En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

Las extrañas formaciones rocosas de Garden City, vistas en detalle en Sol 946
Un día en Marte.Sol 917
El láser de Curiosity dejando huella en Garden City. Sol 944-946.

sábado, abril 18, 2015

Noches de agua en el cráter Gale

Curiosity confirma condiciones ambientales que permitirían la existencia de agua en la superficie durante la noche marciana.

¿Puede este elemento clave, la llave de la habitabilidad planetaria tal y como la conocemos, existir en forma líquida en el planeta rojo? La respuesta más lógica, conociendo las bajas temperaturas y las aún más bajas presiones atmosféricas existentes en la actualidad, es que resulta imposible. Pero si algo tiene la exploración interplanetaria es que los otros mundos del Sistema Solar están siempre dispuestos a sorprendernos allí donde nuestras ideas preconcebidas han dando forma a un escenario totalmente aceptado y sin embargo erróneo. Marte no es una excepción.

Desde hace años, gracias a las sondas orbitales, tenemos indicios sólidos de que el agua puede hacer acto de presencia en la superficie, o al menos muy cerca de ella. La misma Mars Phoenix, que aterrizó en las regiones polares del Norte, nos ofreció la primera imagen de lo que podría ser un gota de agua líquida en una de sus patas, fruto quizás del mismo aterrizaje, y aunque existen teorías alternativas para intentar explicarlo lo cierto es que todo apunta, una y otra vez, hacia esa misma dirección. Por su parte la Mars Reconnaissance Orbiter lleva tiempo mostrando la aparición y desaparición de formaciones estacionales cerca de las regiones ecuatoriales, que por forma, desarrollo y condiciones bajo las que hacen presencia, que se consideran señales de su presencia y fluir por las laderas de cráteres, valles y montañas. Nuevamente existen otras explicaciones alternativas, pero nuevamente la que primero nos viene a la cabeza parece la más plausible.

¿Como es posible, en un mundo gélido y menos de un 1% de la presión atmosférica terrestre? La respuesta está en la gran concentración de sales que esta tendría disuelta, y que rebajaría muy por debajo del punto habitual la temperatura bajo la cual se congelaría. En cierta forma sería equivalente a lo que sucede en La Tierra cuando queremos despejar la nieve de las calles y carreteras, y en las que se lanzan grandes cantidades de sal para conseguir que se funda rápidamente, a pesar de que el ambiente siga siendo gélido. Con la diferencia de que en Marte este papel lo cumplirían los percloratos, y cuya existencia sería confirmada por la Phoenix en 2008.

Curiosity se añade ahora a esta lista de exploradores que han ofrecido indicios. No de forma directa, ya que no dispone de instrumentos para ello, pero si detectado, gracias a la estación meteorológica REMS, que las condiciones ambientales en los 5 primeros centímetros de suelo del cráter Gale permiten la existencia de agua líquida salada (salmuera) durante la noche. Por el día, con el aumento de la temperatura, las salmueras se secan, pero al anochecer las sales presentes en el suelo (percloratos) vuelven a absorber el vapor de agua de la atmósfera.

"La presencia de agua líquida es un hecho extremadamente relevante, ya que es uno de los requisitos esenciales para que exista vida tal y como la conocemos. Durante las horas en las que es posible la existencia de agua líquida, las temperaturas en Gale demasiado bajas para el metabolismo y la reproducción celular como se da actualmente en la Tierra, pero la posibilidad de que exista agua líquida en Marte tiene implicaciones enormes para la habitabilidad de todo el planeta, para su futura exploración, así como para todos los procesos geológicos que estén relacionados con el agua", explica el investigador del CSIC Javier Martín-Torres, del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, centro mixto del CSIC y la Universidad de Granada. Gale, situado en el ecuador de Marte, es la zona más caliente y seca del planeta rojo. Por ello, los autores de este estudio creen que si se ha encontrado salmuera en una zona donde las temperaturas favorecen la sequedad, podría existir en el resto de la superficie también. “Los modelos y las medidas tomadas bajo la superficie predicen que por debajo de 15 centímetros de profundidad las sales permanecen hidratadas durante el día y a lo largo de todo el año, pero no en fase líquida", añade Martín-Torres. 

Ni la cantidad (muy reducida), ni la química (su altísima concentración de percloratos es hostil a la vida) y lo temporal de su manifestación (aparece de noche y desaparece de día) permite imaginar que ningún microorganismo pudiera existir en ella, pero que en Gale, una de las zonas menos favorables (en teoría) para la formación de salmueras, encontremos que estas son realmente posibles, implica que por extensión deben estar presentes también en el resto del planeta. Y que el agua líquida siga presenta en el Marte actual tiene unas implicaciones, tanto en el terreno de la habitabilidad como en el de su futura exploración por parte de misiones tripuladas, enormes.

La estación meteorológica REMS (Rover Environmental Monitoring Station) , la aportación española a Curiosity, y principal responsable de este hallazgo.

La primera (quizás) fotografía directa del agua líquida en Marte, vista en una de las patas de la Mars Phoenix. Todos los indicios apuntan ahora de que esto es realmente posible gracias a las altas concentraciones de sales de perclorato.

Las salmueras nocturnas de Marte o por qué Curiosity NO ha encontrado agua líquida en el planeta rojo (Bitácora de Curiosity 45) 

Transient liquid water and water activity at Gale crater on Mars

‘Curiosity’ halla indicios de agua salada líquida en Marte

viernes, abril 17, 2015

Buenos días desde Ceres

Dawn regresa al lado diurno y nos ofrece las primeras imágenes desde su entrada en órbita.

Y se hizo la luz. Después de un mes navegando por detrás de Ceres con respecto al Sol, y por tanto teniendo ante sus ojos solo hemisferio nocturno, sumergido en la más profunda oscuridad, lentamente llega el amanecer desde el punto de vista de esta sonda. Después de las numerosas imágenes recibidas durante el proceso de aproximación a su objetivo, la ausencia de noticias en forma de imágenes y datos científicos se había convertido en una dura travesía por el desierto que, afortunadamente, ya esta llegando a su final.

El 10 de Abril Dawn iniciaba su campaña de observación, aún más con objetivos de navegación que científica, y precisamente de ese día corresponden las imágenes ahora publicadas, que nos muestras a un Ceres creciente visto desde 33.000 Kilómetros de distancia y sobre la vertical de su Polo Norte. Aún lejos de su órbita científica definitiva, la primera de las cuales lo situará a solo 13.000 Kilómetros de distancia a la que seguirán otras aún más bajas, estas imágenes ya tiene más resolución que cualquiera tomada por la sonda anteriormente, y son las mejores que cualquier otra que tengamos de este cuerpo celeste. Ciertamente prometedor.

Bajo esta perspectiva, con la luz solar iluminando la superficie con un ángulo muy bajo, Ceres adquiere un aspecto lunar, sin las famosas manchas blancas que tanto han dado de que hablar, a la vista en ese momento. Deberemos esperar hasta el 23 de Abril y posteriores para tener las primeras imágenes en alta resolución de ellas y comenzar a desvelar el misterio que las rodea, posiblemente el mayor de todos los encontraremos en Ceres, aunque no el único. La aventura apenas acaba de comenzar.

La trayectoria de Dawn. Desde su estrada en órbita, la sonda a permanecido en el lado nocturno de Ceres, por lo que no se tenían imágenes. Ahora, lentamente, esta alcanzado ya el lado diurno, con el objetivo puesto en la RC3, la primera de sus órbitas científicas.

La rotación de Ceres, a partir de las imágenes y datos obtenidos antes de la captura de Dawn por la gravedad de este pequeño mundo. 

Dawn Glimpses Ceres' North Pole

jueves, abril 16, 2015

El color de lo desconocido

New Horizons nos envía la primera fotografía a color de Plutón y Caronte.

Estamos ya a menos de 90 días del histórico 14 de Julio de 2015, el día en que por primera vez una enviada de La Tierra sobrevolará este pequeño mundo y su enorme compañera. Más de 100 Millones de Kilómetros les siguen separando (distancia que se reduce en más de 1 millón de Kilómetros diarios), lo suficientemente lejos como para que sigan siendo poco más que puntos de luz en la Bóveda Celeste, pero lo bastante cerca como para que los afilados ojos de la sonda comiencen a percibir los primeros detalles. Los tiempos en que era una tenue estrella sin ningún tipo de detalle están comenzado ya a quedar atrás.

Es la cámara Ralph, mucho menos potente que LORRI pero capaz de generar imágenes en color, la que nos recuerda lo cerca que estamos ya de Plutón. Y es que ahora incluso ella pueda ya captarlo, revelando ya los primeros "atisbos tentadores de este sistema", explica Jim Green, director de la División de Ciencias Planetarias de la NASA. "Se pueden ver de inmediato una serie de diferencias" entre Plutón y Caronte, agregó. Por ejemplo, este último es más tenue, un contraste puede ser debido a una diferencia clara en la composición entre ambos, o incluso podría ser causado por una atmósfera propia aún no detectada. Uno más de los enigmas que rodean a estos mundo al borde del abismo.

Durante las últimas décadas, cada vez más parece más claro que Plutón no es tan único después de todo, siendo uno más, aunque ciertamente con algunas características propias, de los pequeños planetas (o planetas enanos según la nueva terminología) que existen en el Cinturón de Kuiper, el anillo de cuerpos helados más allá de la órbita de Neptuno. Pero lejos de quitarle valor, esto convierte al encuentro en un momento clave de la historia de la astronomía y de nuestro conocimiento del Sistema Solar: "Fundamentalmente, vamos a Plutón porque es la primera oportunidad para el género humano de poder estudiar una clase completamente nueva de mundo", explica William McKinnon, de la Universidad de Washington en St. Louis, durante la conferencia de prensa en que se presentaron estas imágenes.

Cuando la misión New Horizons comenzó a tomar forma, los científicos sabían de sólo una luna de Plutón, Caronte, que tiene casi el 50 por ciento de su tamaño. Desde entonces, los astrónomos han utilizado el telescopio espacial Hubble para descubrir otros cuatro (y mucho más pequeños) satélites. Es posible que otras esperen de ser descubiertas , incluso no se descarta un un sistema de anillos o campos de escombros, fruto del impacto que podría estar detrás de la existencia de Caronte, en un escenario parecido al que formó nuestra Luna. Esto podrían presentar un riesgo de colisión para la New Horizons, pero los miembros del equipo de misión no están demasiado preocupados. "A medida que hicimos más pruebas con los componentes de la sonda en la Tierra, nuestro grado de preocupación se redujo con el tiempo", explica Stern. "La probabilidad de que ocurra algo grave a la New Horizons es muy baja, significativamente menos del 1 por ciento. Aproximadamente uno de cada 10.000".

Eso no significa que el equipo se esté tomando estos peligros potenciales a la ligera. Se han diseñado caminos "B", trayectorias alternativas a la actualmente prevista, que la sonda podría tomar en caso de detectarse un peligro real. Precisamente estas observaciones a distancia, lejos de tener un carácter científico, tienen como objetivo, además de marcar con exactitud la posición de Plutón y Caronte para ayudar a la navegación, desvelar cualquier posible amenaza con el tiempo suficiente para realizar una corrección de rumbo."Queremos asegurarnos de que hemos tomado todas las precauciones para que la New Horizons tenga una misión exitosa". Que así sea.

La última conferencia de prensa del equipo de la New Horizons, donde se han presentado estas últimas (en realidad casi primeras) observaciones del sistema de Plutón.

Infografía: La sonda New Horizons.

miércoles, abril 15, 2015

Space X: Un último paso que se resiste

Lanzamiento de la DragOn rumbo a la ISS, con un nuevo intento de aterrizaje suave del Falcon 9 en una plataforma marítima fallido.

A la segunda tampoco pudo ser. Aunque en si no deja de ser un objetivo secundario para la compañía, aunque ciertamente es una de las piedras angulares con las cuales quiere abaratar los lanzamientos espaciales, ciertamente los esfuerzos que está llevando Space X para conseguir cohetes no solo reutilizables, sino capaces de regresar a tierra y aterrizar suavemente por si mismos (en lugar del viejo sistema de los paracaídas y amerizajes que se utilizaban con los impulsores laterales de los Space Shuttle) están siendo decididos, aunque de momento la suerte no termina de acompañarles. Están cerca, muy muy cerca realmente, pero falta dar el último paso.

A las 20:10 UTC despegaba la Dragon SpX-6 (o CRS-7), la nueva misión de abastecimiento de la ISS protagonizada por la nave construida por Space X, impulsada hasta la órbita terrestre por el Falcon 9, cohete también de construcción propia. Con ella viajaban unos pequeños "polizones",14 cubesats Flock 1e y los cubesats Centennial 1 y Arkyd-A3 Reflight.Y como ya se está convirtiendo en una maravillosa tradición todo de desarrolló con normalidad. Ya no es noticia que la compañía de Elon Musk realice vuelos orbitales con sus propios medios y con total éxito, y quizás esa sea precisamente la mejor noticia.

Por tanto la atención se centró en la primera etapa del Falcon 9, que una vez cumplida su misión, inicio una caída controlada hacia el océano Atlántico, dirigiéndose hacia su pequeño, en realidad diminuto, objetivo, una pequeña plataforma de aterrizaje perdida entre las aguas. Y en cierta forma se repitió lo ocurrido con el primer intento: El cohete recorrió el camino previsto con extraordinaria precisión, alcanzado la plataforma, lo que realmente es un logro notable, pero falló al dar el último paso. Si en el primer caso las "aletas" que le permiten controlar su movimiento se quedaron sin aceite hidráulico pocos segundos antes de aterrizar, a causa de un consumo mayor del previsto, y eso provocó que terminara estrellándose, ahora llegó en posición vertical pero con un exceso de velocidad horizontal, lo que selló su destino. 

En todo caso hay una evidente mejora entre uno y otro, lo que demuestra que estos intentos, aunque fallidos, están proporcionando una valiosa experiencia cuyas lecciones se están aplicando. Pocas dudas existen, y más viendo lo cerca que han estado de ser exitosos y la credibilidad de Space X, que tarde o temprano alcanzaran el éxito en estos aterrizajes marítimos, que abrirán las puertas a su objetivo definitivo, aterrizajes en tierra. El próximo intento será en Junio de este año, con el lanzamiento de la misión CRS-7. Veremos entonces si el refrán popular "a la tercera va la vencida" se cumple finalmente.


La llegada del Falcon 9, en descenso vertical y con las "patas" extendidas, pero con demasiada velocidad horizontal.

El plan de vuelo de esta nuevo lanzamiento. Todo se cumplió con admirable perfección, y solo falló la última de ellas, el aterrizaje mismo. Es lo único que de momento se resiste a la por otro lado fiable Space X.

En el despegue de los Falcon 9 pueden observar las patas de aterrizaje plagadas en su parte inferior. Es la estrategia clave con la cual Space X quiere abaratar los costes de los lanzamientos espaciales.

Aunque en centro de atención estaba en la plataforma marítima, el objetivo principal era la propia Dragon, la nueva nave de carga que Space X enviaba a la ISS. Y como en todos los vuelos anteriores, todo funcionó a la perfección.

La tripulación de la ISS siguiendo el lanzamiento de Dragón. En un par de días la tendrán a las puertas de la estación.

Lanzamiento de la Dragon SpX-6 y nuevo fallo en la recuperación de la primera etapa (Falcon 9R) 

LIFTOFF: Falcon 9 and Dragon begin CRS-6 mission to resupply the Space Station

martes, abril 14, 2015

Desvelando un nuevo mundo

El primer mapa a color de Ceres nos revela que es aún más complejo de lo esperado.

Dawn se sigue aproximando lentamente a su hemisferio diurno, del que pronto, si no es que se están tomando ya, tendremos las primeras fotos desde su entrada en órbita. Pero hasta que ese momento llega disponemos de una no pocas imágenes y datos de la superficie, aún lejos de lo que nos deberá ofrecer las próximas semanas, en muchos casos tomadas como parte del sistema de navegación o para poner a prueba los instrumentos, pero que ya están anticipando lo que nos ofrecerá este pequeño mundo de menos de 1.000 Kilómetros de diámetro. Y es un anticipo realmente prometedor y emocionante.

Uno de ellos nos llega en forma del primer mapa global de Ceres en color, en realidad el fruto de aplicar varios filtros (azules, verdes e infrarrojos) con el fin de resaltar las diferencias de tonalidades sutiles que existen en su superficie, y que proporciona información valiosa sobre su propiedades físicas y composición mineral. El resultado es una rostro que delata una variedad extraordinaria, y con ellos las claves de un pasado igualmente complejo."Este planeta enano no ha sido una roca inerte largo de su historia. Era activo, con procesos geológicos que dieron lugar a diferentes materiales en diferentes regiones. Estamos empezando a captar que la diversidad en nuestras imágenes en color", explica Chris Russell, investigador principal de la misión Dawn, con sede en la Universidad de California, Los Angeles.

El otro se refiera a los ya famosos "puntos blancos", esas regiones extremadamente brillantes con comparación al terreno circundante, y que tantas hipótesis están generando a su alrededor.¿Depósitos de hielo?¿Criovulcanismo? ambas cosas o ninguna? El Espectrómetro VIR (visible and infrared mapping spectrometer), observó Ceres en luz visible e infrarrojo durante los momentos de máxima aproximación antes de la inserción orbital, para levantar así un mapa de temperaturas comparado con las diversas estructuras superficiales, con especial interés en dichas zonas blancas, que de ser criovolcanes activos deberían ser más fríos que el terreno que lo rodea. Los resultados parecen mostrar ambos escenarios. Así, por ejemplo, la conocida como Región 1, que contiene los más brillantes de todos, muestra una temperatura igual al resto, lo que apunta hacia depósitos de hielo. Sin embargo otro, conocida como Región 5, si que muestra niveles térmicos claramente inferiores, lo que apuntaría más hacia algún tipo de actividad. 

Ceres prometía ser un mundo extremadamente interesante, el primer ejemplo de planeta enano que podríamos ver de cerca. En unos días empezará realmente su exploración, pero esta primera mirada a su extraña naturaleza para indicar que no estábamos equivocados.

El mapa infrarrojo de Ceres muestra como algunos puntos brillantes corresponden a zonas más frías, como se esperaría de algún tipo de volcán o emisión, mientras que otras desaparecen de la vista, delatando temperaturas idénticas, lo que no apoyaría esa primera opción. 
 
Los criovolcanes, o volcanes fríos, están presentes en Tritón, así como en Encelado y quizás también en Titán. Pronto sabremos si existe algo parecido en Ceres. 

Dawn's Ceres Color Map Reveals Surface Diversity

lunes, abril 13, 2015

Un Universo acuático

"Lo que estamos descubriendo es que el Sistema Solar es un lugar realmente empapado".

Estas palabras, pronunciadas por del Dr. Jim Green, director de Ciencias Planetarias de la NASA, refleja hasta que punto está cambiando la visión que tenemos de nuestro entorno, y como la idea de que La Tierra era especial por tener agua líquida, que era un oasis en un sistema planetario por lo demás seco (con la excepción de los cometas y Marte en el pasado), viva hasta que las primeras sondas interplanetarias se adentraron en los mundos exteriores, parece hoy ya tan desfasada y hasta risible como que la Vía Láctea era la única galaxia del Universo, igualmente presenta hasta hace no tanto tiempo. 

Ciertamente es el único mundo conocido que tiene este elemento presente en la superficie de forma masiva, formando océanos que la cubren en un 71% , y en eso es (aún) especial, pero cada vez nos damos cuenta que aunque hermosa, aunque llena de maravillas, seguramente existen muchas otras como ella a lo largo y ancho del Cosmos. Al fin y al cabo, si solo en nuestro Sistema Solar el agua está presente de forma tan absoluta, con al menos 10 mundos con posibles océanos líquidos, cuantas posibilidades existen realmente que no se repita en alguno de los miles de millones de sistemas planetarios que deben existir solo en la Vía Láctea?

Los elementos químicos en forman el agua, Hidrógeno y Oxígeno, son algunos de los elementos más abundantes en el Universo. Los astrónomos ven su firma en nubes moleculares gigantes entre las estrellas, en discos de material de sistemas planetarios recién nacidos, y en las atmósferas de los planetas gigantes que orbitan otras estrellas. Hay varios mundos que se cree que la poseen en forma líquida debajo de sus superficies, y muchos más que la tienen en forma de hielo o vapor. El agua se encuentra en cuerpos primitivos, como los cometas, asteroides y planetas enanos como Ceres. Las atmósferas y el interior de los cuatro planetas gigantes - Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno - se cree que la contienen enormes cantidades, y sus lunas y anillos están compuestos básicamente de hielo de agua. Tal vez los mundos acuáticos  más sorprendentes son las 5 lunas heladas de Júpiter y Saturno que muestran una fuerte evidencia de océanos bajo sus superficies: Ganímedes, Europa y Calisto en Júpiter, y Encelado y Titán en Saturno.

Se cree que Europa y Encelado tienen océanos  bajo su superficie en contacto con la roca rica en minerales, y pueden tener los tres ingredientes necesarios para la vida tal como la conocemos: agua líquida, elementos químicos esenciales para los procesos biológicos y fuentes de energía que podría ser utilizado por los seres vivos. La misión Cassini de la NASA ha revelado a este último como un mundo activo de géiseres helados y una más que posible actividad hidrotermal, un entorno potencialmente adecuado desde el punto de vista biológico. También hemos encontrado indicios de agua en los cráteres en sombra permanente sobre Mercurio y la Luna.

Pero mientras que nuestro Sistema solar puede parecer empapado en algunos lugares, otros parecen haberla perdido grandes cantidades. En Marte, las diversas sondas ha encontrado pruebas claras de que el planeta rojo tuvo agua en su superficie durante mucho tiempo en el pasado distante. Curiosity descubrió un antiguo lecho de río que existía en medio de condiciones favorables para la vida tal como la conocemos. Más recientemente, científicos de la NASA utilizando telescopios terrestres fueron capaces de estimar la cantidad de agua de Marte se ha perdido con el paso de los eones. Llegaron a la conclusión del planeta una vez tuvo la suficiente para formar un océano que ocupa casi la mitad del hemisferio norte del planeta, en algunas regiones alcanzando profundidades de más de 1,6 kilometros. Pero,¿dónde se fue? Está claro que parte está en los casquetes polares y por debajo de la superficie. También se cree que la atmósfera primitiva del planeta fue siendo erosionada por el Viento Solar al carecer de un campo magnético global, haciendo que el planeta se secara. MAVEN está precisamente estudiando actualmente esta conexión.

La comprensión sobre la distribución del agua en nuestro Sistema Solar nos dice mucho acerca de cómo los planetas, lunas, cometas y otros cuerpos se formaron hace 4.5 mil millones de años a partir del disco de gas y polvo. El espacio más cercano al Sol estaba más caliente y más seco que el más lejano, que era lo suficientemente frío como para que el agua se condensara. La línea divisoria, llamada "línea de congelación," se asentó alrededor de la órbita actual de Júpiter. Incluso hoy en día, esta es la distancia aproximada desde el Sol a la que el hielo en la mayoría de los cometas comienza a fundirse y convertirse en "activo", liberando hielo de agua, vapor, polvo y otros productos químicos, que se piensa son la base de la mayoría de los mundos del sistema solar exterior gélido.

Los científicos piensan que en los primeros días del Sistema Solar las temperaturas eran demasiado altas para que el agua se condensara en los planetas rocosos interiores, Tierra incluida, por lo que tuvo que ser entregado posteriormente, posiblemente por cometas y asteroides. La sonda Dawn está estudiando Ceres, que podría tener una composición rica en agua, similar a algunos de los cuerpos que trajeron dicha agua. La cantidad de agua en el planeta gigante Júpiter es la pieza fundamental para completar el rompecabezas, ya  fue probablemente fue el primer planeta en formarse, y contiene la mayor parte del material que no fue incorporado al Sol. Por ello la NASA lanzó a sonda Juno, que deberá estudiar su composición.

Mirando más lejos, la observación de otros sistemas planetarios es como obtener una visión del nuestro de bebé, y en ellos el agua es también una gran parte de su historia. Por ejemplo, el Telescopio Espacial Spitzer ha observado signos de una lluvia de cometas ricos en un sistema solar joven, al igual que el que ocurrió durante en el nuestro. Con el estudio de los exoplanetas estamos más cerca que nunca de averiguar si existen otros mundos ricos en agua como el nuestro. De hecho, nuestro concepto básico de lo que hace a los planetas aptos para la vida está íntimamente ligada a su presencia: Cada estrella tiene una zona habitable, o un rango de distancias a su alrededor en el que las temperaturas no son ni demasiado calientes ni demasiado frías para que exista agua líquida. La misión Kepler fue diseñado con esto en mente, buscando planetas en la zona habitable alrededor de muchos tipos de estrellas. Recientemente sus datos han confirmado que el tamaños más común de planetas son aquellos apenas un poco más grande que La Tierra. Los astrónomos piensan que muchos de esos mundos podrían ser totalmente cubiertos por océanos profundos

Donde exista agua líquida, si hay moléculas orgánicas y fuentes de energía, el escenario está preparado para que la vida pueda evolucionar independientemente de La Tierra. Y si podemos encontrar que ese es el caso en cualquier otro lugar en el Sistema Solar, eso sería una enorme paso hacia la respuesta a la gran pregunta: ¿Estamos solos en el Universo?

Infografía: Los 10 posibles mundos acuáticos del Sistema Solar.



The Solar System and Beyond is Awash in Water

domingo, abril 12, 2015

Post Vintage (134): Un mundo cíclico

La duración del Verano en el Norte (y el Invierno en el Sur) aumenta lentamente fruto del desplazamiento del eje terrestre.

No existe nada permanente, y todo aquello que así nos lo parece es únicamente una ilusión fruto de nuestra existencia limitada. Una realidad a la que ni las estaciones, tan familiares para todos nosotros, son ajenas. Y es que a un ritmo imperceptible para nuestros sentidos, pero no para nuestra tecnología, estas están cambiando lenta pero imparablemente, variando su duración. Todo ello fruto de un mundo que, sometido a numerosas fuerzas externa, no deja de modificar la posición de su eje de rotación.

Pero empecemos por el principio, y recordemos el porqué de las estaciones. Estas se producen a causa de la inclinación del eje terrestre, que provoca que el numero total de horas de luz y oscuridad fluctúe a lo largo del año, y con ello, evidentemente, también lo haga el clima, desde el soleado y cálido Verano hasta el oscuro y frio Invierno, con la Primavera y Otoño como fases de transición entre una y otra. En resumen, las tan familiares 4 estaciones en que se divide el año. Aunque no en partes exactamente iguales, pues en este punto entra en escena la órbita de La Tierra alrededor del Sol, que lejos de ser un circulo perfecto es ligeramente elíptica, con una distancia entre ambos que varía desde los 147 a los 152 millones de Kilómetros.

¿Que implicaciones tienen esta, por otro lado, pequeña diferencia? Pues que La Tierra se mueve un poco más rápido cuando esta en el punto de máxima aproximación al Sol (Perihelio) y algo más lentamente cuando se encuentra en el momento de máximo alejamiento (Afelio). El resultado, por tanto, es que el tiempo necesario para recorrer una misma distancia concreta es diferente según el lugar de la órbita que sea, pues la velocidad de nuestro planeta también lo es.

Esto explica el porqué de unas estaciones de duración ligeramente diferente unas de otras, pues cada una de ellas corresponde a una misma región orbital. Así, el Verano en el Norte (y el Invierno en el Sur) coincide con el momento del Afelio (contra todo lo que a los norteños nos puede parecer cuando soportamos las fuertes calores de Julio y Agosto), por lo que La Tierra se mueve algo más lentamente y tarda, por tanto, algo más en desplazarse lo suficiente como para alcanzar la posición necesaria para dar paso a la siguiente estación. Como resultado el Verano en el Hemisferio Norte es algo más largo que su Invierno, mientras que en el Hemisferio Sur ocurre a la inversa.

Evidentemente, el el Perihelio ocurre todo lo contrario, nuestro planeta se mueve más rápido y la duración de la estación correspondiente. en este caso coincidiendo con el Invierno en el Norte y el Verano en el Sur.

Y aquí llegamos a lo que mencionados al principio del post, los cambios en el eje de rotación. Pero no refiriéndonos a su inclinación (que permanece relativamente estable, en especial gracias a la Luna) sino a la dirección a la que apunta si se extiende hacia la Bóveda celeste, y que en el Norte, por pura casualidad, y de forma temporal, lo hace coincidir con la llamada estrella Polar. Resaltar lo de "temporal", porque como una peonza que se balancea mientas gira, el eje terrestre se desplaza, trazando un circulo cada 26.000 años aproximadamente en lo que se conoce como movimiento de precesión, fruto de las influencias gravitatorias de sus vecinos planetarios y el propio Sol.

El resultado de todo ello es que los Solsticios vayan desplazándose lentamente, y a lo largo de dichos 26.000 años, se hayan producido en cualquier punto de la órbita, siendo actualmente su proximidad con el Afelio y el Perihelio una mera casualidad. Así, en Solsticio de Verano (hablando siempre del Norte) es el 21 de Junio mientras que el Afelio es el 4 de Julio, mientras que el de Invierno ocurre el 21 de Diciembre, siendo el Perihelio el 3 de Enero. Una proximidad que se reduce aún más, lenta pero imparablemente a lo largo de los siglos...

Y que seguirá hasta el momento en que ambos puntos, los Solsticios y los Afelios/Perihelios coincidan en el mismo día. cuando eso ocurra (dentro de unos 2000 años,) el Verano Meridional llegar a su máxima duración, 94 días y 8 horas aproximadamente, frente al actual, que se extiende durante 93 días y 15 horas. Y después, evidentemente, ambos alejarán y el ciclo volverá a comenzar, como lo lleva haciendo desde el nacimiento de nuestro planeta, hace ya más de 4.500 millones de años, y como lo seguirá haciendo hasta su mismo final, cuando muera junto con la estrella que una vez le dio vida.

El funcionamiento de las estaciones según la posición de la Tierra respecto al Sol, aquí representado (aunque de forma exagerada) en su posición no en el centro sino desplazado a un lado respecto al centro de la órbita terrestre...puede observarse que el Verano en el Norte coincide con el momento en que la distancia es máxima (al contrario de lo que podemos pensar mientras soportamos los duros calores de Julio y Agosto) y el Invierno cuando esta es mínima (nuevamente al contrario de lo que solemos creer). En el Hemisferio Sur si que ocurre una alineación más "lógica", pero al estar cubierto en gran parte por el océano, que actúa como un regulador térmico, el efecto queda compensado.

Los Solsticios ocurren muy cerca de los Afelios y Perihelios, y cada vez más hasta que coincidan el mismo día, dentro de unos 2000 años.

El aumento de la duración del Verano en el Hemisferio Norte no es una hipótesis, sino un efecto medible, como muestra esta gráfica. en ella podemos ver como la tendencia es clara así como que no es una línea recta, sino que fluctúa a causa de la diversidad de influencias gravitatorias que afectan a nuestro planeta, aunque manteniendo una tendencia clara.

El movimiento de precesión es como el de una peonza al girar, aunque en este caso es la propia Tierra, influenciada por la gravedad de los otros planetas y el Sol, quién realiza esta baile, de casi 26.000 años de duración.

La estrella más brillante de la Osa Polar es llamada Polar desde hace siglos por su relativa proximidad al Polo Norte celeste, lo que sirvió de guía a los primeros navegantes europeos. Sin embargo esta situación es puramente temporal y destinada a cambiar con el paso de los milenos, a medida que el eje de La Tierra se mueva. Así, hace 4800 años, la estrella polar era Thuban (α Draconis), famosa entre los astrónomos Chinos y Egipcios precisamente por su posición tan cerca del polo celeste (mucho más de lo que esta la actual). En época romana no había ninguna estrella de mención que mereciera el titulo de polar. en el año 14.000 de nuestra era el titulo de Polar será para la brillante Vega.

Sera este el Verano más largo del siglo?

sábado, abril 11, 2015

El regreso de Dawn

Todos sus sistemas en buen estado y lista para adentrarse ya en el hemisferio iluminado de Ceres.

¿Que ocurre con ella? Como es que después de alcanzar su objetivo y mostrarnos esos extraños puntos brillantes han dejado de publicar nuevas imágenes? Han perdido el contacto? Están escondiendo algo? Que ocurre? Son dudas razonables cuando hemos seguido su lenta aproximación, observando imagen tras imagen cada una un poco más detallada que la otra, y sin dejar de preguntarnos que podría ser esto o aquello. Pero el camino que debe seguir esta sonda no es sencillo y eso explica esta pausa.

Desde su captura por la gravedad de Ceres, el 6 de Marzo, la sonda Dawn ha estado comportándose sin problemas, combinado el empuje de su motor iónico con la gravedad del planeta enano para irse "construyendo" una órbita circular a partir de la trayectoria inicial, fruto de su inserción orbital, que inicialmente la llevó hasta 75.400 Kilómetros de distancia, y que ahora se está reduciendo de nuevo. Actualmente se encuentra de nuevo a solo 42.000 Kilómetros, y una vez alcance la primera órbita científica planificada, algo previsto para el 23 de Abril, lo estará a solo 13.500, momento en que empezará la verdadera exploración de este pequeño mundo.

A lo largo de este proceso Dawn tenía ante sus ojos un Ceres en completa oscuridad, ya que miraba hacia su hemisferio nocturno, por lo que no había nada que ver realmente. Motivo por el cual, desde su llegada, apenas hemos tenido noticias de ella y ninguna imagen, solo información del buen estado de sus sistemas y de que seguía con su impulsor iónico en activo. Después de tantos años de viaje unas semanas más de espera poco importan, pero lo cierto es que se han hecho largas, y más viendo lo que aquellas primeras fotografías, tomadas antes de la llegada propiamente dicha, nos estaban insinuado. Afortunadamente estamos ya llegando al final de este túnel de oscuridad.

Desde este pasado 10 de Abril hasta el día 14 Dawn está de nuevo tomando imágenes para la navegación óptica, ya que Ceres está lentamente reapareciendo ante sus ojos, como una delgada media luna. Es de esperar que próximamente, una vez estudiadas por los científicos de la misión, sean publicadas y podamos finalmente verlo de nuevo, y esta vez ya de forma definitiva.

La compleja trayectoria seguida por Dawn desde su captura por Ceres, y que hasta ahora lo mantiene mirando a su hemisferio nocturno, una situación que está a punto de terminar.

Se aproxima la hora del rencuentro con los misteriosos puntos brillantes de Ceres.

Dawn in Excellent Shape One Month After Ceres Arrival

viernes, abril 10, 2015

La hora de las lunas

Cassini celebra su regreso al plano orbital de Saturno con nuevas imágenes de Jápeto.

Aunque sus imágenes han seguido siendo maravillosas y los encuentros con algunas de sus principales lunas no han dejado de suceder, Cassini estuvo estos últimos 2 años mucho más alejado de las maravillas del planeta anillado de lo que podamos imaginar, enviada a una trayectoria con una gran inclinación, que le permitió observar el planeta desde una perspectiva polar a costa de reducir notablemente los encuentros las compañeras de viaje de Saturno. Hasta ahora.

Su voluntario "exilio" terminó recientemente y la sonda se encuentra nuevamente dentro del plano orbital donde se mueven casi todas sus lunas. Eso significa que ahora Cassini afrontará nuevos y repetidos encuentros con ellas, recuperando el ritmo que tenía antes de cambiar de trayectoria en busca de puntos de vista más elevados. Una nueva etapa que los científicos de la misión celebraron con la llegada de las imágenes más cercadas logradas desde 2011 de Jápeto, la más extraña y fascinante (con permiso de Encelado y Titán, claro está), con sus 2 hemisferios completamente opuestos en cuanto a brillo de refiere, y que hacia que los astrónomos del siglo XVII, con los primeros telescopios, la vieran aparecer y desaparecer según el punto de su órbita que se encontrara, como reportó
Giovanni Cassini, de quién tomo el nombre esta sonda.

Desde que las Voyager revelaran por primera vez su aspecto real, que hace que se conozca, de forma informal, como la luna del "Ying y el Yang", las principales teorías sobre el origen de su extraño aspecto, básicamente la que defiende un origen interno, fruto de actividad geológica, y la externa, que propone que el material oscuro llegó de Febe, la oscura y más externa de las lunas de Saturno, desprendido de ella y que al caer en espiral hacia Saturno se terminó cruzando en el camino de la siguiente luna en distancia al planeta (es decir, Jápeto) no han dejado de enfrentarse. Aunque hoy día esta segunda parece tener más fuerza, los pros y contras de ambas siguen ahí. Poder seguir estudiándola es, por tanto, necesario, y estos nuevos sobre vuelos, bienvenidos.

Se abre así la veda de las lunas de Saturno. Cassini permanecerá en el plano ecuatorial de Saturno todo lo que queda de 2015, durante el cual tendrá 4 encuentros cercanos con Titán, 2 con Dione y 3 con Encelado.Que tengas una buena caza.

Las imágenes, tomadas con filtros espectrales rojo, verde y azul ,se combinaron para crear este punto de vista de color natural. El brillo de la luna se mejoró con el fin de hacer que el terreno oscuro visible. La imagen también fue ampliada por un factor de dos en comparación con los datos originales.

Rea en detalle, observada por Cassini pocos días antes de que oficialmente comenzara la campaña ecuatorial de Cassini.

Titan, Rea y Mimas, en una imagen tomada el 25 de Marzo de 2015.

Una animación del difuso y neblinoso Anillo E, creada a partir de 24 imágenes tomadas el 23 de Marzo.

Regresando al plano ecuatorial. Se inicia una nueva etapa en la vida de Cassini. 

Pretty Cassini pictures: animation of Iapetus' north pole, and other fun

jueves, abril 09, 2015

Buscando la receta de la vida

Descubiertas moléculas orgánicas complejas en un joven sistema estelar en formación.

¿Cual fue el origen de la vida? Aunque existen teorías más menos sólidas que buscan explicar esa clave, dar un poco de luz a ese momento en que las primeras moléculas complejas comenzaron a autoreplicarse, lo cierto es que aún estamos lejos de entenderlo realmente. De lo contrario ya habríamos logrado replicarlo en laboratorio. Pero aunque no conocemos exactamente la "receta", si sabemos los ingredientes de la misma. Y como ocurre en el complejo mundo de la gastronomía, de una cosa a otra hay un abismo, pero que estos existan de forma abundante es el mejor prueba, por indirecta que sea, de que la vida tiene que estar presente a gran escala también, no solo en La Tierra, sino en innumerables mundos a lo largo de esta y otras galaxias. Es lo que estamos buscando, y como detectives infiltrados en una selecta cocina, seguimos avanzado, lentamente pero sin pausa, en pos de ese objetivo.

Los cometas conservan, desde el periodo en que se formaron los planetas, la información original de la química temprana del Sistema Solar, de ahí que sean objetivos de exploración de primer orden. Se cree que estos y los asteroides enriquecieron al joven planeta Tierra con agua y moléculas orgánicas, ayudando a preparar la etapa en la que se desarrollaría la vida primigenia. "Los estudios muestran que la nebulosa solar que generó al Sol y los planetas era rica en agua y compuestos orgánicos complejos", señala Karin Öberg, astrónoma del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica de Cambridge, Massachusetts (EE.UU.). Pero como en muchos otros aspectos, no somos únicos. 

La estrella MWC 480 tiene aproximadamente dos veces la masa del Sol, y se encuentra a unos 455 años luz, en la conocida como región de formación estelar de Tauro. Su disco circundante está en las primeras etapas de desarrollo, ha empezado a condensarse a partir de una fría y oscura nebulosa de gas y polvo, lo que con el tiempo le llevará posiblemente al desarrollo de su propio sistema planetario. Tanto ALMA como otros telescopios así lo han detectado, aunque deberemos esperar a observaciones de mayor resolución podrían revelar estructuras similares a las de, por ejemplo, HL Tauri, que es de una edad similar y se encuentra en una fase de su evolución parecida. Pero lo importante aquí es la "receta química" que se está arremolinando alrededor de ella.

Desde hace un tiempo, los astrónomos saben que las oscuras y frías nubes interestelares son eficientes fábricas de moléculas orgánicas complejas, incluyendo las conocidas como cianuros, que como su nombre indica ciertamente no serían muy saludables para nosotros, pero que son importantes (especialmente el cianuro de metilo), porque contienen enlaces carbono–nitrógeno, esenciales para la formación de los aminoácidos, la base para la creación de las proteínas y constituyen los componentes esenciales para la construcción de la vida.

Sin embargo, hasta ahora no estaba muy claro si estas mismas moléculas orgánicas complejas se forman y sobreviven de forma habitual en el ambiente energético y hostil de un sistema solar en formación. La llegada de ALMA finalmente nos ofrece una respuesta, por lo demás prometedora desde un punto de vista biológico: Los astrónomos han podido comprobar, en las últimas observaciones, que estas moléculas no sólo sobreviven, sino que prosperan."Ahora tenemos aún más evidencias de que esta misma química existe en otras partes del universo, en las regiones que podrían formar sistemas solares no muy distintos al nuestro". especialmente interesante interesante resulta el hecho de que las moléculas que se encuentran en MWC 480 también se encuentran en concentraciones similares en los cometas del Sistema Solar.

Y lo más importante: las moléculas detectadas por ALMA son mucho más abundantes que las halladas en las nubes interestelares. Esto revela a los astrónomos que los discos protoplanetarios no solo mantienen las que heredan de estas últimas, sino que son muy eficientes en la formación de moléculas orgánicas complejas y que son capaces de formarlas en escalas de tiempo relativamente cortas.

Dado que este sistema continúa evolucionando, los astrónomos especulan que es probable que las moléculas orgánicas, protegidas en el interior de cometas y otros cuerpos helados, sean transportadas a entornos más enriquecedores para la vida. "Gracias al estudio de exoplanetas, sabemos que el Sistema Solar no es el único que tiene tantos planetas o el único que cuenta con abundancia de agua", concluye Öberg. "Ahora sabemos que tampoco somos únicos en cuanto a nuestra química orgánica. Una vez más, hemos aprendido que no somos especiales. Desde el punto de vista de la vida en el universo, es una buena noticia". Y es que nunca no serlo fue una noticia tan maravillosa.

Una visión artística de MWC 480.¿ Una cocina estelar de donde saldrá como resultado nuevos mundos habitados? 

Descubiertas moléculas orgánicas complejas en un joven sistema estelar