo mismo, miles de millones de años antes el Sol y La Tierra iniciaran su proceso de nacimiento.

Las implicaciones de algo así son enormes en el eterno debate sobre la existencia o no de civilizaciones extraterrestres y si estas pueden o no coincidir en el tiempo, sintetizada en la famosa Paradoja de Fermi:¿Por qué, dado el número de estrellas y planetas que existen y la edad del Universo, no hay civilizaciones alienígenas que hayan encontrado la Tierra? ¿Dónde están?

Si las primeras formas de vida aparecieron hace entre 12 y 13 millones de años en mundos tan antiguos, las hipotéticas civilizaciones inteligentes (suponiendo que hubieran sobrevivido hasta la actualidad, evidentemente) estarían miles de millones de años por delante de nosotros a nivel tecnológico y evolutivo, y sus posibles intereses (o lo que fuera que seres tan avanzados tuvieran) quizás quedarían muy lejos de las primitivas criaturas que verían arrastrarse en una bola de barro húmeda llamada La Tierra y situada en un rincón apartado de la Galaxia. Quizás civilizaciones que son muchos miles de millones de años más antiguas emplearían su tiempo, como imaginaron muchos visionarios, desviando la energía de los agujeros negros o viviendo dentro de Esferas de Dyson...

O quizás, puestos a imaginar, están aquí y no somos capaces de verlos, como una hormiga en la sabana no pude ver ni comprender al elefante que camina junto a ella. O es justo al contrario, realmente estamos solos. La misma inmensidad del Cosmos y lo poco que realmente sabemos hace que todas las posibilidades sean potencialmente válidas.

El examen de esta pequeña porción de la bóveda celeste por parte de Kepler reveló miles de posibles planetas y cambió de forma radical nuestras ideas previas en que momento pudieron formarse los primeros mundos terrestres.

De momento solo podemos imaginar lo que se esconde, o no, entre las estrellas, y como serían esos mundos antiguos, nacidos casi con el propio Universo.

Mundos antiguos, civilizaciones antiguas. Pero si existen mejor que no sean tan conflictivas...

¿Qué edad tienen los primeros planetas del Universo?  

How Old are the First Planets?

sábado, junio 18, 2016

Vieja, pero no obsoleta

Mars Express, preparada para cubrir la llegada ExoMars TGO y Schiaparelli.

"Quizá tenga sentido que la misión más reciente de la ESA a Marte reciba ayuda de la más antigua, que tras 13 años prestará un servicio aún mayor al transmitir información de la llegada de Schiaparelli a la superficie del planeta", explica Patrick Martin, responsable de la misión Mars Express. Y así será, ya que esta veterana sonda, con un legado inconmensurable de datos científicos e imágenes para la historia, se prepara para ser, una vez más, pieza clave del programa europeo de exploración marciana. La ExoMars TGO se encuentra de camino, y desde Febrero, momento en que ajustó su órbita para estar en el momento y la posición adecuada, se prepara ya para darle cobertura.

Su objetivo será grabar las señales que permitirán al control de la misión confirmar su correcto aterrizaje y, a continuación, reconstruir la trayectoria de su descenso."Para ello se empleará el sistema de comunicaciones Melacom, desarrollado originalmente para la comunicación con la Beagle 2 y los rovers de la NASA", explica James Godfrey, responsable adjunto de operaciones de la nave Mars Express."Esto permitirá a Mars Express detectar y registrar los eventos clave del descenso de Schiaparelli, como su entrada en la atmósfera, el despliegue del paracaídas, el desprendimiento del escudo térmico, el contacto y el comienzo de sus operaciones en superficie". Melacom tendrá así una segunda oportunidad de seguir y comunicarse con un vehículo europeo en la superficie después de la decepción que supuso la Beagle 2, con la cual nunca se pudo restablecer contacto.

Ese 19 de Octubre, unos 80 minutos antes de que se adentre en la atmósfera marciana, Schiaparelli despertará y, a los pocos minutos, comenzará a transmitir una señal baliza. Mars Express ya lo estará esperando, con la pequeña antena de Melacom orientada justo por encima del disco del planeta hacia la zona por donde el recién llegado hará acto de presencia. Una vez captada la señal, irá rotando continuamente para seguirlo en su trayectoria de descenso."La grabación se prolongará durante la fase de contacto y los primeros quince minutos de operación en superficie, tras lo cual Schiaparelli se desconectará" explica Simon Wood, ingeniero de operaciones de la sonda. Terminada la fase se seguimiento, "Mars Express apuntará su antena principal hacia la Tierra y comenzará a descargar los datos grabados, que contendrán la primera confirmación in-situ de la llegada y el aterrizaje en Marte". Será entonces cuando sepamos si todo transcurrió como estaba previsto.

Aunque viaja, Mars Express demuestra no estar obsoleta, y ser capaz de adaptarse a los nuevos retos. Así, por ejemplo, el software del sistema de comunicaciones Melacom fue actualizado recientemente para que resulte compatible con el transmisor de Schiaparelli. Posteriormente, el 15 de Junio, y en colaboración con Curiosity, fue puesto a prueba, con el rover la NASA enviando una señal parecida a la que enviará Schiaparelli una vez en la superficie. Todo parece listo parta el día señalado.

No será la única. Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA monitorizará las señales de Schiaparelli, aunque solo tras su aterrizaje, que es cuando estará dentro de su alcance. El propia ExoMars TGO  también registrará el descenso y el aterrizaje mientras enciende su motor para frenar y entrar en órbita, aunque los datos grabados no podrán descargarse hasta unas horas después. Así pues será tarea de la veterana Mars Express informarnos de lo ocurrido. Y no será este el punto final, ya que seguramente veremos una colaboración estrecha entre ambas sondas para explorar Marte. Nuestra pequeña amiga puede ser ya vieja, pero está lejos de haber quedado obsoleta. Justo al contrario, nos demuestra nuevamente que aún tiene mucho que ofrecer.

El viaje de Schiaparelli, que preparará el camino del rover ExoMars. Mars Express le seguirá en su camino.

Viejo, pero no obsoleto. Como la Mars Express. 

Todos para uno...

viernes, junio 17, 2016

Cuasi compañeros

2016 HO3, una nueva "cuasiluna" para la Tierra.

¿Cuantos compañeros de viaje "naturales" tiene nuestro planeta? La respuesta evidente es uno, la Luna. Y es tan cierta como equivocada. Cierta porque es el único cuerpo celeste conocido que lo orbita. Equivocada porque existe otros que también la acompañan, aunque no estén atados por la gravedad terrestre y se mantengan en órbitas solares. Se los conoce como los compañeros cercanos de la Tierra, o de forma más concisa, los "cuasi-satélites". Y ahora conocemos a uno nuevo, el ejemplo más estable en el tiempo de estos compañeros en la distancia. Su nombre oficial: 2016 HO3.

¿Pero que es exactamente un "cuasi-satélite"? Así se conoce a un asteroide que, aunque manteniendo una órbita solar independiente, esta atrapado en una resonancia 1:1 con la Tierra. Tarda lo mismo que nuestro planeta en dar una vuelta al Sol, y por tanto nunca se aleja demasiado. No está atado directamente a el, no gira a su alrededor como la Luna, pero a efectos prácticos es como un compañero más. No suelen quedarse mucho tiempo, porque esta relación es muy tenue y termina rompiéndose con rapidez. No es el caso del pequeño asteroide 2016 HO3, de entre 40 y 100 metros de diámetro, ahora descubierto. Lleva con nosotros al menos 100 años y todo parece indicar que seguirá manteniendo esta relación unos cuantos siglos más.

"Ya que 2016 HO3 se mueve en bucle alrededor de nuestro planeta, y nunca se aventura muy lejos ya que ambos giran alrededor del Sol, nos referimos a el como una cuasi-satélite de la Tierra", explica Paul Chodas, del Near-Earth Object (NEO) Studie del JPL. Otro asteroide - 2003 YN107 - siguió un patrón orbital similar durante un tiempo, pero ya se ha desviado demuestra vecindad. Este nuevo asteroide está mucho más trabado. Nuestros cálculos indican que HO3 2016 ha sido un cuasi-satélite estable durante casi un siglo, y se continuará siguiendo este patrón como compañero de la Tierra durante los próximos siglos".

En su viaje anual, 2016 HO3 pasa la mitad del tiempo más cerca del Sol que la Tierra y la adelanta, y la otra mitad más lejos, haciendo que se quede atrás. Su órbita está un poco inclinada, haciendo que cruce el plano orbital terrestre en sentido ascendente y descendente una vez al año. La órbita del asteroide también experimenta una lenta deriva hacia atrás y hacia adelante a través de múltiples décadas."Los bucles de 2016 HO3 alrededor de la Tierra experimentan una progresiva deriva año en año, pero cuando estos se alejan demasiado hacia delante o hacia atrás, la gravedad terrestre es lo suficientemente fuerte como para revertir la tendencia y mantenerlo atrapado, de modo que nunca se aleja más de 100 veces la distancia de la Luna ", dijo Chodas. "El mismo efecto también evita que el asteroide se acerquen a menos de 38 veces dicha distancia. Se ve atrapado en un pequeño baile con la Tierra". 

Así, curiosamente, este asteroide, que permanece siempre cerca de nosotros atrapado por la gravedad terrestre, no representa un peligro precisamente porque está "bajo control", al contrario que un visitante esporádico. Podemos estar seguros en este sentido. Y mirando al firmamento, aunque demasiado pequeña para que la podamos ver con nuestros propios ojos, sabemos ahora que se esconde una pequeña lunita, una diminuta compañera de viaje.

El baile de 2016 HO3 y La Tierra.

Cruithne es la mayor (5 Kilómetros) y más conocida de las "cuasi-satélites" de la Tierra.

 Small Asteroid Is Earth's Constant Companion