Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraiese)
Sol 1578

martes, enero 24, 2017

Los pozos del abismo

Chandra nos ofrece la imagen de la mayor concentración de Agujeros Negros conocida.

Miremos atentamente esta imagen. Sin ninguna otra referencia lo primero que podemos imaginar es que se tratan de estrellas, una toma de nuestra galaxia, o quizás de una visión con mucho mayor profundidad, hacia los abismos intergalácticos, con una pléyade de galaxias llenando este pequeño fragmento del firmamento más o menos de la extensión de la Luna Llena. En ambos casos nos transmitirá una sensación de inmensidad, sin embargo la realidad que se esconde es mucho más sobrecogedora.

Resultado de una larga y concienzuda campaña del telescopio espacial Chandra, que estudia una pequeña zona de la bóveda celeste en el espectro de los rayos-X  a lo largo de 18 años, de 1999 a 2016, acumulando tiempo de observación hasta un total de 7,016,500 segundos (o lo que es lo mismo, 81 días), esta imágen combina toda esta información, revelando fuentes de rayos de alta energía, correspondiente a esta parte del espectro electromagnético. Cada uno de esos puntos representa una galaxia concreta, algunas situadas hasta a 12.000 millones de años-luz, casi en los albores de la existencia misma. Y solo conocemos un fenómeno astronómico capaz de causar dichas emisiones: Los agujeros negros. O mejor dicho, la materia que este esta "consumiendo", acelerada y calentada mientras cae hacia estos abismos gravitatorios, emitiendo ingentes cantidades de energía en el proceso, sobretodo en la parte más energética del espectro.

Podemos ver unos 5.000 puntos resplandecientes, de los cuales se estima que el 70% son agujeros negros masivos, como el que se esconde en el corazón de la Vía Láctea. Eso implica miles de pozos hacia el olvido, la más oscura eternidad imaginable. Panorámica sobrecogedora, al mismo tiempo que llena de interrogantes, y es que parece existir una pared invisible, una frontera situada a 12.600 millones de años luz, más allá de la cual todo intento de detección se encuentra con la nada más absoluta.¿Quizás estos súper agujeros negros solo se formaron a partir de ese momento? O quizás es que son demasiado tenue para que Chandra los pueda detectar, quizás escondidos dentro de galaxias por entonces mucho más polvorientas? No lo sabemos. La búsqueda de respuestas continúa.

Nuevamente levantamos la mirada hacia esa imagen. Para quien no sepa de que se trata es solo una fotografía negar tachonada de innumerables puntos luminosos. Pero en el momento que comprendemos su significado resulta dificil no tener una ligera sensación de vértigo, de asomarse hacia el abismo, y dentro de el atisbar puertas abiertas a un infinito inimaginable, a pozos que llevan aún más allá, a profundidades que desafían toda razón.

El observatorio espacial Chandra, lanzado en 1994 y desde entonces nuestro mejor observador de los fenómenos más energéticos de Universo.

Una representación artística de un súper agujero negro, rodeado de un disco de material en rotación acelerada alrededor de el, que se calienta y emite en rayos X, así como un haz de energía debido a los retorcidos campos magnéticos que lo rodean. 

My God. It’s Full of Black Holes.

domingo, enero 22, 2017

Post Vintage (214): La otra historia de La Luna

Recordando la odisea de las Lunokhod. 

Durante la década de los años 60 el enfrentamiento entre las 2 grandes superpotencias, EEUU y la URSS, tuvo como consecuencia una carrera espacial meteórica, donde la guerra no declarada entre ambos implicó una competición sin cuartel para alcanzar logros cada vez más espectaculares en este terreno, en alcanzar una victoria simbólica que demostrara su superioridad tecnológica (y por extensión, ideológica) con respecto al gran adversario. No sería exagerado decir que alcanzamos Marte, Venus y La Luna mucho antes de lo previsto, tan pocos años después del lanzamiento del primer Sputnik, gracias a esta época única, amenazante y llena de temor por el futuro, pero a pesar de ello, o quizás precisamente por eso mismo, el motor que nos impulsó hacia las estrellas con una fuerza nunca igualada.

La máxima expresión de esta lucha espacial sería la carrera por La Luna, donde los Apolo marcarían la victoria de los EEUU. Pero la URSS, aunque el total fracaso del proyecto N1 le impediría lograr nada parecido, desplegó una intensa actividad de exploración lunar, con una serie de misiones automáticas que lograron traer a La Tierra muestras de material lunar y, por encima de todo ello, el exitoso envío de los 2 Lunokhod, rovers que recorrieron La Luna, adelantándose varias décadas al primer rover estadounidense en otro mundo, el pequeño Sojourner marciano.

A lo largo de casi 1 hora este documental se adentra en la historia de las Lunokhod y el extraordinario trabajo de los ingenieros de la Unión Soviética durante esos años increíbles, mostrando los logros lunares que ocurrieron detrás del telón de acero, la lucha de gente que, al igual que sus rivales occidentales, soñaban en alcanzar a nuestra compañera celeste, y que vivieron esta carrera espacial con la misma intensidad y pasión que ellos. Es la otra historia de la Luna, la que nunca, oculta por el resplandor del éxito de los EEUU, nunca valoramos en su justa medida.
 
Ocultos detrás del resplandor de los Apolo, las Lunokhod marcaron un hito en la exploración espacial nunca del todo reconocido y que no sería igualado hasta la Sojourner en 1996. Y para aquellos que participaron en estos proyectos, unos momentos inolvidables.

Las Lunokhod, un prodigio de la tecnología que no tendría una réplica de parecido nivel hasta Spirit y Opportunity.

Los soviéticos en la Luna: Lunokhod

sábado, enero 21, 2017

Bajo el brillo de Plutón

Caronte bajo la luz cenicienta.

La misión de New Horizons en Plutón está ya historia, en el más amplio sentido de la palabra. Pero aunque ahora esta pequeña sonda ya solo mira hacia adelante, hacia nuevos horizontes, todo los datos enviados durante esos días frenéticos y ahora ya en nuestras manos y siendo analizados a conciencia siguen ofreciendo resultados, desvelando nuevas facetas de este fascinante mundo. Y uno de los últimos ahora publicados nos lleva a Caronte.

En la Tierra podemos ver, al menos en algunas ocasiones, el lado nocturno de La Luna. En circunstancias normales esta debería ser completamente invisible, sumida en una oscuridad total. Pero la luz reflejada por nuestro planeta, conocida como "cenicienta" las disipa levemente, suficiente para poder verla por completo, aunque la zona iluminada por el Sol solo sea creciente o decreciente. Por supuesto eso también ocurre la la inversa, como bien podemos apreciar en las noches de Luna Llena, aunque La Tierra refleja más luz por razones evidentes: Nubes, Océanos y hielos polares. Un fenómeno que podemos ver en las otras grandes lunas del Sistema Solar, aunque siempre bajo sus propias condiciones.

Caronte y Plutón no son una excepción. Estando tan cerca uno de otro, ambos cubierto de hielos de diversos tipos, era de esperar algo parecido, incluso teniendo en cuenta que la luz solar que llega hasta ellos es solo una pequeña fracción de la terrestre. Pero suficiente para que, aplicando a las imágenes los necesarios aumentos de brillo y contraste, sacar a la cenicienta plutoniana de su injusto olvido. De una extraordinaria belleza, pero también interesante para la ciencia, ya que incluso los tenues y apenas perceptibles cambios en el fantasmal brillo de Caronte pueden ofrecer nueva información sobre zonas que New Horizons no pudo observar.

Plutón y su sistema de lunas sigue fascinándonos, y cada nuevo detalle que se desvela es tan valioso como un diamante. Pasarán muchos años antes de que que regresemos físicamente a el, por lo que todo lo logrado por la New Horizons ese 15 de Julio de 2015, el pequeño mar de datos e imágenes logradas, es el mar de los sueños donde un y otra vez nos seguiremos zambullendo en busca de nuevas maravillas. Y seguro que aún quedan muchas por descubrir, brillando tenuemente bajo la luz cenicienta.

La Luz Cenicienta, la cara nocturna de La Luna iluminada por la Tierra. Algo parecido ocurre en todas las grandes lunas del Sistema Solar.

Otra de las últimas novedades presentadas: Un viaje hasta casi la superficie de Plutón construido a partir de un centenar de imágenes. 

Charon in ‘Plutoshine’

viernes, enero 20, 2017

Crónicas de una despedida (4): En el país de las maravillas

Cassini nos ofrece espectaculares fotografías de la pequeña Dafne.

Se las conoce como "órbitas del anillo F", ya que llevan a esta sonda hasta casi el borde mismo del anillo del mismo nombre, así como del contiguo y mucho más extenso A. Son pasos fugaces, trayectorias perpendiculares al plano de los anillos, pero en esos momentos dispone de una perspectiva y cercanía a ellos como nunca había disfrutado. Y también de la pequeña flota de lunitas pastoras que se mueven en su interior y ayudan a mantenerlos dentro de unos límites, evitando que se dispersen. De ahí el apelativo que reciben, sin duda más que justificado.

Una de ellas es Dafne, una lunita extremadamente pequeña, apenas unos kilómetros de diámetro, que se desplaza dentro del llamado "Keepler Gap", una zona vacía dentro del anillo A. Y su presencia se deja notar, ya que ella puede ser diminuta, pero las partículas que forman el anillo lo son aún más, por lo que su tenue gravedad es suficiente para generar un efecto visible en ella. En realidad espectacular, ya que forma ondas gravitatorias en ambos bordes. Las del lado interno, las que se situarían más cerca de Saturno, la preceden en su desplazamiento, mientras que las del lado externo se van quedado atrás, ya que su velocidad orbital es menor. El resultado es una auténtica tormenta dentro de Keeper, mientras que las partículas del anillo A intentan responder y adecuarse al tirón gravitatorio de esta lunita.

Eso fue precisamente lo que captó Cassini en su más reciente cruce de los anillos, Dafne y las "olas" generadas en su desplazamiento, y la propia lunita, pese a su pequeño tamaño lo suficientemente cerca como para revelarla en todo su esplendor, vislumbrando incluso algunos detalles de la superficie. El resultado no puede ser más hermoso, porque esa es la palabra. Y vendrán otras, como Pan o Pandora, al menos hasta el 22 de Abril, cuando un nuevo ajuste en su órbita ponga punto final a la oportunidad de seguir observándolas. Tarea que no es sencilla, ya que de la misma manera que su gravedad altera el entorno en que se mueven, también ellas, con su diminuto tamaño, lo son por las mareas gravitatorias de los propios anillos y las grandes lunas. Algo que no facilita programar estar tomas, y aumenta el mérito de imágenes como esta.

En definitiva, una nueva joya, otra más, para la ya larga historia de Cassini, que se aproxima ya de forma inexorable a su final. La echaremos mucho de menos cuando ya no esté.

Mientras Cassini intentaba "capturar" a Dafne, el 16 de Enero, tomó estas imágenes del vacío de Keepler desde solo 25.000 Kilómetros de distancia. Las ondulaciones en uno de los bordes son evidentes, fruto de las perturbaciones causadas por la elusiva lunita, así como la extrema complejidad del anillo A.

Dafne en imágenes tomadas tiempo atrás. Solo es apreciable como un punto y la sombra que proyecta, pero permite ver las ondas que genera en ambos lados de su camino.

Imaginando navegando cerca de Dafne

Amazing photos of tiny moons as Cassini orbits among the rings

jueves, enero 19, 2017

Un dragón hacia Venus

China desvela el prototipo de una futura sonda destinada a la exploración de este planeta. 

 Es algo innegable. Y es que el gigante asiático se está convirtiendo en el gran animador y revulsivo para la carrera espacial, el lugar hacia donde miramos esperando nuevas sorpresas y noticias en este ámbito. Motivos para hacerlo no faltan, ya que poco a poco sus planes para la exploración del espacio profundo cada vez parecen ampliarse más y más. Conocíamos sus objetivos marcianos, lunares, en diversos asteroides y Júpiter, sin olvidar toda una serie de observatorios orbitales y su futura estación orbital. Y ahora posiblemente podemos añadir un nuevo objetivo para China: Venus.

Así se mostró en la 18th China International Industry Fair, celebrada en Shanghai, donde hizo acto de presencia lo que parece ser un modelo, quizás un prototipo, de una futura sonda venusiana, perteneciente a la CASC (China Aerospace Science and Technology Corporation), principal contratista para el programa espacial chino. Una masa total de 2,35 toneladas, que incluiría una pequeña sonda atmosférica, y una antena de apertura sintética para cartografiar la superficie, son algunos de los primeros detalles desvelados. Poca información, pero suficiente para darse cuenta que, como en el caso de la sonda destinada a Marte, no hay intención de ir con lo justo en su primer intento. Bien al contrario, será una misión realmente ambiciosa. Si vamos, vamos con todo, podría ser su lema.

Aunque es cierto que ya se había hecho mención a Venus en los planes chinos, ahora ahora era solo una mención. Ahora, sin embargo, lo que era una idea parece que está tomado forma, y si bien aún no existe aprobación oficial ni fechas, se baraja el 2025 como posible año del lanzamiento. Parece dificil que no sea así. Si algo sabemos de China es que no muestra al público proyectos de este estilo si no se tiene la firme intención de hacerlos realidad. Y determinación no es algo que le falte precisamente al programa espacial chino. Llevan años demostrándolo.

Como ya hizo con la Luna, consiguiendo el primer alunizaje controlado después de décadas de abandono por parte del resto de potencias, China parece querer abrir también un nuevo y activo programa de exploración del "gemelo terrestre", precisamente en un momento en que la NASA nuevamente le está dando la espalda y centrándose en Marte y los asteroides, y la ESA mira igualmente hacia el planeta rojo, Mercurio y Júpiter, a pesar de que la comunidad científica no deja de marcar su exploración como una prioridad. Y es aquí donde la aparición de nuevos jugadores, de nuevas naciones que quieren construirse su propio camino hacia las estrellas, cobra importancia, creando oportunidades que habrían sido dificil alcanzar solo con las "viejas potencias". A pesar de todo vivimos tiempos maravillosos. Al menos en este aspecto. 
 
La futura sonda a Venus, en lo que parece un prime modelo, un prototipo de lo que se quiere construir. Destaca lo que parece una sonda atmosférica protegida por un escudo térmico de tonalidad naranja. 

Model of China's first Venus probe unveiled in Shanghai

miércoles, enero 18, 2017

Las 4 magníficas

¿Que formas de vida terrestre podrían sobrevivir en el ambiente marciano?

Marte está considerado como una de los escenarios prioritarios para los astrobiólogos para la búsqueda de señales de vida fuera de la Tierra. Pero esa búsqueda está más centrada en el pasado, cuando todo indica que era un planeta mucho más habitable, que no actualmente, donde la superficie está dominada por un ambiente terriblemente hostil para cualquier forma biología, por simple que sea. Una atmósfera extremadamente tenue, temperaturas gélidas y radiación ultravioleta no convierten a Marte en un lugar precisamente acogedor, pese a tener tantas semejanzas con nuestro planeta. Si un día lo habitamos, será protegidos por estructuras aislantes, quizás subterráneas. A no ser que seamos capaz de terraformarlo. Pero eso ya es otra historia.

¿Entonces deberíamos olvidarnos de que la vida pueda existir hoy día en su superficie o justo debajo de ella? Para buscar una respuesta nada mejor que mirar hacia la inmensa variedad de formas de vida terrestre y preguntarse su alguna de ellas, siempre hablando de las más simples, podría soportar realmente esas condiciones. Este fue el objetivo de un reciente estudio realizado por un equipo encabezado por Rebecca Mickol, astrobióloga del Arkansas Center for Space and Planetary Sciences de la Universidad de Arkansas, que se centraron en los metanógenos, que no necesitan oxígeno (anaerobios), y que en la Tierra producen Metano. Evidentemente el descubrimiento de este elemento en la atmósfera del planeta rojo marcó un antes y un después."Uno de los momentos emocionantes para mí fue la detección de metano en la atmósfera marciana. En la Tierra, la mayoría del metano es producido biológicamente por organismos pasados o presentes, y lo mismo podría ser cierto para Marte. Por supuesto, hay una gran cantidad de alternativas posibles al metano en Marte y todavía se considera controvertido".

Los metanógenos son un candidato ideal para habitar el planeta rojo, la superficie o justo por debajo de ella. Y del estudio se llegó a 4 candidatos (Methanothermobacter wolfeii, Methanosarcina barkeri, Methanobacterium formicicum y Methanococcus maripaludis) que demostraron ser capaces de manejase y crecer en la bajísima presión reinante durante los diferentes tiempos (de 3 a 21 días) a las que fueron sometidas. Es solo el primer paso. El siguiente"también incluirá la temperatura. Marte está muy, muy frío, a menudo bajando a -100ºC por la noche, y a veces, en el día más cálido del año, al mediodía, la temperatura puede elevarse por encima de la congelación. Hemos realizado experimentos sobre la congelación, pero la temperatura fría la evaporación de los medios líquidos y crearía un ambiente más parecido".

Nada de ello asegura que en Marte existan formas de vida en la actualidad, y que sean estas las que estén detrás de las tenues señales de metano. En realidad quizás no es la más probable de las opciones. Pero estas conclusiones, aunque aún previas, señala que nada impide que así lo sea. Y eso ya es un gran avance.

En los primeros tiempos de nuestro planeta los organismos anaerobios, como los metanógenos, fueron sus pobladores. No sería hasta mucho después cuando la aparición de los organismos fotosintéticos cambió por completo la atmósfera hacia algo parecido a lo que tenemos hoy día.
 
Ya sabemos qué candidatos sobrevivirían en Marte: estos 4 microbios

Low Pressure Tolerance by Methanogens in an Aqueous Environment: Implications for Subsurface Life on Mars

martes, enero 17, 2017

Los enigmas de Akatsuki

La sonda japonesa capta una misteriosa onda completamente estacionaria dentro de la atmósfera de Venus.

Parece que fue ayer cuando esta sonda japonesa lograba lo imposible, y después de fallar en su primer intento de inserción orbital lograba, en segunda instancia y con 5 años de retraso, su propósito. Fue un éxito espectacular para la JAXA, pero también para la comunidad astronómica mundial, ya que con el final de la Venus Express el planeta parecía destinado a caer de nuevo en el olvido, al menos en lo que respecta a su exploración directa. La llegada de Akatuski permitió cubrir ese vacío, y que hoy día sigamos teniendo presencia directa en ese mundo hostil y lleno de misterio. Teniendo en cuanta que, al menos de momento, no existen planes confirmados para nuevas misiones, es todo lo que nos queda. Esperemos que permanezca en activo muchos años.

Y apenas había entrado en órbita y realizado sus primera observaciones científicas, Venus pareció querer recompensar su hazaña de una forma realmente espectacular a la vez que misteriosa. Lo que cualquier amante de la exploración quiere encontrarse cuando pone sus ojos en otro planeta. Y realmente lo visto por Akatuski se hizo merecedor de todos y cada uno de estos apelativos: Una onda atmosférica gigantesca, que se extendía a lo largo de 10.000 kilómetros a través de la cima de las nubes del planeta, con una temperatura superior a lo que la rodeaba, y lo que es aún más extraño, completamente estacionaria a pesar de que los vientos a esas altura alcanzan los 350 Kilómetros/Hora.

Aparentemente "clavada" en el rostro de planeta, sobre una región montañosa, la gigantesca onda se mantuvo durante varios días y después se desvaneció tan misteriosamente como había aparecido. Desde entonces Akatsuki sigue adelante con su  campaña, mientras su equipo en tierra espera que algún día esta extraña estructura reaparezca y poder estudiarla con más detalle. De momento solo se pueden trabajar sobre hipótesis, y la que manejan actualmente es que podría ser "el resultado de una onda gravitatoria que se habría generado en la atmósfera inferior a medida que se eleva por encima de la topografía montañosa". Sin embargo esta explicación se enfrenta con varios "peros" notables, el principal de los cuales es que sin quedar claro como las ondas provocadas por las montañas se puedan propagar hacia la cima de las nubes de Venus. Si así fuera implicaría que entran en juego dinámicas atmosféricas mucho más complejas de lo que podríamos haber imaginado. Además, que causo entonces su posterior desaparición?

Solo podemos estar seguros de una cosa, y es que somos afortunados de que Akatsuki lo lograra pese a tenerlo todo en contra. Venus es un mundo del tamaño de la Tierra lleno de interrogantes y sorpresas, apasionante tanto por lo que es como por lo que pudo ser en el pasado. Ojala un día reciba de nuevo la atención que se merece. De momento tenemos a esta sonda japonesa, una superviviente ante la adversidad. Pero no siempre estará ahí. 

Temperatura y radiación de las capas altas de las nubes de Venus. En esas primeras se observa claramente la gigantesca onda atmosférica.

Secuencia de temperaturas de la atmósfera venusiana, aplicada sobre un mapa topográfico de Venus. Se observa como la onda parece anclada a una de las formaciones montañosas del planeta. 

Una misteriosa onda gigante detenida en la atmósfera de Venus

lunes, enero 16, 2017

Space X: El regreso

El Falcón 9 reinicia su actividad con un vuelo perfecto.

Se habían convertido ya en una maravillosa rutina, una sucesión de éxitos que ya no eran noticia, quizá la mejor señal de que todo marchaba a la perfección para Space X y sus ambiciosos planes de futuro, especialmente cuando 2017 debe ser el año en que haga se debut el Falcon 9 Heavy, su siguiente gran paso. Pero acceder al espacio nunca es algo simple o completamente seguro, ya que en cada lanzamiento entran en juego innumerables factores, y solo con que alguno de ellos falle todo puede precipitarse hacia un desastre absoluto. El 28 de Junio de 2015 la pérdida de un Falcon 9 durante el vuelo, incluida la nave Dragón que debía impulsar hacia la ISS, marcaba un primer recordatorio de esta realidad.

El 2 de Septiembre de 2016 marcó un momento donde se hizo necesario aprender nuevamente esa dura lección. Ese día otro Falcon 9 explotaba, aunque esta vez en la rampa de lanzamiento, y no durante el despegue, sino varios días antes, cuando todo estaba listo para realizar una prueba de encendido de los nueve motores Merlin de la primera fase del cohete. El accidente fue tan inesperado, en circunstancias que no se veían desde hace décadas, que generaron todo tipo de hipótesis, incluida algunas tan extravagantes como la idea de un francotirador de la competencia, que Space X hasta tuvo en consideración. Una demostración de su desorientación ante lo ocurrido. Lo único claro es que la actividad quedó suspendida de forma indefinida. No se regresaría a ella hasta descubrir el origen de esa detonación y corregirlo.

5 meses después, y una vez la intensa campaña de investigación que sacó a la luz al culpable (como era previsible por un fallo interno) y permitió aplicar las medidas correctoras, Space X recibió luz verde para reiniciar sus lanzamientos. Y el primero de ellos, realizado desde la Base de Vandenberg (California), con el objetivo de poner en órbita diez satélites Iridium NEXT, no pudo transcurrir de más tranquila y sin sobresaltos. Incluido el aterrizaje de la primera fase del Falcon 9, que una vez concluida su función y separada de la segunda etapa, inició su viaje controlado hacia la Just Read the Instruction, una de las barcazas de la compañía acondicionadas como plataforma de aterrizajes marítima. En este caso en el Pacífico.

Y con total elegancia y exactitud aterrizaba en ella, solo 7 minutos después del lanzamiento, mientras que la segunda etapa también cumplía su cometido, con el despliegue de los Iridium NEXT (telecomunicaciones), los primeros 10 de los 60 de llevará a la órbita terrestre en sucesivos vuelos. Elon Musk y su gente pudieron respirar tranquilos, y más en un año marcado como el del inicio de los vuelos del Falcon 9 Heavy. Para seguir adelante necesitan retomar el buen camino y mantener un buen ritmo de lanzamientos, porque eso genera confianza. De ahí la importancia extra del realizado este pasado 14 de Enero. Space X está de vuelta. Y esa es una gran noticia.

El viaje y aterrizaje de la primera fase del Falcon 9 en la barcaza Just Read the Instruction. Es la parte más espectacular de este lanzamiento, aunque lo importante es que la carga, en este caso los satélites Iridium NEXT.

La explosión en la plataforma de lanzamiento el 2 de Septiembre de 2016 que puso contra las cuerdas a Space X, especialmente por lo inesperado y, en principio, inexplicable del acontecimiento. Hasta completarse la investigación no recibió la compañía de Elon Musk. 

SpaceX Falcon 9 Comes Roaring Back to Life with Dramatically Successful Iridium Fleet Launch and Ocean Ship Landing 

El regreso del Falcon 9: lanzados diez satélites Iridium y recuperación de la primera etapa

domingo, enero 15, 2017

Post Vintage (213): Sueños venusianos

Cassini nos ofrece imágenes de Venus brillando en los cielos de Saturno.

Es el astro más resplandeciente del firmamento terrestre, solo superado por el Sol y La Luna, llamado "estrella del alba" o "estrella del atardecer" según haga acto de presencia justo antes del amanecer o poco después del ocaso, un planeta gemelo de La Tierra en cuanto a tamaño pero que encierra, debajo de sus densas nubes de dióxido de azufre y ácido sulfúrico, uno de los ambientes más hostiles para la vida que se conocen. Pero esa misma cobertura nubosa, que refleja hacia el espacio la mayor parte de la luz solar, hace que el planeta resplandezca de forma espectacular, hasta el punto de convertirlo en uno de los cuerpos más brillantes del Sistema Solar.

Tanto es así que incluso a grandes distancia, ya dentro del reino que se extiende más allá de Marte y el Cinturón de Asteroides, Venus puede llegar a ser perfectamente visible, como una belleza no muy lejana a como se muestra en La Tierra...su escasa distancia al Sol hace que, desde el punto de vista de los mundos exteriores, permanezca la mayor parte del tiempo oculto dentro de su resplandor, pero cuando se dan las condiciones adecuadas su presencia se hace claramente visible. Y la sonda Cassini, siempre dispuesta a ofrecernos las maravillas más impensables, desde su privilegiada posición en órbita alrededor de Saturno, tarde o temprano tenía que "capturar" a la estrella del alba.

Aprovechando su trayectoria actual, que la hace moverse en ocasiones dentro del cono de sombra del planeta (es decir, que desde su punto de vista, el Sol queda eclipsado por el planeta), Cassini capturó en 2 ocasiones a Venus resplandeciendo en los cielos de Saturno. La primera sería en 10 de Noviembre de 2012, con una serie de tomas con los filtros Rojo, Vede y Azul desde una distancia de 498.000 Kilómetros, que permitió dar forma al mosaico en color real que vemos en la parte superior, con Saturno a contraluz y Venus brillando entre los radios del Anillo C. La segunda, que ocurrió el pasado 4 de Enero y desde 597.000 Kilómetros de distancia, permite verlo justo sobre el horizonte del planeta, de forma muy parecida a como lo haría en los cielos de La Tierra.

Hermosas imágenes que forman parte ya de la leyenda de Cassini, que en 2017 llegará al final de su vida desintegrándose en la atmósfera del planeta. Venus puede ser, visto desde la distancia, uno de los astros más hermosos del Sistema Solar, tanto en los cielos terrestres como en los de Saturno, pero para todos aquellos que elevamos los ojos hacia las estrellas, soñando con alcanzar mundos maravillosos y extraños, esta sonda es nuestra estrella del alba, y su desaparición será el más triste de los atardeceres.


Venus (parte superior), resplandeciendo sobre el iluminado horizonte de Saturno, cerca del anillo G, el más interno de todos ellos. En la parte inferior podemos observar el neblinoso anillo E y una estrella.

Posición de la Cassini cuando realizó las tomas que dieron forma a la panorámica del 10 de Noviembre de 2012. Siguiendo actualmente una órbita que le permite observar Saturno a contraluz y, por tanto, desvelar detalles de los anillos y la atmósfera que de otra forma no serían visibles, esto le ofrece la posibilidad de observar los planetas interiores.

Y su posición el 4 de Enero de 2013, momento en que nos regaló la segunda visión de Venus.

Cassini Spies Bright Venus From Saturn Orbit

sábado, enero 14, 2017

Habitantes entre las nubes

¿Podría existir vida en este ardiente planeta?

Venus siempre fue la tierra prometida del programa espacial soviético, ya que a diferencia de sus intentos con Marte, llena de sueños rotos, nuestro gemelo planetario fue escenario de sus mayores éxitos. No es extraño, por tanto, que los rusos sigan soñando con regresar, especialmente cuando de momento la NASA, focalizada en el planeta rojo, parece haberlo dejado de lado, al menos para una misión propia. Por ello científicos de ambos países siguen luchando para convertir en realidad la Venera-D, que de salir adelante podría despegar en 2025. Actualmente las relaciones entre ambas potencias son complicadas, para decirlo de forma suave, y resulta complicado ser optimista, aunque con la llegada de una nueva administración a la Casa Blanca las cosas podrían cambiar. Veremos.

Quizás lo más destacable de los objetivos de esta hipotética misión sería la inclusión de un vehículo aéreo, capaz de mantenerse flotando en las capas altas de la atmósfera. Y aún que uno de sus objetivos, quizás incluso el más importante, sería la búsqueda de señales de vida. Y aquí muchos se sorprenderán.¿Como se puede haberla en un planeta que básicamente es como un horno a plena potencia? La respuesta es que esas condiciones se dan en la superficie, pero en una capa de su densa atmósfera, entre los 50 y los 60 Kilómetros de altura, las cosas son muy diferentes. La temperatura oscila entre los 30 y los 70 Cº y la presión es similar a la que existe en la la superficie de la Tierra. En ese aspecto es una de las zonas más acogedoras para la vida que existe. No deja de ser curioso que sea en uno de los mundos más hostiles de nuestro Sistema Solar donde la encontramos.

Y aún más en las franjas oscuras que se dibujan en sus nubes, pues estas absorben la radiación ultravioleta, creando un ambiente aún más acogedor. Y aquí nace otro de los grandes enigmas de Venus, porque aunque son bien conocidas y en su momento ayudaron a determinar la tremenda velocidad con la que se desplazan las nubosas capas altas de la atmósfera (lo que se llama súper-rotación), en realidad no sabemos nade de ellas: Ni su origen, ni su composición, ni el motivo por el cual no se mezclan con el resto de la atmósfera. En realidad ni el motivo por el cual absorben la radiación ultravioleta. Existen hipótesis varias que intentan explicarlo con mayor o menor fortuna, pero quizás la más atrayente por razones evidentes es la que defiende que son señales de actividad biológica. "Es una posibilidad que no podemos pasar por alto", explica Sanjay Limaye, que es miembro del equipo de definición científica de Venera-D.

Curiosamente, las gotas de ácido sulfúrico que forman las nubes venusianas no son necesariamente un obstáculo para la vida. Las misiones anteriores Venera detectaron en ellas partículas alargadas que tienen aproximadamente 1 micra de largo, aproximadamente el ancho de una pequeña bacteria. Estas partículas podrían recubrirse con polímeros en forma de anillo de ocho átomos de azufre, conocidos como moléculas S8 y que se sabe que existen en dichas nubes y que son impermeables a sus efectos corrosivos, además de absorber la luz ultravioleta, re-irradiándola en longitudes de onda visibles. Si dichas partículas fueran microbios, podrían haberse revestido en S8. Incluso se ha postulado que en realidad es resultado de la actividad microbiana.¿Es ésta la clave de la vida en Venus? "No puedo decir que exista vida microbiana en las nubes de Venus", dijo Limaye."Pero eso no significa que no esté allí tampoco, la única manera de descubrirlo es ir allí y tomar muestras de la atmósfera".

Quizás es una idea extravagante, pero existen fuertes indicios que en sus primeros tiempos Venus fue un mundo mucho más acogedor, incluso con océanos de agua en superficie. No es descabellado pensar que la vida surgió y que cuando el planeta se precipitó hacia el actual infierno planetario, esta se termino refugiando en las mucho más acogedoras capas superiores, evolucionando para irse adaptando a los rápidos cambios ambientales. O quizás surgió ya directamente en esas circunstancias. No resulta extraño que Venus esté entre los mundos con potencial biológico. Que implica solo la posibilidad, no que exista realmente. Pero solo eso ya resulta sorprendente.

¿Será Venera D una realidad? No conoceremos la respuesta hasta finales de 2017 como muy pronto. Quizás entonces las relaciones entre ambos países serán mejores que en la actualidad, con todo lo que ello implica a nivel de sanciones y colaboración. Pero su sola mención sirve para recordarnos que Venus es mucho más que un planeta abrasado bajo una presión atmosférica aplastante. Es un mundo tan grande como la Tierra, que quizás fue un gemelo de ella en tiempos pasados, y que guarda aún muchos enigmas. Y quizás descubrimientos trascendentes.

El Venus Atmospheric Maneuverable Platform (VAMP), en cuyo diseño trabaja la compañía Northrop Grumman. Lleno de Hidrógeno o Helio, viajaría arrastrado por los vientos de la súper-rotación de la atmósfera superior del planeta, aunque con capacidad las nubes a diferentes altitudes, pasar de una masa de aire, de regiones oscuras donde se absorbe la radiación ultravioleta a otras donde esto no ocurre, tomando muestras para realizar análisis.

Venus visto en luz ultravioleta por la misión Venus Express. Las rayas oscuras en las nubes son causadas por la presencia de material desconocido que está absorbiendo la luz ultravioleta. ¿Podría ser vida?

Could Dark Streaks in Venus' Clouds Be Signs of Alien Life?