Ultimas imágenes de Curiosity

Punto de extracción de muestras Sebina. Sol 1495
En las oscuras dunas de Murray Buttes.

lunes, diciembre 05, 2016

Post Vintage (209): Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Plutón

Imaginando la presencia humana en el antiguo 9º planeta.

Llegamos a la frontera final del Sistema Solar, o al menos lo que durante décadas se consideró como tal, y ante nosotros un pequeño planeta que en su momento nos fascinó por su misma lejanía. En ocasiones la imaginación llena el vacío del desconocimiento, y este es un ejemplo claro de ello. Cuantas veces habremos visto el Plutón de nuestras fantasías plasmado en innumerables ilustraciones, cada una más bella que la anterior...

Pero ahora lo vemos de verdad, y tenemos ganas de contárselo a alguien. Pero enviar cualquier tipo de información a nuestros conocidos en La Tierra, por no decir mantener una conversación, pone a prueba nuestra paciencia, ya que cualquier señal de radio tarda 4,5 horas para sus mensajes lleguen a casa. Así que mejor olvidarse de frases cortas como "que tal?" y decir todo lo que queremos decir de una sola ver, esperando que, 9 horas después, recibamos una respuesta, o al menos una confirmación de su recepción. Vivir en Plutón se parece posiblemente a lo que debía ser vivir en la época del Imperio Romano o cualquier gran estado de la antigüedad, en que la información normalmente no viajaba más rápido que el caballo más rápido disponible, y cualquier comunicación y su posible respuesta parecían ir a cámara lenta. Al menos bajo nuestro punto de vista, claro está.

Y aún así hemos tenido suerte. Plutón viaja a lo largo de una órbita altamente elíptica que lo lleva dentro de la órbita de Neptuno durante 20 años; durante este tiempo, cuando está más cerca de La Tierra, un mensaje enviado a casa tardaría unas 4 horas. Pero cuando está más alejado el mensaje tardaría más de 6,5 horas antes de alcanzar su destino. Hemos llegado no en el mejor momento, pero si bastante mejor que en la mayor parte del largo año "Plutoniano", equivalente a 248 años terrestres. Quizás 20 años antes hubiera sido ideal, pero tampoco vamos a quejarnos por eso

Como no podía ser de otra forma, llegamos a un mundo gélido, aunque no tanto como Tritón, que como aprendimos por experiencia propia, tiene el título de mundo más frío conocido. Y al igual que en el caso de las comunicaciones, lo hacemos en un momento relativamente bueno, que podríamos considerar, haciendo el equivalente terrestre, como al final del Verano y principios del Otoño. Eso significa que estamos aún en la parte alta dentro de los 10 Grados Centígrados de variación que viven las temperaturas medias de este pequeño mundo a lo largo de su año, desde los -223 a los -233Cº. Pueden parecer pocos, pero tiene un efecto evidente en el, ya que permiten en estos momentos más "cálidos" (lo que no deja de ser una forma de hablar, evidentemente) la formación de una tenue atmósfera. Con el tiempo irá desapareciendo. O al menos eso se creía hasta la llegada de New Horizons. Las cosas en estos mundos exteriores nunca son tan simples, como estamos aprendiendo poco a poco.

Es muy poco, pero viniendo de mundos virtualmente carentes de ella es siempre de agradecer, aunque en la práctica no implique ninguna ventaja para nosotros. Incluso nos advirtieron de que pueden generarse vientos extremadamente altos, de hasta 360 Kilómetros/Hora, aunque con un aire tan tenue posiblemente no implicaría una seria amenaza. De momento parece que hemos aterrizado en un lugar tranquilo.

El oscuro cielo tiene, al situarnos en el hemisferio correcto, la eterna compañía de Caronte, la mayor de sus lunas. Y es que ambos cuerpos están atrapados mutuamente por las mareas gravitatorias, por lo que siempre se miran fijamente, y siempre con las mismas "caras". No es de extrañar que muchos los consideren un planeta doble, más que un planeta y su gran luna. Y esta aparece ante nosotros de forma majestuosa y con un tamaño realmente espectacular. En la Tierra podíamos "borrar" a La Luna del firmamento col el brazo extendido y levantando el pulgar. En Plutón nos resulta imposible. Debemos utilizar todo el puño cerrado para conseguir el mismo efecto. Si alguien nos viera pensaría que estamos la estamos amenazando. O que tenemos ideas políticas bastante curiosas.

¿Y el Sol? Al mediodía nos recuerda a como vemos Júpiter desde la Tierra, aunque mucho más brillante, tanto como lo es en nuestro planeta en un día muy nublado. No es mucho, pero tampoco es vivir en la completa oscuridad, como podíamos haber esperando en su momento. Nuestra estrella puede ser mucho más pequeña que otras, pero sigue siendo mayor que el 80% de las que existen en nuestra galaxia. Y se nota.

Pero bajemos los ojos, porque sorprendemente Plutón, dado su pequeño tamaño, tiene mucho que ofrecer. Glaciares de Nitrógeno, montañas flotantes, volcanes y cordilleras, todo rodeado de tenues brumas y nubes ocasiones. Si ya era un lugar atrayente por el misterio que lo rodeaba, ahora que este velo cayó, lo que encontramos es aún más sorprendente, algo poco habitual. Resulta dificil que la realidad puede nunca satisfacer las expectativas, especialmente cuando llevan décadas "cocinándose" en nuestra mente, pero Plutón es uno de esas raras excepciones en que ocurre lo contrario: Las cumple y las supera. Las Agencias de Viaje interplanetarias, que tenían miedo de que la New Horizons acabara con el encanto de este destino singular, han encontrado en cambio un filón. Y es que solo Sputnik Planum ya es uno de los lugares más extraordinarios del Sistema Solar. 

En realidad hay tantas maravillas concertadas en un lugar tan pequeño...no sería un mal lugar para quedarse. Una continua emoción, aquella que solo puede generar un descubrimiento maravilloso, estará presente un día tras otro. Pero no podemos pararnos ahora. Nuestra siguiente etapa nos llevará ante los cuerpos más pequeños, pero al mismo tiempo más fascinantes, del Sistema Solar, los cometas. Viendo lo que nos ofreció Rosetta, no podemos estar más expectantes.
 
Infografía:Viviendo en Plutón.

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Mercurio
  
Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Venus


Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: La Luna

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Marte

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Ceres

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Europa

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Titán

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Encelado

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Tritón

What Would It Be Like to Live on Pluto?

sábado, diciembre 03, 2016

Luces y sombras para la ESA

Luz Verde para ExoMars 2020 y cancelación de la sonda AIM.

Marcar el rumbo la de Agencia Espacial Europea no es sencillo. A diferencia de China, la NASA o la JAXA, por poner unos ejemplos, que pertenecen a una nación en concreto, la ESA esta financiada por conjunto de 22 países. Eso implica que establecer unos objetivos y mantenerlo no es sencillo, ya que básicamente se necesita que todos estos gobiernos se pongan de acuerdo y acepten financiar los diferentes proyectos. Y como es sencillo imaginar, es necesario hacer equilibrios entre los intereses de cada uno de ellos, que no siempre coinciden, por no decir que en ocasiones son completamente opuestos. 

Recientemente tuvo lugar la  cumbre ministerial de la ESA, donde los representantes de los 22 países se reúnen para decir que proyectos pasan adelante, cuales se quedan por el camino y, en defintiva, marcar un plan de futuro. Tanto como es posible teniendo en cuenta las circunstancias. Y de ella salieron buenas y malas noticias.

Comencemos por las malas: La cancelación de la misión AIM (Asteroid Impact Mission), un proyecto conjunto con la NASA que recibía en nombre de AIDA (Asteroid Impact and Deflection Assessment mission), y que como su nombre indica tenía como meta, además de sus objetivos científicos, comprobar nuestra capacidad de desviar un asteroide potencialmente peligroso, utilizando como campo de pruebas a Didymos, contra el cual se habría lanzado a la pequeña sonda DART(Double Asteroid Redirection Test), construida por la NASA. AIM debería haber monitorizado el impacto y sus consecuencias en la trayectoria de este cuerpo doble.

Teniendo en cuenta que era una misión de bajo coste, que contaba con un amplio apoyo entre la comunidad científica y de que ya se arrastraba una notable lista de proyectos cancelados en este ámbito, quizás podíamos ser un poco optimistas. Pero nunca tuvo un apoyo semejante en en seno de la ESA. El recuerdo de Cheliábinsk parece haberse difuminado demasiado rápidamente. Y aunque se asegura que no está del todo muerta, veremos si termina "reencarnado" de nuevo bajo otro nombre.

Y ahora por las buenas: La aprobación definitiva del rover ExoMars, cuyo sobrecoste, que hacía necesaria una inyección extra de 440 millones de Euros para seguir adelante, sumado al fallido aterrizaje de Schiaparelli, que no dejaba de ser un ensayo técnico para ese primero, había generado dudas. Sin embargo con la sonda ExoMars ya en órbita marciana de forma exitosa, siendo además un proyecto conjunto con Rusia y con tanto dinero ya invertido, hacia que una retirada a estas alturas de la película fuera improbable. Como pasó con Curiosity, el proyecto ya estaba demasiado avanzado y adquirido una dimensiones demasiado grandes para poder permitirse una cancelación.

Sin embargo la generosidad de los países integrantes tienen un límite, y solo se aprobó un extra de 340 millones (que al mismo tiempo justificaron la cancelación de AIM). Lo que falta deberá salir de los propios presupuestos de la ESA, y eso podría significar el retraso, o quizás incluso la cancelación, de otros proyectos. Se promete que no será así, pero lo cierto es que el dinero no aparece por generación espontánea. Veremos lo que ocurre, pero al menos es una buena noticia que se hayan disipado las dudas sobre el rover ExoMars. Ahora solo falta que se tenga más pericia en hacerlo aterrizar que su desdichado predecesor.

No son las únicas decisiones (Permanencia en la ISS hasta 2024, retraso del observatorio espacial de onda gravitatorias LISA a 2034, aprobación del discutible vehículo reutilizable italiano Space Rider y luz verde al proyecto frances Prometheus, un motor de metano para competir con SpaceX son algunas de las otras tomadas) pero si las dos más importantes. Un de luz y otra de oscuridad. No se puede pedir mucho más a una organización que refleja la propia división y luchas de intereses en Europa.

Al menos ahora podemos estar seguros que el rover ExoMars será una realidad. Solo esperemos que esta vez se logre aterrizar de una pieza.

 Cumbre ministerial de la ESA 2016: adiós AIM y luz verde a ExoMars 2020

viernes, diciembre 02, 2016

Utopías y realidades

Utopia Planitia esconde inmensos depósitos de hielo de agua cerca de la superficie y accesible para futuros exploradores.

Vivimos una era de intensa exploración de Marte, con una flota de sondas robóticos tanto en órbita como en superficie en plena actividad y otras que llegarán en un futuro cercano. El objetivo actual es conocer mejor esta planeta, tan parecido a la Tierra en algunos aspectos, desvelar su evolución climática a lo largo de las eras, y saber si la vida, por simple que fuera, floreció algún día en este mundo hoy día aparentemente muerto. Pero todo eso forma parte, a su vez, de un esfuerzo a más largo plazo, que lentamente, con sus vaivenes, avances y retrocesos, nos deberá llevar algún día a pisarlo directamente. Y con el tiempo, quizás de forma permanente.

Pero todo asentamiento humano necesita, por encima de todo, agua. No solo para el consumo directo, sino para extraer combustible y aire. Somos seres "de agua" por la biología que nos dio forma, y por tanto, allí donde vayamos, la necesitaremos. Y sobretodo que esté presente de forma natural. Depender de suministros llegados desde la lejana Tierra no es una opción viable a largo plazo. Marte cumple de sobras ese requisito, pero que exista es una cosa y que sea realmente accesible para los primeros humanos que exploren el planeta es otra. Por eso la búsqueda continúa. ¿Donde sería el lugar ideal para un primer asentamiento permanente? La respuesta, al menos como opción a tener en cuenta, se llama Utopia Planitia, una antigua cuenca de impacto y en su momento lugar de aterrizaje de la Viking 2.

El Shallow Radar (SHARAD) de la Mars Reconnaissance Orbiter, a base de acumular cientos de observaciones a lo largo del tiempo, nos desvela ahora en esta llanura la presencia un gigantesco depósito se agua helada que se extiende por más de 300.000 kilómetros cuadrados, en forma de capas cuya grosor se mueve entre los 80 y los 170 metros (cuya composición se mueve entre 50 al 85 por ciento de hielo mezclado con polvo o partículas rocosas más grandes), y lo que es más importante, solo separado del exterior por entre 1 y 10 metros.

Dista de ser la mayor reserva de Marte, pero teniendo en cuenta lo cerca que está del exterior, lo plano del lugar y que se extienden por latitudes relativamente bajas, entre 39 y 49º de latitud Norte, sería posiblemente una de las más accesible para un hipotético asentamiento."Este depósito es probablemente más accesible que la mayoría del hielo de agua en Marte, porque se encuentra en una latitud relativamente baja y en un área plana y lisa, donde el aterrizaje de una nave espacial sería más fácil" Dijo Jack Holt, de la Universidad de Texas.

"Este depósito probablemente se formó como una acumulación de nieve en una capa de hielo mezclada con polvo durante un período en la historia de Marte, cuando el eje del planeta estaba más inclinado de lo que está hoy", explica Cassie Stuurman del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas en Austin. Marte hoy, con una inclinación axial de 25 grados, acumula grandes cantidades de hielo de agua en los polos. En ciclos que duran unos 120.000 años, la inclinación varía hasta casi el doble, calentando los polos y conduciéndolo hasta las latitudes medias. El modelado climático y los hallazgos previos de hielos enterrados y de latitud media indican que este se acumula lejos de los polos durante los períodos de inclinación alta. Aún así siguen existiendo puntos oscuros en cuanto al proceso, por lo que los accesibles hielos de Utopía Planitia serían, también desde un punto de vista científico, una fuente de información valiosísima. 

Algún día pisaremos el planeta rojo, y en un futuro más lejano posiblemente de forma permanente. Y quizás Utopía Planitia sea el lugar elegido y haga honor a su nombre.

La presencia de hielo de agua bajo Utopía.

Detecciones de hielo (franjas violetas) por parte de del Shallow Radar de la MRO.

Una visión, con las alturas exageradas, de la zona explorada. Las texturas, las zonas hundidas, incitaron a los investigadores a buscar el hielo enterrado.
 
Los Grandes Lagos, la mayor reserva de agua dulce líquida del planeta, en la frontera entre EEUU y Canadá. La reserva de hielo facilmente accesible encontrada en Utopia supera el total de agua que estos primeros contienen.

 Martian ice deposit holds as much water as Lake Superior

jueves, diciembre 01, 2016

Saludos de una recién llegada

ExoMars se comunica por primera vez con Opportunity y Curiosity.

Cuando uno llega a un nuevo hogar, una buena costumbre es visitar a los que serán tus nuevos vecinos, poniendo las bases para una buena convivencia. O al menos esa es la idea, aunque actualmente, especialmente en las grandes ciudades, esa es una práctica olvidada. Y viendo según que vecindario, quizás es la decisión más que acertada. Pero lejos de la Tierra, en el lejano aunque cada vez menos planeta rojo, la creciente población de exploradores robóticos mantiene con vida esa práctica. Cada uno con sus objetivos independientes, pero en todo momento teniendo claro que no están solos, y que no son pocas las veces que se ayudarán los unos a los otros. Es una pequeña familia muy bien avenida. 

ExoMars es una recién llegada. Y como tal debía presentarse a los que serán sus nuevos compañeros de aventuras, especialmente a los que se encuentran en la superficie, Opportunity y Curiosity, ya que será con ellos con los que más trato directo tendrá a lo largo de su vida. Como algunas de otras sondas en órbita marciana, fue diseñada y construida para servir como enlace de comunicaciones entre estos y la Tierra. Y especialmente para su pareja de baile, el rover ExoMars, que con suerte (y presupuesto) llegará en 2020. Pero hasta ese día ofrecerá sus servicios a estos dos veteranos exploradores. No hay que ser egoísta.

Y el 22 de Noviembre demostró su capacidad para ello, gracias a los dos radiotransmisores Electra con los que está dotada. Ese día tanto Opportunity como Curiosity pudieron transmitir su información a la Tierra a través de ExoMars. Es solo una prueba, ya que será una vez en su órbita definitiva, a principios de 2018, cuando pueda desplegar toda su habilidad comunicativa. Pero que funcionara representa todo un respiro de alivio para los equipos en tierra de ambas misiones, ya que tanto Mars Odyssey como Mars Express, son ya unas venerables veteranas. Aún plenamente operativas y animosas, pero el tiempo, como se suele decir, no pasa en balde para nadie. Y la Mars Reconnaissance Orbiter, aunque más joven, ya comienza a tener un bagaje de años notable. Queda MAVEN, pero de momento, centrada en sus objetivos científicos y una órbita muy elíptica, aún no puede asumir completamente esa función.

Tenemos una nueva vecina en los apartamentos Marte. Y muy bien educada como podemos ver, que saluda a sus vecinos apenas completado el traslado. Una buena forma de comenzar la que esperamos sea una larga y fructífera convivencia.
 
Uno de los dos transmisores Electra de la NASA de los que está equipada ExoMars, y que todos los orbitadores, menos Mangalyaan, tienen con el objetivo de ofrecer cobertura a las misiones de superficie. Esto permite unas comunicaciones mucho más eficaces que si Opportunity y Curiosity solo pudieran comunicarse directamente con la Tierra. Por ejemplo,  Electra puede ajustar activamente la velocidad de transmisión de datos durante una sesión de comunicación, más lenta cuando el orbitador está cerca del horizonte desde la superficie, más rápido cuando está justo sobre ellos.

La posición de ExoMars TGO y Opportunity cuando se produjo la comunicación. Poco antes había hecho lo mismo con Curiosity.

NASA Radio on Europe's New Mars Orbiter Aces Relay Test

miércoles, noviembre 30, 2016

Al principio del futuro

ExoMars ofrece las primeras imágenes y datos científicos, todos ellos dentro de la fase de prueba de sus instrumentos.

Tenemos un nuevo explorador acompañando al planeta rojo. Ya hace más de 4 semanas que se puso en órbita, ciertamente, pero faltaba que nos demostrara que esta listo y preparado para su misión. Es decir, explorar la atmósfera y superficie del planeta, y ofrecer respuestas a algunos de los enigmas que lo rodean, como la famosa presencia del Metano en esta primera. Y aunque su planea actividad no llegará hasta finales de 2017 o principios de 2018, a finales de Noviembre se esperaba tener un pequeño adelanto, ahora publicado. Si alguien tenía dudas sobre las capacidad de ExoMars, ahora ya han quedado disipadas.

El 20 y 28 de Noviembre, durante sus dos últimas órbitas (actualmente una muy elíptica que se mueve entre los 230-310 km y los 98.000 km), la sonda probó sus cuatro instrumentos científicos por primera vez desde su llegada a Marte, realizando importantes mediciones de calibración. Y sus resultados, teniendo en cuenta que aún está lejos de la que será su órbita defintiva (una circular a unos 400 Kilómetros por encima de la superficie) y que la actual es muy poco adecuada para que pueda trabajar a su plena capacidad, son un más que prometedor avance de lo que está por venir.

Especialmente importante eran probar los dos instrumentos que deberán un extenso y profundo análisis de la atmósfera del planeta (su objetivo principal), levantando un inventario detallado de los gases que constituyen menos del 1% de su volumen, incluyendo metano, vapor de agua, dióxido de nitrógeno y acetileno. Sobretodo el metano, como es imaginable.Y tanto el ACS (Conjunto de Química Atmosférica) como el NOMAD (Nadir y de Ocultaciones para el Descubrimiento de Marte) mostraron su plena capacidad operativa. Además coordinaron su observaciones con las sondas Mars Express de la ESA y Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA, tal y como harán en el futuro.

Todo ello complementado con las observaciones de FREND, que estudió el flujo de neutrones procedente de la superficie del planeta, creados partir del impacto de rayos cósmicos. Midiendo la forma en que se emiten y su velocidad de llegada permitirá delimitar la composición de la capa superficial y del agua o hielo ocultos inmediatamente bajo ella. Durante estas pruebas captó una evidente diferencia según la región, aunque aún se tardará algunos meses en producir resultados estadísticos significativos.

Aunque lo más esperado, especialmente por el gran público, eran las primeras imágenes de CaSSIS (Sistema de Fotografiado de la Superficie en Color y en Estéreo), que se estrenó en las cercanías de Marte con 11 imágenes capturadas durante la primera aproximación, que tuvo lugar el día 22 de noviembre, cuando paso solo a 235 km de la superficie, sobrevolando la región de Hebes Chasma, al norte del sistema de cañones de Valles Marineris. Aunque ya son increíblemente nítidas, y fueron tomadas más cerca de lo que estará ExoMars una vez en su órbita definitiva, ayudarán a mejorar el software embarcado de la cámara, así como la calidad de las imágenes tras su procesamiento, por lo que veremos cosas mucho mejores. Es solo un prometedor comienzo.

"Estamos muy contentos y orgullosos de ver lo bien que están funcionando todos los instrumentos en el entorno de Marte, y esta primera impresión nos hace sentir muy optimistas por lo que está por venir cuando empecemos a recopilar datos reales a finales del año que viene", reconoce Håkan Svedhem, científico del proyecto TGO de la ESA."No es solo la sonda la que está claramente funcionando bien, sino que me complace ver una colaboración tan efectiva entre los distintos equipos para ofrecernos estos impresionantes datos. Hemos podido identificar áreas con aspectos que perfeccionar mucho antes de que comience la misión principal, y estamos deseando ver de qué será capaz este fabuloso orbitador científico en el futuro".

Un futuro que, viendo estos primeros resultados, que ni tan solo son observaciones científicas propiamente dichas, sino solamente pruebas para comprobar su capacidad de hacerlas, se presenta brillante. Schiaparelli encontró un destino trágico, pero la misión ExoMars, la sonda propiamente dicha, parece lista para hacer que la olvidemos rápidamente. Y esta es la mejor de las noticias.
 
Bienvenidos a Marte.

Arsia Chasmata, que se encuentra en el flanco del gran volcán Arsia Mons. La formación es de origen volcánico y se pueden ver muchos cráteres de pozo, posiblemente causados por hundimiento.

Primera reconstrucción estereoscópica a partir de imágenes de ExoMars.
 
Un primer vistazo a la atmósfera de Marte. Una vez en órbita científica, buscará elementos más raros, como el metano.

El flujo de Neutrones, que permitirá adentrarse en la composición superficial y subsuperficial del planeta.

La actividad científica de prueba por parte de ExoMars durante una de sus actuales órbitas. 

Las primeras imágenes de Marte muestran el potencial del_nuevo orbitador de la ESA

martes, noviembre 29, 2016

Esas pequeñas señales

¿Encontró el rover Spirit indicios de antigua vida marciana?

Es inevitable. Su parecido con nuestro planeta en muchos aspectos, sus paisajes desérticos tan familiar a muchos paisajes desérticos terrestres, y en definitiva, su naturaleza como el más "terrestre" de todos nuestros compañeros planetarias del Sistema Solar hace que tengamos la inevitable tentación que ver (o querer ver) formas y estructuras que nuestra mete asocia inevitablemente a aquello que conocemos. Nadie se escapa, viendo imágenes de la superficie de Marte, del inevitable impulso de buscar en ellas señales de vida, de que algo está o estuvo presente ahí. Y no es solo cosa de los más fantasioso, también los científicos lo hacen, pero lógicamente todo desde un punto de vista más racional, con evidencias, por indirectas que sean, por delante.

Dentro de este escenario de búsqueda se enmarca uno de los últimos estudios, realizados por científicos de la Arizona State University, y que señala que el rover Spirit pudo (y siempre remarcar que es una posibilidad, no un hecho) atisbar señales de antiguas formas de vida marcianas. Más concretamente la famosa Home Plate, una meseta de rocas estratificadas que el rover exploró durante la primera parte de su tercer año en Marte y que se determinó que era de origen volcánico, con una formación explosiva al entrar en contacto el magma con el agua líquida. Y que tiene curiosas semejanzas con características encontradas en un zona de fuerte actividad hidrotermal en el norte de Chile llamado El Tatio.

Al menos así lo señala este estudio, que con el provocador título de "El sílice se deposita en Marte con rasgos semejantes a los biomarcadores de las aguas termales en El Tatio, en Chile", señala en Home Plate se observan algunas estructuras sedimentarias complejas producidas por una combinación de procesos bióticos y abióticos."Aunque los procesos completamente abióticos no están descartados para las estructuras de sílice marcianas, satisfacen la definición de biosignaturas potenciales", escribieron los investigadores en el estudio.

El entorno físico de El Tatio ofrece una rara combinación de alta elevación, baja tasa de precipitación, alta tasa media de evaporación, helada-descongelación diaria y radiación ultravioleta extremadamente alta. "Nuestros resultados demuestran que estas condiciones, de las más parecidas a las de Marte, producen depósitos únicos, incluyendo estructuras de sílice formada por la actividad biológica, con características que se comparan favorablemente con los afloramientos de sílice de Home Plate. Las similitudes plantean la posibilidad de que se formen de manera comparable". En realidad solo implica la imposibilidad de descartar totalmente su origen biológico, lo que lo convierte técnicamente en potenciales biomarcadores, definiendo estas, según el equipo, como "un objeto, sustancia y / o patrón que podría tener un origen biológico y por lo tanto obliga a los investigadores a reunir más datos antes de llegar a una conclusión sobre la presencia o ausencia de vida".

A falta de capacidad para regresar a ellas en un futuro previsible y hacer estudios más profundos que permitieran dilucidar una respuesta, quedará como una simple posibilidad. Pero eso es lo maravilloso de este mundo, que existan tales opciones, por tenues que sean. Son aquellas que nos permiten soñar.

Las imágenes de Spirit muestran afloramientos nodulares de sílice opalino adyacentes a Home Plate que muestran una expresión estratiforme típica. El contorno blanco de la imagen superior señala el afloramiento. Las ruedas del rover están separadas aproximadamente 1 metro. Las ruedas funcionales no deformaron el afloramiento (rastro más tenue) en comparación con la rueda inoperativa.

El Sílice opalino visto en Home Plate (izquierda) se produce en  masas nodulares con estructuras digitadas que se asemejan a los de El Tatio (derecha).

El Tatio (del kunza "Tata-iu", que significa "el abuelo que llora") es un campo de géisers ubicado en los montes del norte de Chile, en la Región de Antofagasta, a unos 4200 metros sobre el nivel del mar. Dado el origen volcánico y hidrotermal  de Home Plate, quizás sean una imágen de lo que pudo ser esa zona de Marte en tiempos pasados.

Did NASA Mars Rover Find a Signature of Past Life?

lunes, noviembre 28, 2016

Cuestión de 1 segundo

Un fallo de la Unidad de Medición Inercial (IMU), más que probable origen de su catastrófico aterrizaje.

Aunque no hayamos tenido noticias recientemente, la investigación sobre lo ocurrido con Schiaparelli sigue adelante. No en vano era una misión de prueba tecnológica para preparar la llegada del rover ExoMars, y saber exactamente que falló ese día es vital para que este último se haga realidad, especialmente cuando su aprobación definitiva aún está en el aire a falta de una inyección económica extra, que lógicamente, viendo como terminó este intento, genera dudas entre los países participantes. Si desvelamos claramente lo que no funcionó, lo que se tiene que corregir de cara al futuro, todo será más sencillo.

Por ello el examen de los datos recogidos, especialmente los enviados por la propia Schiaparelli, siguen siendo estudiados, aplicándose en todo tipo de simulaciones posibles para intentar reproducir sus últimos momentos. Un trabajo intensivo que poco a poco nos acerca a la respuesta. Y que señala ya a un primer culpable: Su Unidad de Medición Inercial (IMU), formado por un conjunto de acelerómetros y giroscopios que registraba las fuerzas y velocidades de giro durante el descenso. Sus datos, que permitían establecer su orientación y posición, debían permitir al sistema de control (GNC) establecer su trayectoria. Junto con los del radar Doppler, que conforman la segunda parte de esta ecuación.

La entrada atmosférica y el frenado ocurrieron tal y como estaban previstos, el paracaídas de desplegó a 12 kilómetros de altura y una velocidad de 1.730 km/h y la separación del escudo tuvo lugar a 7,8 kilómetros de altura, momento en que el radar Doppler se activó y funcionó correctamente. Sin embargo el despliegue del paracaídas generó una oscilación (bamboleo) mayor de la esperada, muy por encima de los 150º por segundo estimados y los 180ª máximos que podía medir el IMU. Y por tanto, este se saturó. Durante solo 1 segundo, pero suficiente para que los datos enviados al GNC lo llevara a una completa confusión sobre su posición real. Una situación que se tornó catastrófica al empezar al llegar los datos de Doppler, una vez este detectó la superficie.

Sin embargo, por si solo, lo que indicaba el radar no era suficiente, ya que el mismo bamboleo hacía que no siempre apuntara hacia la superficie. Y es aquí donde el IMU debía haber dado un apoyo fundamental en un momento crítico. Pero no lo hizo. Y como resultado el GNC interpretó que estaba a una altura mucho menor que la real, hasta el punto de marcar una altura negativa (por debajo del suelo), y como consecuencia acciono una separación prematura del paracaídas y el escudo trasero, un breve encendido de los motores y la activación de todos los sistemas de superficie. Porque creía que ya estaba en ella, cuando en realidad aún estaba a 3,7 Kilómetros de altura. El resto, como se suele decir, ya es historia.

El caso no esta cerrado, ya que estas mismas respuestas generan otras preguntas :¿Cual fue el motivo de una oscilación tan fuera de lo previsto? Como pudo el GNC confundirse de esa forma ante la puntual saturación del IMU? Fue a causa de un error de software, como se sospecha desde el principio? Y si es así, por qué no se detectó antes, durante los controles de calidad? Eran correctas las especificaciones sobre las que se basaba dicho software? Como podemos ver, aún queda camino para llegar a conclusiones definitivas, aunque los opciones se van limitando y cada vez parece que nos encaminamos hacia una respuesta. Y es importante que así sea. El futuro del proyecto ExoMars, y más concretamente de su integrante en superficie, depende de ello.

El momento en que, según las últimas investigaciones, las cosas se torcieron definitivamente: El despliegue del paracaídas produjo un bamboleo mayor del esperado, que saturó el IMU, y que a su vez llevó a una fatal confusión al sistema de control. Pero aún quedan preguntas que responder para dar a esta respuesta carácter de definitiva. 

Más cerca de averiguar la causa del accidente de Schiaparelli

Progresos en la investigación de Schiaparelli

IMU Issues May Have Led To ExoMars Schiaparelli Crash

Schiaparelli landing investigation makes progress

domingo, noviembre 27, 2016

Post Vintage (208): Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Tritón

Imaginando la presencia humana en la mayor luna de Neptuno.

Seguimos avanzando hacia las fronteras más lejanas del Sistema Solar. Tendríamos que haber realizado una parada en Urano y comprobar que nos pueden ofrecer sus lunas, pero ninguna de ellas parece tener nada que no hayamos vistos anteriormente y comenzamos a tener cierta prisa por decidir nuestro lugar de asentamiento definitivo. Y porque no decirlo, Tritón, la gran luna de Neptuno nos llama con insistencia. Sabemos poco de ella, ya que solo una sonda, la Voyager 2, la visitó de forma fugaz, pero lo que nos ofreció es suficiente para que nos resulte interesante visitar, especialmente con su espectacular actividad geológica, que sus cámaras delataron con extraordinaria claridad en forma de innumerables geisers, y que está moldando su superficie de forma continua.

Sin embargo la región donde estas plumas de polvo y Nitrógeno (y quizás agua) hacen acto de presencia, aunque resulta tentadora, no parece ser el mejor lugar para instalar nuestra base. Las conocemos demasiado poco como para saber como actúan y hasta que punto serían peligrosas para cualquiera que estuviera demasiado cerca del lugar donde una de estas erupciones hicieran acto de presencia súbitamente, pero nuestro instinto de conservación, como una pequeña voz interior, no deja de decirnos que mejor mantengamos las distancias. Será mejor que le hagamos caso. Pero incluso desde la distancia el espectáculo es colosal. Que tiempos aquellos en que creíamos que las lunas de los grandes mundos exteriores eran rocas frías, secas y sin actividad geológica..

Aunque existe algo parecido a una muy tenue atmósfera de Nitrógeno, e incluso ligeros vientos, poco o nada se parece a la atmósfera terrestre. Un cielo siempre oscuro y una evidente falta de actividad meteorológica nos recuerdan que los tiempos de las lunas con densas atmósferas empezaron y terminaron con Titán. Nuestro medidor de presión atmosférica, siempre útil para saber a lo que nos enfrentamos realmente, no puede ser más claro: 20.000 inferior a la de La Tierra a nivel del mar, y eso teniendo en cuenta que posiblemente hemos llegado en un momento en que, al menos en el hemisferio en que nos encontramos, es mucho más alta que cuando paso la Voyager 2, debido a que nos encontramos en plena estación estival. Cada vez echamos más en falta esa fría pero extrañamente acogedora luna de Saturno.

Pero si algo no nos falta aquí es precisamente frío, ya que con sus -235 Cº de temperatura media es el cuerpo celeste más gélido del Sistema Solar. Al menos de cuantos hemos podido visitar, claro está. Seguro que hay infinidad de otros habitantes planetarios ,más allá, en las profundidades del Cinturón de Kuiper, con temperaturas incluso más bajas, aunque eso de poco nos sirve. Ahora, más que nunca, un buen sistema de calefacción y un traje capaz de mantener el preciado calor en su interior vale su peso en Oro. Más nos vale que no falle, a riesgo de convertirnos en pocos segundos en figuras de hielo sin vida, destinadas a permanecer para siempre como mudos testimonio de nuestros sueños.

Pero estos oscuros pensamientos nos recuerdan lo que una vez aprendimos sobre Tritón, y es que es una luna condenada, destinada a la destrucción por las mareas gravitatorias de Neptuno, al que se va aproximando lentamente. La eternidad no tiene cabida en estas frías tierras.

El motivo último es que, al menos así lo creen los astrónomos, Tritón no nació con Neptuno, sino que fue capturado por su gravedad, como delata su movimiento orbital, opuesto al de casi todas las demás lunas del Sistema Solar, que se desplazan en el mismo sentido de la rotación del planeta madre. Eso hace que las mareas gravitatorias, en lugar de darle más energía y hacerla ascender, como ocurre con La Luna, la esté frenando, provocando su lento y fatídico descenso. Mirando el movimiento del lejano Sol por su firmamento nos damos cuenta que, efectivamente, lo hace de Oeste a Este. No solo eso, ya que al visitar la cara que mira siempre a Neptuno, aquí 10 veces mayor que La Luna en los cielos terrestres, este cambia a pesar de permanecer estático en el firmamento. Podemos ver el ecuador, pero también, si esperamos lo suficiente, las regiones polares. No solo se mueve "al revés", sino que lo hace con una tremenda inclinación con respecto al plano orbital del planeta.

Ahora tenemos claro que, efectivamente, su origen no puede ser "normal", y que quizás, tiempo atrás, vivió como un planeta independiente, cruzando la órbita de Neptuno hasta que un día sus destinos se cruzaron demasiado cerca uno de otro. Es una sensación curiosa, estamos en una luna que antaño fue un planeta (o al menos planeta enano según la nueva categoría recientemente creada). Eso si que es sufrir una auténtica pérdida de categoría y no las tonterías lingüísticas sobre si Plutón en planeta o no.

Ciertamente es un lugar interesante que merecerá ser explorado a fondo en el futuro, y como en casi todas las lunas exteriores el suministro de agua, aquí tan dura como una roca de granito en La Tierra, no debería ser un problema para nuestra. Tiene una gravedad muy baja, apenas la mitad de La Luna a pesar de no ser mucho más pequeña que ella, lo que nos recuerda su naturaleza como un mundo de hielo, quizás con un pequeño núcleo rocoso, y al carecer de una atmósfera densa, estamos expuestos a cualquier visitante inesperado. Al igual que a los posibles rayos cósmicos, siempre tan letales para la vida. El Universo no parece, desde esta perspectiva, ni amigable ni hostil con nosotros. Simplemente le somos indiferentes.

Llega la hora de seguir adelante, avanzando aún más hacia la oscuridad. Seguro que más sorpresas y lugares exóticos nos esperan. Nuestro viaje continúa.

Infografía: Viviendo en Tritón.

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Mercurio
  
Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Venus 
 
Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: La Luna

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Marte

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Ceres

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Europa

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Titán

Viviendo en otros mundos del Sistema Solar: Encelado