En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

Curiosity Sol 706. En la entrada de Valle Escondido.
Tiempo de Primavera.
Mirando al horizonte. Sol 696

miércoles, mayo 26, 2010

Hasta siempre, Phoenix

La Mars Reconnaissance Orbiter fotografía los restos de la sonda, mostrando los grandes daños que sufrió tras soportar el Invierno polar marciano .

Fue el punto final de una historia cuyo desenlace todos esperaban pero de la, aunque fuera una posibilidad mínima, aun se esperaba que pudiera suceder lo inesperado...una serie de tres campañas de escucha protagonizados por la sonda Mars Odyssey buscando una señal no coniguieron captar nada más que silencio, y la Mars Reconnaissance Orbiter acabó con toda esperanza al fotografiarla y demostrar hasta que punto había quedado dañada por el duro Invierno que se abatió sobre ella: La Mars Phoenix está oficialmente muerta

Aterrizó el 25 de mayo 2008 y durante cinco meses, hasta que la luz solar fue ya demasiado debil como para seguir funcionando...tras de si dejó imógenes hermosas, señales claras de hielo de agua desapareciendo ante las camras al ser expuesto al aire libre, datos atmosféricos y análisis de material de la superficie que nos ofreció una nueva visión de la química marciana. En todos los aspectos fue un éxito, superando incluso las previsiónes...hasta que la oscuridad de la larga noche polar puso fín a su aventura.

"La Phoenix logró éxito en sus investigaciones y superó su vida útil prevista. Aunque su trabajo está concluido, el análisis de los datos de sus actividades científicas continuará por algún tiempo más", explica Fuk Li, director del Programa de Exploración de Marte en el Jet Propulsion Laboratory.

Pero aun muy remotas se tenia la ligera esperanza que con el retorno de la luz solar la Phoenix podria volver a despertar, tal como estaba programado para hacer si sobrevivía al duro Invierno...cosa para la cual no estaba preparada. Se daba casi por hecho que no ocurriría, pero por debil que esa posibilidad fuera hizo que se pusiera en marcha una serie de campañas por parte de una de las sondas en orbita, la Mars Odissey, que en tres periodos entre Enero y Abril, y un total de 150 pasos por encima de la zona correspondiente, se mantuvo a la espera de recibir una señal. Pero solo hubo silencio.

Finalmente ha sido la Mars Reconnaissance Orbiter, con su poderosa camara HiRISE, quien ha dado la sentencia final sobre el destino de la Phoenix...las imágenes dejan claro que no salió indemne del Invierno, y que la probable acumulación de hielo sobre sus delicados paneles solares acabo pasando factura: "Las imágenes anterior y actual son muy diferentes. El módulo de aterrizaje parece más pequeño, y sólo una parte de la diferencia puede explicarse por la acumulación de polvo en el módulo de aterrizaje, lo que hace a sus superficies menos distinguibles de los alrededores de tierra", explica Michael Mellon, miembro del equipo científico de Phoenix y HiRISE.

Lo que parece más probable es que se acumulo tal cantidad de hielo carbónico (CO2) que los paneles cedieron al peso acumulado...que algunas estimaciones sitúan en varios cientos de Kilogramos. Vistas las imágenes parece claro que la Phoenix nunca tuvo una posibilidad real de sobrevivir al Invierno, séa por el hielo o fuera por el frío intenso reinante.

Se escribió asi el epílogo de una misión que dejo tras de si datos científico de valor incalculable...descubrió la inesperada presencia de perclorato, elemento tóxico para algunas formas de vida bacteriana pero potencial alimento para otras, además de tener una propiedades anticongelante de notables implicaciones en la búsqueda de ambientes habitales. Tambien encontró Carbonato de Calcio, que sugiere la presencia puntual de agua descongelada, algo que podria estar conectado con lo anterior. Y entre sus hallazgos más curiosos estuvo la detección de nieve caiendo desde nubes altas.

Todos estos descubrimientos representan el legado que Phoenix nos entregó antes de sumirse en el silencio..sus restos descansan ya en las frías llanuras polares del planeta rojo. Hasta siempre.


Una imágen para la historia...la Mars Reconnaissance Orbiter logró fotografíar a la Phoenix justo cuando acababa de entrar en la atmósfera marciana rumbo a su lugar de aterrizaje.

Cuando Phoenix cavó diversas zanjas en el suelo marciano para conseguir muestras dejó al descubierto material blanquecino que pronto se identifico como hielo, pues este se fue evaporando lentamente, como se comprueba en las dos imágenes comparativas.

Una gota de agua? Una de las imagenes más intrigantes enviadas a la Tierra fue esta, donde se aprecia un aparente desplazamiento entre una de las acumulaciones de hielo (coloreada en verde para poder distinguirse mejor) situadas en una de las patas de la sonda. Aunque teoricamente el agua líquida no debería existir y sobrevivir en las condiciones climáticas marcianas, el descubrimiento de Perclorato, un potente anticongelante, hace que esa posibilidad no séa tan imposible...

Una capa de hielo situada justo por debajo de la superficie? Esta fotografía, tomada desde el brazo robótico de la sonda, mostraba que los propulsores, durante los úlitmos momentos antes del aterrizaje, levantaron una considerable cantidad de material, dejando al descubierto lo que parecía una capa de hielo situada pocos centímetros por debajo de la superficie...

Uno de los paneles solares...amplios, ligeros y frágiles, las imágenes de la MRO parecen señalar que no sobrevivieron al Inverno, cediendo ante el peso del hielo carbónico que se acumuló sobre ellos.

El LIDAR era uno de los instrumentos más curiosos de la Phoenix, un rayo laser que se disparaba hacia el firmamento con el objetivo de estudiar la estructura de la atmósfera marciana..la secuencia superior, formada por diez fotografías independientes, lo muestra en pleno funcionamiento, el 26 de Julio de 2008, 61 días después del aterrizaje.


Un pequeño y merecido homenaje a esta sonda, la primera que logró posarse sobre las regiones polares de Marte.


Los últimos minutos del viaje, seguido desde NASA Tv...tras la perdida de la Mars Polar Lander, en 1999, Phoenix era considerada casi su heredera (de hecho compartía con ella algunos de los instrumentos) y una segunda oportunidad tras la decepción que supuso para la NASA ese primer intento. Las muestras de alegria estaban justificadas, no solo porque Phoenix lograse aterrzar de forma controlada y exitosa, sino porque significaba superar definitivamente el trauma de la Polar Lander.


Abriendo las puertas polares de Marte. Phoenix significó un nuevo paso hacia el conocimiento del planeta Rojo.

Phoenix Mars Lander is Silent, New Image Shows Damage

Phoenix guarda silencio para siempre...