Ignición de los impulsores para frenar e inciar la inserción orbital previsto para las 1:37 UTC del 22 de Septiembre. Finalización de las operaciones a las 2:23 UTC. MAVEN reorienta su antena de alta ganancia para recuperar las comunicaciones con La Tierra y confirmar su situación a las 2:26 UTC.
Se inicia el eclipse de la sonda por parte de Marte a las 1:36 UTC del 24 de Septiembre. Ignición de impulsor principal para frenar e iniciar la inserción orbital prvista para las 1:42 UTC. Mangalyann queda oculto por Marte a las 1:46 UTC. Fin d las comunicaciones a las 1:47 UTC. Recuperación de la señal de la sonda y confirmación del inicio de la ignición de su impulsor a las 1:54 UTC. Fin del eclipse a las 2:02 UTC. Fin de la ignición a las 2:06 UTC. Confirmación de la entrada en órbita marciana a las 2:12 UTC

Ultimas imágenes de Curiosity

Panorámica Sol 748
Panorámica desde la NaveCam izquierda. Sol 751
Rocas expuestas por el paso del gran rover.

viernes, septiembre 19, 2014

En el espacio nadie oirá tus problemas

La sonda Dawn retrasa un mes su lllegada a Ceres despues de recuperarse de la inesperada anomalía sufrida en su impulsor iónico.

Las relativamente numerosas sondas interplanetarias actualmente en servicio y los sucesivos éxitos recientes, incluida la inminente llegada de MAVEN y Mangalyaan a Marte, el encuentro de Rosetta con el cometa Churyumov–Gerasimenko o el cada vez más cercano encuentro de la New Horizons con Plutón, nos dan una sensación de seguridad, de que estos viajeros cruzan el espacio con la misma elegancia que un gran barco lo haría por un mar en total calma, que las cosas pueden complicarse una vez alcanzado el óbjetivo, pero que la travesía propiamente dicha es un momento de tranquilidad donde poco o nada puede ir mal. No es más que una ilusión fruto del extraodinario trabajo de sus equipos en tierra, pero en ocasiones la realidad parece querer que recuperemos la prespectiva y nos golpea cuando menos lo esperamos.

Y así ocurrió recientemente con la sonda Dawn, ahora en camino hacia su encuentro con Ceres, el planeta enano que domina el Cinturón de asteroides. Habitualmente viajando en silencio y solo comunicándose de forma periódica para reportar su estado, este pasado 11 de Septiembre dió un buen susto a los ingenieros de la misión cuando comprobaron que había entrado de forma imprevista en "modo seguro" y que por ello el impulsor iónico, que debería haber estado en funcionamiento en ese momento, se encontraba inactivo. El 15 de Septiembre se reanudó su actividad normal, pero esta alteración en el plan de impulsión significa que no llegará a su objetivo hasta Abril de 2015, un mes más tarde de lo previsto.

Después de investigar la causa, el equipo Dawn determinó que se encontraban en un escenario parecido al vivido 3 años atrás, durante su aproximación a Vesta: Un componente eléctrico del sistema de propulsión iónica fue deshabilitado por el impacto de una partícula de radiación de alta energia."Hemos seguido la misma estrategia que se implementó hace tres años para recuperarse de un impacto de radiación similar, cambiando a uno de los otros motores de iones y a un controlador electrónico diferente, para poder asi reanudar la propulsión rápidamente", explica el director de la misión Dawn y jefe de ingenieros Marc Rayman "Tenemos un plan en marcha para reactivar este componente ahora desactivado a finales de este año".

No fue el único problema aparentemente causado por este golpe de radiación, ya que también quedó afectada la capacidad de apuntar la antena principal hacia La Tierra, por lo que se tuvo que utilizar las señales más débiles de otra antena, frenando así su progreso, situación aún más complicada debido a la distancia a la que se encuentra actualmente de nuestro planeta, y que implica que las señales de radio tardan 53 minutos en llegar, y lo mismo la respuesta necesaria. Aunque no se determinó con exactitud la causa última de este segundo fallo, podría explicarse por una partícula de alta energía que corrompió el software del ordenador principal, y en última instancia la situación se solucionó con un reinicio de los sistemas, lo que hizo que todo regresara a la normalidad.

Dawn es una misión extremadamente compleja, la única sonda que es capaz de entrar en órbita alrededor de uno cuerpo celeste (Vesta), para desligarse después de el y seguir su camino hacia el segundo y definitivo objetivo (Ceres), donde entrará de nuevo en órbita, todo ello posible gracias a su sistema de impulsión iónico, que le ofrece una capacidad de maniobra que ninguan otra tiene actualmente. Es vital que funcione a la perfección, y  nuevamente la extrema profesionalidad de los ingenieros en tierra, sumada a la experiencia de algo ya vivido con anterioridad, permitió devolver las aguas a su cauce en apenas 96 horas. 


Aunque el precio a pagar son 30 días de retraso. Un castigo pequeño si se tiene en cuenta que su fallo total abría significado el final de la misión, ya que es imprescindible tanto para alcanzar Ceres como para entrar en órbita a su alrededor. Y, por encima de todo, un recordatorio que en el espacio interplanetario nunca puedes bajar la guardia.

Vesta (izquierda), visitado en 2011 y 2012, y Ceres, un cuerpo clasificado como Planeta Enano, igual que Plutón, de casi 1.000 kilómetros de diámetro, aparentemente esférico, con señales de algún tipo de actividad geológica y que promete no menos emociones que la New Horizons, con la diferencia de que en esta caso permanecerá a su lado para estudiarlo con profundidad.

El complejo viaje de Dawn, posible gracias a su sistema de impulsión iónico. 

jueves, septiembre 18, 2014

Un último esfuerzo antes de Marte

Mangalyaan afrontará una última y crítica prueba de su impulsor principal apenas 48 horas antes de su llegada.

El largo viaje interplanetario de 10 meses desde La Tierra está ya pocos días de terminar, y ambas, con apenas unas horas de diferencia, y con Marte ya a la vista. se preparan para un último y crucial esfuerzo, el frenar lo suficiente para que el campo gravitatorio del planeta rojo los atrape definitivamente en órbita, añadiéndose así a la veterana flota de sondas que allí se encuentran. Sendos y prolongados encendidos de sus impulsores, que consumirám una buena parte de sus reservas de combustible, serán los encargados de empujarlas hacia su destino final.

Pero mientras que en el caso de MAVEN todo está listo y preparado para este momento, para la pequeña Mangalyaan (oficialmente MOM) india aún queda una última etapa, tan decisiva como la propia inserción orbital, una 4ª corrección de trayectoria prevista 48 horas antes de ese momento y que no solo debería definir su camino definitivo hacia Marte, sino poner a prueba su impulsor principal, que desde hace 10 meses, es decir prácticamente desde su partida de La Tierra, se encuentra inactivo. Existe por ello cierta preocupación sobre si responderá de nuevo después de todo este tiempo, y ya que el actual plan para entrar en órbita se basa totalmente en su plena operatividad, y por ello se decidió hace unos días ponerlo a prueba. La falta de experiencia de la India en este tipo de maniobras lo hace más necesario que nunca.

Si esta resulta satisfactoria se producirá una desviación en la trayectoria prevista que deberá ser compensada posteriormente. Si el resultado en negativo y el impulsor principal no responde la ISRO (Agencia Espacial India) cree que se tendrán tiempo suficiente para planificar una alternativa y utilizar los 8 propulsores más pequeños de los que está dotada la sonda para ponerla igualmente en la órbita, aunque dificilmente en la de 372 x 80.000 kilometros que se quiere actualmente conseguir.

Aunque equipada con un remarcable equipo de instrumentos científicos con el que se espera estudiar el planeta durante al menos 10 meses, el objetivo principal de Mangalyaan es poner a prueba la capacidad de la tecnología india para afrontar este tipo de retos interplanetarios. Se puede decir por ello que, a diferencia de MAVEN, la misión principal de esta pequeña sonda empezó el mismo día que se liberío del abrazo gravitatorio de La Tierra e inició su viaje, y terminará, si todo ocurre como está previsto, cuando consiga entrar en órbita marciana. Lo que venga después será un regalo extra, la guinda del pastel. Espreremos que de uno delicioso formado por sus datos científicos, y que dentro de sus posibilidades, le permita colabora tanto con la propia MAVEN como con los otros ingenios ya actualmente en el planeta rojo en su exploración.

La entrada en órbita marciana de Mangalyaan si todo ocurre como está previsto y el impulsor principal "regresa a la vida" en la prueba del 22 de Septiembre. De ser negativa se prodría intentar solo con los 8 pequeños impulsores de los que está equipada.

Pruebas en tierra. La siguiente será ya a pocas horas de Marte. 

ISRO's Mars Orbiter Mission

miércoles, septiembre 17, 2014

El regreso de Tío Sam

La NASA anuncia las futuras naves tripuladas privadas de los EEUU: Dragon V-2 y CST-100.

Desde el final del programa de los transbordadores por parte de la administración Obama la que podemos considerar la primera potencia espacial del planeta se encontró con la extraña, y hasta cierto punto vergonzosa situación, de carecer de la capacidad de enviar misiones tripuladas a la órbita terrestre, dependiendo totalmente de una Rusia con la cual las relaciones han ido cada vez a peor, mientras otra potencia emergente, China, demostraba al mundo que ahora podían enviar astronautas con sus propios medios. Muchos ciudadanos de los EEUU, y quizás con razón, lo han visto como algo imperdonable, una situación de debilidad impensable años atrás.

Como respuesta la misma administración que canceló el Programa Constelación y con el el desarrollo de la nave Orión en 2010, hizo una clara apuesta por el sector privado, buscando en el gente dispuesta al desafío de desarrollar naves tripuladas de forma relativamente rápida, todo apoyado, claro está, por un más que amplio programa de subvenciones. El objetivo, superar la dependencia con Rusia y poner de nuevo al país en el lugar que le correspondía. Y no pocos, encabezados por la sorprendente Space X, respondieron a la llamada, cada uno con su propio proyecto, algunos más revolucionarios en sus planteamientos, otros más conservadores y buscando partir de lo ya conocido y probado. Una carrera alimentada por la NASA con fuertes inversiones, ya que dificilmente ninguna de ellas, solo con sus recursos, al menos en esta fase inicial, podrían haber afrontado los gastos necesarios para ello.

En agosto de 2012 la NASA anunció que los ganadores del concurso CCiCap (Commercial Crew Integrated Capability) eran las naves Dragon, CST-100 y Dream Chaser, esta última toda una sorpresa ya que apostaba por un diseño ligado al de los ya desaparecidos Space Shuttle, aunque mucho más pequeños, superando así precisamente lo que hizo que estos nunca fueran ecnonómicamente rentables como medio de transportar tripulantes al espacio. Sobra decir que era el preferido por el gran público. Todos ellos recibieron fondos para continuar su desarrollo.

Pero la NASA no podía, y menos afrontado el proyecto del gigantesco cohete SLS y la resucitada nave Orión (impuesta por el Senado y no una decisión presidencial), financiar 3 sistemas de lanzamiento para misiones tripuladas durante demasiado tiempo. Y finalmente se anunció este pasado 16 de Septiembre el ganador definitivo del contrato de casi 7.000 millones de Dólares ofrecido por la Agencia Espacial, o mejor dicho los ganadores: La Dragon V-2 de Space X y la CST-100 de la compañía Boing, que se repartiran esta suma, 2.600 millones para la primera y 4.200 para la segunda. Como era previsible el transbordador Dream Chaser finalmente fue descartado, para disgusto de muchos aficionados, que preferían sus elegantes curvas aerodinámicas de este pequeño avión al diseño relativamente más tosco de sus adversarios, que giran alrededor del concepto de las cápsulas espaciales.

Que Dragon V2 sea una de las ganadoras no fue una sorpresa. Space X lleva una clara iniciativa en la carrera espacial privada, su Dragon no tripulada ya viaja regularmemente a la ISS y dispone de una familia propia de cohetes lazandera (Falcon), que posiblemente crecerá más en el futuro. Por tanto, aunque es la que estaba más verde en algunos conceptos claves, la elección de su propuesta, que mezcla conceptos tradicionales con otros de vanguardia, con su espectacular sistema de aterrizaje, era casi un secreto a voces. La elección de CST-10, con diferencia la más conservadora de las 3 propuestas, y que básicamente no añade nada al diseño tradicional de las cápsulas espaciales, es más discutible, aunque precisamente ese conservadurismo, apoyándose en tecnologías ya veteranas y por ello ampliamente puestas a prueba, hizo que fuera la mejor clasificada a la hora de superar las exigencias impuestas por la NASA.

El  año 2017 está marcado vomo la fecha en la que tiene que tener lugar el primer vuelo de ambas naves, aunque es posible que Space X quiera adelantarlo hasta 2016. Cada una de ellas afrontará como mínimo un vuelo de prueba a la ISS con un astronauta de la NASA (tan valiente como los que viajaron en el primer vuelo de un transbordador espacial, el Columbia) antes de comenzar las misiones rutinarias con una tripulación de 4 astronautas, de la que se espera que, como mínimo, se lleven a cabo 6 por parte de cada una de ellas. Lo que pase más allá dependerá de la extensión o no de la vida de la estación espacial. Y en el horizonte la Orión, la nave "oficial" de la NASA, aunque en su caso parece apuntar, aunque de momento aún sin definir claramente, hacia objetivos más lejanos.

Una cosa parece clara, esta extraña época que viviemos, donde EEUU, con toda su extraodinario historia espacial, carece de capacidad propia para enviar astronautas a la órbita terrestre, está a punto de llegar a su inevitable final. En unos años las cosas serán de nuevo como nunca deberían haber dejado de ser.

La opción conservadora: La CST-100, que básicamente adapta tal cual el diseño tradicional de los cápsulas espaciales. Su misma falta de novedades, pero, la convierte precisamente en la más segura a día de hoy.

La opción más novedosa: La Dragon V2, una cápsula con la capacidad de aterrizar por si misma de forma suave. Lo tradicional y lo novedoso se dan la mano para una nave que tiene la ventaja de disponer de su propio sistema de cohetes lanzaderas y la experiencia ya demostrada de Space X.

La opción perdedora: Una versión en miniatura de los transbordadores, con sus ventajas y ninguno de sus inconvenientes principales y que recuerda al finalmente nunca realizado proyecto europeo Hermes. Era la preferida por los aficionados por razones evidentes, pero el tiempo de los "aviones espaciales", al menos por lo que respecta a la NASA, ya es parte del pasado. 

NASA Picks SpaceX, Boeing to Fly US Astronauts on Private Spaceships

martes, septiembre 16, 2014

El destino nos espera en J

Seleccionado el lugar de aterrizaje de Philae.

Finalmente ya conocemos la zona destinado, si la suerte acompaña a un viaje donde las opciones de éxito no son grandes como quisieramos, a entrar en los libros de historia como el primero que presenció el aterrizaje suave de un ingenio humano en la superficie de un cometa. Existían 5 "finalistas", todos ellos con ventajas y desventajas que se debían confrontar. La denominada A posiblemente era la preferida por todos los aficionados, ya que implicaba hacerlo en el cuello de Churyumov–Gerasimenko, el puente de materia que parece unir sus dos partes principales, y con ello tener la posibilidad de tomar unas panorámicas realmente increibles, pero que un análisis frío hacia evidente que dificilmente sería ela ganadora, al ser posiblemente el más peligroso de todos ellos. Se buscaba un lógico equilibrio entre valor científico y la seguridad para el propio ingenio espacial, y estas nos hacian dirigir la mirada hacia la "cabeza" del cometa.

Y esta fue finalmente la decisión del equipo científico de Philae, que por unanimidad decidió que el módulo se dirigirá a la zona J, que ofrece un potencial científico único, con indicios de que hay zonas activas muy próximas y un riesgo mínimo, al menos en comparación a los otros 4 puntos finalistas. Igualmente se determinó que la zona C será la opción de reserva por si finalmente, por nuevos descubrimientos, hubiera que descartarse J. Las cartas, como se suele decir, ya están sobre la mesa. Pero no fue una elección sencilla, y esta lejos de tener la seguridad que todos hubieran deseado pero que la extraña forma de Churyumov–Gerasimenko impide. Cuando llegue el momento habrá que cruzar los dedos y esperar.

"Las imágenes más recientes, tomadas desde cerca, nos muestran un mundo hermoso pero muy accidentado. Eso es científicamente muy emocionante, pero también un desafío desde el punto de vista de las operaciones necesarias", dice Stephan Ulamec, del Centro Aeroespacial Alemán, DLR. "Ninguno de los puntos de aterrizaje cumplía al 100% los requisitos operacionales, pero el J es claramente la mejor solución"."Llevaremos a cabo el primer análisis in situ de un cometa, lo que nos proporcionará un conocimiento sin precedentes de la composición, la estructura y la evolución de estos objetos", explica Jean-Pierre Bibring, uno de los científicos líderes de la sonda e investigador principal del instrumento CIVA en el IAS, en Orsay, Francia."El punto J, en particular, nos ofrece la oportunidad de analizar material prístino, caracterizar las propiedades del núcleo y estudiar los procesos que rigen su actividad".

Había una serie de aspectos críticos que debían ser considerados en esta selección y por lo cual la tarea no resultó sencilla: Tenía que ser posible encontrar una trayectoria segura para colocar a Philae en la superficie, y la densidad de las posibles amenazas en la zona de aterrizaje debía ser mínima. Una vez en ella entraban en juego otros factores, como el balance entre horas de luz y nocturnas y la frecuencia de los pases del orbitador, con el que debe comunicarse la sonda.
  
Otro factor a tener en cuenta es que el descenso hacia el cometa será pasivo, separándose de Rosetta a velocidades de entre 0,18 y 1,9 km/h para ir descendiendo bajo el efecto de la tenue gravedad del cometa, y solo es posible predecir que el aterrizaje será dentro de una "elipse de aterrizaje" que por lo general tiene varios centenares de metros de tamaño. En J la mayor parte de las pendientes son de menos de 30º en relación al eje vertical local, lo que reduce las posibilidades de que Philae pudiera darse la vuelta cuando toque la superficie. También parece tener relativamente pocas piedras (lo que nuevas observaciones de Rosetta deberá confirmar o refutar) y recibe suficiente horas de luz como para que pueda recargar y continuar las observaciones científicas más allá de la fase inicial, en que alimentará de sus baterías.  

Una vez liberada de Rosetta y durante el largo descenso (que para la zona J se estima en unas 7 horas) se tomarán imágenes y se llevarán a cabo otras observaciones del entorno. En el momento en que toque la superficie, a una velocidad equivalente al paso humano, usará arpones para fijarse a la superficie y evitar "rebotar" y salir despedida de nuevo hacia el espacio, tan débil es la gravedad del cometa. Tomará entonces una panorámica de 360º del lugar de aterrizaje, para ayudar a determinar dónde y con qué orientación ha aterrizado. Todo esto deberá ocurrir antes de medidado de Noviembre, ya que posteriormente, con un cometa en actividad creciente, las opciones de lograrlo se reducirían exponencialmente.

Una vez firmamente asentado comenzará lo que se conoce como fase de ciencia inicial, en la que otros instrumentos analizarán el plasma y el campo magnético, así como las temperaturas superficiales y subsuperficiales. También perforará la superficie y tomará muestras, para analizarlas en el laboratorio a bordo, mientras que su estructura interna será desvelada midiante la utilización de ondas de radio.  

Todo esto si finalmente se consigue, lo que está lejos de ser seguro. El manager del proyecto Rosetta, Fred Jansen, señalaba en una reciente rueda de prensa que las opciones de éxito, en el caso de haber sido un cuerpo más esférico, rondarían entre el 70 y el 75%, por lo que en realidad serán bastante más bajas. Una moneda al aire y contener la respiración mientras esperamos saber si salió cara o cruz, eso será lo que viviremos ese día. Serán horas de alta tensión, y aunque el fracaso de Philae no restaría puntos al extraodinario éxito que está protagonizando Rosetta, sin duda representaría el colofón perfecto para una misión tan extraodinaria. Y, por encima de todo ¿Cuantos años, o décadas, pasarán hasta que alguien intente de nuevo algo tan así?

En menos de 2 meses Philae afrontará su destino, uno escrito con la letra J. Toda la suerte del mundo para esta nuestra pequeña mensajera interplanetaria. El día del descenso, aunque solo sea en espíritu, estaremos todos a tu lado.

J y C, las zonas de aterrizaje principal y secundaria finalmente elegidas para Philae.

Una visión con distintos ángulos de iluminación de la zona J.

J en 3D. Si todo sucede como se espera y desea será aquí donde la Humanidad aterrize por primera vez en un cometa. 

Buena suerte y buen viaje, pequeña Philae.

El lugar para el aterrizaje es el J

Philae ya sabe dónde aterrizar en un cometa (Bitácora de Rosetta 5)

A landing site for Philae, but it's not going to be easy

lunes, septiembre 15, 2014

En el calor del corazón lunar

La Luna posiblemente sigue teniendo un núleo fundido.

El interior de La Tierra sigue conservando una cantidad ingente de calor, fruto tanto de su formación como de la desitegración de elementos radioacticos, siendo el motor que mantiene la incesante actividad geológica que vemos en la superficie, desde el movimiento de placas tectónicas hasta la actividad volcánicas y los terremotos, normalmente ligadas a esto primero, así como la generación de un campo magnético global. Aunque lentamente se está enfriando, la corteza actua como un buen aislante, y después de 4.500 millones de años se estima que las temperaturas en su mismo corazón pueden igualar las de la Fotoesfera solar. A nuestro planeta aún le queda energía para seguir moviéndose durante muchos millones de años más.

No el caso de La Luna. Mucho más pequeña que La Tierra su proceso de enfriamiento también fue mucho más rápido. No hay actividad volcánica reconocible como tal en épocas recientes y la actividad sísmica registrada se relaciona sobretodo con las mareas gravitatoria generadas por nuestro planeta y el impacto de meteoritos. Nuestra compañera celeste parece un cuerpo muerto desde este punto de vista, pero existe la duda si su corazón aún conserva algo de calor, incluso una parte fundida, o si el frío abrazo de la muerte geológica llegó ya hasta sus últimas consecuencias. Ahora nuevos estudios basados en los datos ofrecidos por la sonda japonesa SELENE (SELenological and ENgineering Explorer) y otros exploradores, parecen apuntan definitivamente por esa primera opción.

"Estudios anteriores indicaron que existe la posibilidad de que una porción de la roca en la parte más profunda dentro del manto lunar puede estar fundida. El resultado de esta investigación apoya la posibilidad anterior dado que la roca parcialmente fundida se vuelve más blanda", manifestó el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). "Esta investigación ha probado por primera vez que la parte más profunda del manto lunar es blanda, basándose en la concordancia entre los resultados de observaciones y los cálculos teóricos".

"Creo que los resultados de nuestra investigación han dado lugar a nuevas preguntas. Por ejemplo, ¿cómo puede la parte inferior del manto lunar mantener su estado más blando durante un largo tiempo? Para responder esta pregunta, nos gustaría investigar más la estructura interna y el mecanismo de generación de calor dentro de la Luna en detalle", explicó Yuji Harada, investigador principal responsable de este nuevo estudio. "Ha surgido otra pregunta:¿Cómo ha afectado la conversión de energía de marea a energía térmica en la capa blanda al movimiento de la Luna en relación a la Tierra, y también al enfriamiento de la Luna?", añadió "También nos gustaría resolver estos problemas de modo que podamos comprender plenamente cómo nació y ha evolucionado la Luna".

Las pistas sobre lo que se esconde en el interior más profundo de La Luna provienen del análisis de cómo la gravedad de La Tierra deforma su interior a través de las fuerzas de marea. Los científicos conocen desde hace años que dispone de un núcleo y un manto gracias a las misiones Apolo, que desplegaron dispositivos sísmicos que revelaron la estructura interior. Los modelos muestran que estos cambios probablemente se deben a la existencia de una "capa blanda" en lo profundo de dicho manto lunar, debido al efecto de las mareas gravitatorios terrestres, que se convierten en un motor alternativo de generador de calor en lugar de la energía térmica residual o la desintegración radioactiva, que por si solar posiblemente ya hace tiempo que dejaron de ser suficientes.

El corazón lunar sigue activo, aunque, como un paciente que se mantiene con vida gracias a la ayuda de aparatos de soporte vital, es la gravedad terrestre la que parece inyectarle la energía suficiente para que así ocurra. Un pequeño eco de lo que pudo ser hace millones de años, pero que permaneció mucho más allá del tiempo que le hubiera correspondido.

Ilustración artística del interior de la Luna.

Diagrama del interior de la Luna que muestra su viscosidad (espesor de su líquido interior) y parámetros de su densidad interna.

Los sismógrafos dejados en la superficie lunar por los Apolo revelaron la estructura interna de nuestro satélite, y que este no estaba tan muerto como se podría esperar. Ahora sus datos, en conjunción con los de sondas como SELENE, revelan un corazón ardiente.  

La Luna sigue teniendo un núcleo caliente

domingo, septiembre 14, 2014

Post Vintage (109): Marte, una historia de hielo y dunas

Mars Reconnaissance Orbiter nos muestra con detalle el efecto de los "Géisers" marcianos, expulsiones súbitas de gas debido a la sublimación del hielo carbónico.

Marte suele ser un lugar bastante tranquilo, donde solo las grandes tormentas de polvo y los Dust Devil rompen la lógica monotonía de un mundo donde la actividad tectónica y meteorlógica, al menos si la comparamos con la terrestre, hace tiempo que se convirtió en un recuerdo, un eco lejano. Sin embargo, para un hipotético futuro explorador humano, visitar cualquiera de las zonas polares en el momento en que el Invierno deja paso a la Primavera podría convertirse en una experiencia inolvidable, puede que incluso peligrosa, lo suficiente para darse cuenta de que el planeta rojo no es tan calmado como se podría haber imaginado.

Sería la veterana Mars Odyssey, con su cámara Themis (Thermal Emission Imaging System) la que daría las pistas definitivas sobre la naturaleza de lo que tanto ella como sondas anteriores, como la Mars Global Surveyor, estaban viendo en algunas zonas polares de Marte, que con la llegada de temperaturas más cálidas, se cubrían de extrañas formaciones de tonos oscuros que posteriormente desaparecían en Verano. Y esta no podía ser más espectacular, ya que se trataban de grandes erupciones de gas carbónico, auténticos géisers que rompían la cubierta aún helada y escapaban hacia el exterior, arrastrando con ellas grandes cantidades de polvo que quedaba sobre la superficie, en ocasiones después de haber sido arrastrado por los vientos dominantes.

Un fenómeno espectacular que parece tener su motor en la forma en que la cubierta de hielo carbónico se sublima al aumentar las temperaturas, ya que esta no ocurre primero en la blanca superficie sinó en la que se encuentra con contacto con el oscuro suelo sobre el que se deposita al llegar el Invierno, ya que este se calienta más rápidamente. El gas que se va acumulando, finalmente, rompe la cubierta externa y sale al exterior de forma violenta, puede que incluso explosiva. Pasear por uno de los Polos marcianos en Primavera, como vemos, no sería muy seguro.

La Mars Reconnaissance Orbiter, con su extraodinario sistema óptico HiRISE, nos ofrece imágenes espléndidas de este dinámico fenómeno, desde sus primeros indicios de cambios, pasando por las grietas que se producen en el terreno por acción del gas, la expansión del material oscuro, las avalanchas en dunas inicialmente cubiertas por el hielo y, finalmente, la desaparición de toda evidencia de lo ocurrido cuando la capa helada se desvanece. La llegada del Invierno, y con el temperaturas más bajas, reinicia el ciclo con la formación de una nueva capa de hielo carbónico.


Los datos de la MRO están permitiendo dar forma a un cuadro cada vez más completo de estos procesos, aunque la misma velocidad con que ocurren hace que seguirlos sea todo un reto, por lo que solo ahora estamos entendiendo, de forma global, que ambos hemisferios nos están contando una historia parecida, la de un planeta cuya mejor época quizás ya forma parte del pasado pero que, pese a todo, se niega a morir por completo.

Los cambios extremos que se producen en las zonas polares cuando el hielo carbónico, formado durante lo más duro del Invierno, empieza lentamente a calentarse y sublimar (pasar de estado sólido a líquido), acumulando gas bajo la superficie.

Los efectos de estas erupciones de gas sobre un campo de dunas situado en el Polo Norte a lo largo del cambio de estación.

Una imágen interesante, ya que podemos ver no solo el material oscuro arrastrado hacia el exterior, sino también algunas manchas brillantes, que se formaron al condensar de nuevo el Co2 fruto de las condiciones térmicas externas que existían en ese momento.

La Mars Odyssey también nos ofrece una amplia variedad de formas relacionadas con estas erupciones de gas

La cámara MOC (Mars Observer Camera) de la Mars Global Surveyor captó lo que parecen Geisers en plena actividad.

NASA Findings Suggest Jets Bursting From Martian Ice Cap

Dry Ice Drives Dramatic Changes on Mars

Thawing 'Dry Ice' Drives Groovy Action on Mars

Geysers Discovered on Mars

sábado, septiembre 13, 2014

Avanzando con la mente clara

Opportunity reanuda el viaje después de completarse con éxito el reformateo de su memoria Flash.

Han sido días de tensa espera en los bordes del cráter Endeavour, en los que una serie de reinicios imprevistos de su ordenador de abordo detuvo toda actividad científica. No eran los primeros que sufría, pero nunca en tan rápida sucesión, y ello convenció a los encargados de la misión que finalmente debía activar la misma operación de "puesta a punto" que en su momento afrontó Spirit, aplazada hasta la fecha lo máximo posible mientras estos problemas no afectaran a las operaciones, ya que se prefería reservarla para cuando la cosa fuera a peor. Como finalmente ocurrió.

En Sol 3773 (4 de Septiembre) la memoria Flash de Opportunity fue reformateada con éxito, reduciendo su capacidad apenas un 1% una vez marcadas las partes dañadas que deben evitarse a partir de ahora, un resultado más que excelente teniendo en cuenta que se esperaba algo peor. En Sol 3775 (6 de Septiembre) algunas secuencias de comando y archivos de configuración se copiaron de nuevo a la memoria Flash desde EEPROM (otro sistema de almacenamiento no volatil) y en Sol 3776 (7 de Septiembre) el resto de archivos fueron enviado desde La Tierra. Desde entonces este veterano rover ya no experimenta ninguna anomalía o comportamiento inusual, aunque aún es pronto para darlos definitivamente por superados.

Aunque esta operación no representaba, según los miembros del equipo, muy poco riesgo, hablando como hablamos de un vehículo que lleva más de 10 años en Marte, sometido al durísimo ambiente marciano, con  niveles de radiación nada despreciables y oscilaciones extremas de temperatura entre el día y la noche, no existía una seguridad absoluta. Nuevamente, pero, Opportunity nos demuestra que sigue siendo digno de toda confianza y que, a menos que sufra un fallo total e inesperado de alguno de sus sistemas, algo de de momento no parece haber señal alguna, aun tiene un largo viaje por delante.

Una de las primeras imágenes enviadas una vez completada la operación de reformateo de su memoria Flash.

El largo viaje de Opportunity, cuyas huellas ya marcan una amplia zona de las laderas de Endeavour, sigue adelante. 

OPPORTUNITY UPDATE:  Flash-Memory Reformat Successful!

viernes, septiembre 12, 2014

En las estribaciones del pasado

Curiosity alcanza las laderas de Aeolis Mons.

Algo más de 2 años después del aterrizaje, habiendo completado un largo y accidentado camino, realizado varias extracciones y análisis de material, y haber recibido un severa reprimenda por parte de Panel de revisión de la NASA, que cada 2 años se reune para evaluar las misiones en curso y recomendar (o no) continuar con su financiación, por lo que consideran una falta de claridad a la hora de perseguir sus objetivos científicos, el gran rover se encuentra ya en la frontera que separa el terreno que forma la llanura con el de su gran objetivo, la gran montaña de sedimentos conocida como Aeolis Mons. Aún tardaremos un tiempo en verlo ascender de forma efectiva, pero a partir de ahora se moverse por las primeras estribaciones de sus laderas.

El viaje de Curiosity comenzará con un examen de las faldas de la montaña, entrando por un punto de entrada cerca de un afloramiento llamado Pahrump Hills, en lugar de continuar por el previamente planificado Murray Buttes. Ambos se encuentran en el límite entre la llanura (Aeolis Palus) y la montaña propiamente dicha (Aeolis Mons), y por ello consideradas de gran importancia: "Ha sido un largo viaje hacia esta montaña", explica el científico del proyecto John Grotzinger. "La naturaleza del terreno en Pahrump Hills y un poco más allá, es un lugar mejor que Murray Buttes para aprender acerca de la importancia de este punto de contacto. Las zonas de materiar expuesto son mejores debido a una mayor relieve topográfico".

Curiosity exploró el mes pasado dos terrenos donde se apreciaban ya las primeras diferencias con el terreno de la llanura de Gale. El primer afloramiento, denominado Bonanza King, resultó ser demasiado inestable para perforación, pero fue examinado por los instrumentos del rover y desvelo una grandes concentraciones de Silicio. Un segundo afloramiento reveló una superficie de grano fino, laminada con venas llenas de Sulfatos.

Aunque algunas de estas diferencia de terreno no son evidentes en las observaciones hechas por las sondas actualmente en órbita marciana, el equipo de Curiosity todavía depende en gran medida de las imágenes de la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) para planificar rutas y lugares para el estudio. Por ejemplo ayudaron al equipo del rover a ubicar plataformar que se elevan 18 Metros por encima del terreno circundante en un área de terreno situado un poco más allá de Pahrump Hills, y donde se quiere tomar muestras para su análisis. El lugar se encuentra en el extremo Sur de un valle en el que Curiosity entrará esta semana desde el Norte, y aunque aunque tiene un suelo arenoso  se espera que sea más facilmente transitable que Hidden Valley, donde el excesivo deslizamiento de las ruedas finalmente hizo que se retrocediera y se siguiera un camino alternativo.

Curiosity alcanzó su posición actual después de que el recorrido inicialmente previsto fuera modificado a principios de este año, en respuesta a un desgaste excesivo de las ruedas, fruto de cruzar terrenos excesivamente rocosos que dejaron su huella en cuatro de las seis ruedas del rover. Este daño se aceleró la tasa de desgaste más allá de aquello para lo que el equipo había planeado. Por ello modificó la ruta, enviándolo más al sur, en dirección a la base de Aeolis Mons. "El tema de las ruedas contribuyó a que el rover fuera hacia el sur antes de lo planeado, pero no es un factor en la decisión actual, impulsada por razones científicas, para iniciar el ascenso aquí en lugar de seguir hasta Murray Buttes", explica Jennifer Trosper." Hemos estado conduciendo duro durante muchos meses para alcanzar el punto de entrada. Ahora que lo hemos hecho, ajustaremos las operaciones, desde el avance como prioridas a la investigación en cada una de las capa de la montaña".

Menos avances y más centrarse en la extracción, análisis y obtención de resultados científicos fue, en resumen, la recomendación del Panel de revisión de la NASA, que apoyó la continuación de la misión (y de todas las actualmente en activo) no sin antes poner serios "peros" a su gestión actual. Sea casualidad o no, esa es la estrategía que seguirá a partir de ahora Curiosity, una vez alcanzadas las primeras estribaciones de Aeolis Mons, y con ello del pasado del planeta rojo, escondido en las inumerables capas sedimentarias que la conforman.

La futura ruta de Curiosity. Incialmente tendría que haber sido la marcada en color blanco, pero las observaciones desde la órbita y el poder adentrarse ya en las laderas de Aeolis Mons han empujado a su equipo hacia una ruta más interna.

La línea discontinua marca la separación entre los terrenos de Aeolis Palus, la llanura de Gale, y Aeolis Mons. Curiosity se encuentra ya justo en la frontera. La diferencia en la densidad de cráteres presentes es clara entre ambas.

La zona conocida como "Pahrump Hills". La escala de estratificación aumenta hacia arriba, proporcionando lo que se llama una tendencia de "engrosamiento hacia arriba". Esto es consistente con una variedad de ambientes antiguos, en particular aquellos en los participó el agua.

Último reporte de actividad de Curiosity: Llegamos a Aeolis Mons. 

NASA's Mars Curiosity Rover Arrives at Martian Mountain

jueves, septiembre 11, 2014

La magia del espacio

Philae inmortaliza en una misma imagen a la sonda Rosetta y el cometa Churyumov-Gerasimenko.

Solo hay un tipo de fotografías que transmitan con más intensidad lo que representa alcanzar otros mundos que aquellas que se centran en exclusiva en mostrarnos aquello que las diversas sondas están observando en ese momento: Las que, además de esto último, también permiten captar parte del propio explorador, algo relativamente habitual para vehículos de superficie, pero casi imposible lograr con sondas espaciales...a menos que con ella viaje un curioso polizón con la capacidad óptica y posición adecuada para ello. Y ese es el caso de Philae, la pequeña compañera de viaje de Rosetta.

El instrumento CIVA (Comet nucleus Infrared and Visible Analyzer) está formado por 7 pequeñas cámaras en miniatura, y su objetivo en ofrecer imágenes panorámicas desde la superficie del cometa una vez aterrize en el. De conseguirlo pasarán sin lugar a dudas a la historia, pero antes de este esperado momento Philae ya nos está sorprendiendo con algunas de las fotografías, no tanto por su calidad como por aquello que nos muestra. Y el 7 de Septiembre, con Churyumov-Gerasimenko a solo 50 Kilómetros de distancia, nos dejó de nuevo sin habla.

Compuesta de 2 imágenes separadas, ya que era necesario diferentes tiempos de exposición para compensar la disparidad en el resplandor de ambos objetivos, la panorámica nos permite ver a parte de la propia sonda Rosetta, incluido uno de sus 2 grandes paneles solares, de 14 metros de longuitud, y del que vemos su parte trasera, orientada su parte frontal hacia un Sol que en ese momento se encuentraba en la parte inferior izquierda de la toma. En la distancia vemos al cometa Churyumov-Gerasimenko, con su doble lóbulo claramente diferenciado como si de una doble luna se tratara. Una escena maravillosa.

No es la primera vez que es despertada para que nos ofrezca imágenes desde su provilegiada posición en el exterior de la sonda Rosetta. Así ocurrió en 2007 durante su sobrevuelo de Marte, uno de los diversos encuentros planetarios que realizó para coneguir la trayectoria y velocidad suficiente para llegar hasta donde se encuentra actualmente. Ese día el planeta rojo llenaba el cielo de Philae, y la escena, con el mismo panel solar extendido sobre la superficie marciana, con detalles geográficos reconocibles y sabiendo que en ese mismo momento, en algún lugar de esa extensa superficie rojiza, Spirit y Opportunity seguían avanzado y explorando, posiblemente es una de las mejores y más inspiradoras jamás conseguidas por una sonda. Aunque esa valoración, como en casi todas las cosas, es subjetiva.

Este nuevo "selfie" no está lejos de la magnificiencia del de 2007, y según como queramos verlo, quizás incluso lo supera, ya que hablamos de un cometa y del lugar donde la misma Philae aterrizará en un futuro próximo. La magia de la exploración espacial en estado puro.

Rosetta sobrevolando Marte el25 de Febrero de 2007, 4 minutos antes de la máxima aproximación y a solo 1.000 Kilómetros por encima de la superficie, correspondiente a su hemisferio Norte, y más concretamente la región de Awrth Vallis. La imagen original es en blanco y negra.

La sonda Rosetta, con Philae sobresaliendo como una curiosa nariz azul. Desde esta posición tomó este nuevo y fascinante Selfie. 

Philae Snaps a Spacetastic Selfie

miércoles, septiembre 10, 2014

Ecos de vida y muerte

¿Nos encontramos en el interior de una burbuja creada por la explosión de varias Supernovas hace solo 10 millones de años?

Son uno de los fenómenos más violentos del Universo conocido, capaces de brillar más que el conjunto de la galaxia donde se encuentra antes de desaparecer el la oscuridad. Muerte de una estrella masiva que libera una energía y radiación inimaginable, su "grito final" aniquilaría cualquier vida existente en un planeta habitado que se encontrara demasiado cerca, e incluso a varios centenares de años-luz podría generar extinciones masivas. Pero al mismo tiempo su destrucción libera elementos pesados "cocinados" en su corazón por unas reacciones de fusión desvocadas, enriqueciendo las nubes de gas y polvo permitiendo así la existencia de mundos como La Tierra. E incluso sus ondas de choque pueden ser el detonante del colpso de una de estas nubes, y con ello el principio del nacimiento de una nueva generación de sistemas estelares. Vida y muerte se dan la mano cuando estalla una Supernova.

Y hace unos 10 millones de años, cuando lo que en el futuro sería el ser humano empezaba a dar sus primeros pasos, bien puedo ser esto último lo que se abatiera sobre La Tierra, poniendo punto final a su historia como mundo habitado. El responsable una serie de detonaciones de supernovas en un cúmulo estelar cercano, cuya terrorífica huella estamos cruzando actualmente. La llamamos Burbuja Local, una vacío de unos 300 años luz de diámetro en el medio interestelar, lleno de un gas muy tenue (0.001 átomos por centímetro cúbico) y extremadamente caliente, alrededor de 1.000.000 de grados, lo que en ambos casos se sale del material interestelar oridinario.

Su descubrimiento fue gradual. Décadas de mapeo del cielo en rayos X con energías alrededor de los 250 electronvoltios (unas 100 veces la energía de la luz visible) revelaron una emisión suave que llegaba desde toda la Bóveda Celeste ,y que correspondía a lo que se podría esperar de estar rodeado de gas a temperaturas extremas. Los astrónomos buscaron una explicación a este extraño fenómeno, proponiendo la existencia de una "burbuja local de gas caliente", probablemente forjada por la explosión de una o varias supernovas cercana durante los últimos 20 millones de años. Sin embargo otros desafiaron esta idea al descubrirse que los cometas eran una inesperada fuente de tenues rayos X, en un proceso conocido como "intercambio de carga del viento solar", que ocurre cuando los átomos interactúan con los iones del viento solar.

Por ello los astrónomos empezaron a mirarhacia el interior del Sistema Solar, planteándose la posibilidad de que el misterioso resplandor en rayos X fuera producido por las partículas ionizadas del viento solar al chocar con el gas interplanetario difuso.

¿Exterior o interior? Para dar con la respuesta definitiva nació la misión DXL (Diffuse X-ray emission from the Local Galaxy), dotada de detectores capaces de obtener las mediciones necesarios para ello. El 12 de diciembre de 2012 fue lanzado desde el Campo de Misiles de Arenas Blancas en Nuevo México mediante un cohete sonda Black Brant IX de la NASA. Alcanzó un máximo de altitud de unos 250 Kilómetros y pasó un total de 5 minutos sobre la atmósfera de La Tierra. Los datos recolectados fueron concluyentes: Mostraron que la emisión es dominada por la burbuja local caliente, siendo la de origen interno, como máximo, el 40% del total. "Es un descubrimiento importante", explicó Massimiliano Galeazzi, que desarolló junto a su equipo la misión DXL y sus instrumentos."Específicamente, la existencia o no existencia de la burbuja local afecta nuestra comprensión de la galaxia en las proximidades del Sol y puede ser utilizada como base para futuros modelos de la estructura de la galaxia". 

Con ello ahora parece claro que realmente nos encontramos en el interior del "eco" de una o varias Supernovas, que estallaron relativamente cerca de nosotros, aunque por suerte no lo suficiente para afectar a la vida en el planeta, ni a la evolución de nuestros ancestros. Posiblemente fue un espectáculo celeste que iluminó nuestro firmamento, tan hermoso como potencialmente letal.

Un mapa del espacio interplanetario hasta 1.500 Años-Luz de distancia.La Burbuja locar se observa aquí como una zona más vacía que el medio interestelar medio.

El descubrimiento del DXL:Los átomos neutros de hidrógeno y helio de la nube se mueven a través del Sistema Solar a unos 90.000 km/h. Los primeros se ionizan rápidamente, pero los átomos de helio viajan por un camino dominado ampliamente por la gravedad del Sol. Esto crea un cono de concentración  (un flujo centrado procedente del Sol) con una densidad mucho mayor de átomos neutros. Estos colisionan fácilmente con los iones de viento solar y emiten rayos X suaves.

Los científicos de la NASA Michael Collier, David Sibeck y Scott Porter, que desarrollaron el DXL para su posterior lanzamiento a bordo de un cohete Black Brant IX. Sus resultados podrían haber resuelto un misterior que desafiaba a los astrónomos desde hace décadas.

Las Supernovas son la principal fuente de elementos pesados, y la onda de choque de una de ellas cerca de una nube de gas y polvo interestelar posiblemente inició la formación del Sol y La Tierra, como delatan las huellas químicas dejadas por este evento. Otra Supernova que ocurriera a pocos años-luz aniquilaría casi por completo la vida en nuestro planeta. Son las 2 caras de este fenómeno colosal. 

Evidence for Supernovas Near Earth

Nos encontramos en una burbuja local forjada por una supernova