Ultimas imágenes de Curiosity

Pruebas con el taladro, del cual se espera que regresa a la actividad, después de un tiempo de inactividad debido a problemas técnicos. Sol 1848
Ocaso marciano.Sol 1863

viernes, marzo 30, 2012

Bajo la luz de un Sol casi eterno

Los datos más recientes del "cazador de planetas" HARPS apuntan hacia la posible existencia de decenas de miles de millones de mundos no mucho mayores que La Tierra alrededor de las Enanas Rojas de nuestra galaxia.

Son pequeñas y frías, su brillo, en el mejor de los casos, apenas alcanza un 10% del Solar, y apenas alcanza para iluminar débilmente su vecindad con un resplandor rojizo, fruto de temperaturas superficiales de menos de 3500 K...pero son, con diferencia, las más abundantes que existen y su misma insignificancia las convierte en astros casi eternos, ya que consumen el Hidrógeno de su corazón de forma extremadamente lenta, tanto que con una vida estimada de 200.000 millones de años (y puede que incluso más) ninguna de ellas a tenido tiempo de llegar al final de su ciclo vital desde el nacimiento del Universo. Y en un futuro muy lejano quizás solo ellas queden para iluminar la oscuridad.

Así son las Enanas Rojas, las pequeñas estrellas que conforman la mayor parte de la población estelar, eclipsadas por las de mayor tamaño, pero cuya larga, larguísima vida las convierte en lo más parecido a un oasis celeste. Hasta no hace mucho,al tomar el Sol (una Enana Amarilla) como referencia, habían sido despreciadas como potencial hogar de mundos habitables...pero las cosas han cambiado en los últimos años, en especial gracias a estrellas como Gliese 581, que demostró que no solo pueden disponer también de planetas, sino estar rodeadas de sistemas planetarios complejos con mundos rocosos como La Tierra. Y algunos de ellos a distancias que hacen posible (aunque no lo asegura) que se den condiciones para la existencia de agua líquida

Los datos obtenidos del
espectrógrafo HARPS, instalado en el telescopio de 3,6 metros del observatorio de La Silla, Chile, permitió recientemente realizar la primera estimación directa del número de estas SuperTierras potencialmente habitables en torno a Enanas Rojas...y las cifras no pueden ser más espectaculares: El 40% del total podría disponer de un mundo de esta clase orbitando en su zona de habitabilidad...si consideramos que se estima que el 80% del total de estrellas de La Vía Láctea lo son, y que eso implica unos 160.000 Millones, el resultado es la estremecedora cantidad de 60.000 mundos terrestres que orbitan sus pequeños Soles a distancias adecuadas para la vida.


Otra estimación aún más intrigante es que, con estas cifras, y puesto que hay numerosas Enanas Rojas relativamente cerca del Sol, esto implica que a distancias no mayores de 30 años-luz de nosotros podrían haber del orden de cien SuperTierras en las zonas de habitabilidad de sus respectivos soles. Entre ellas Gliese 667 Cc, que pese a tener una masa 4 veces superior a la terrestre se considera el más parecido a nuestro planeta que se conoce, y es muy probable que disponga de condiciones adecuadas para la existencia de agua líquida en su superficie.

¿Hasta que punto pueden considerarse fiables estas cifras? Estamos ante simples estimaciones. HARPS realizó un cuidadoso sondeo, a lo largo de seis años, de 102 Enanas Rojas, que tuvo como resultado del hallazgo de nueve SuperTierras Se hallaron un total de nueve SuperTierras, incluyendo dos en la zona de habitabilidad de Gliese 581 y Gliese 667 C...a partir de aquí, combinando todos los datos y examinando la fracción de planetas existentes que podrían descubrirse, se pudo realizar una estimación de su frecuencia, que se establece en el 41%, aunque con un amplio margen que va desde el 28% al 95%. El cualquiera de estos casos la cantidad resultante sería astronómica (nunca mejor dicho).

En contrapartida la cantidad de gigantes gaseosos, como nuestros Júpiter y Saturno, parecen ser mucho más raros, apenas presentes en el 12% del total. Evidentemente la presencia de planetas de tamaño parecido al nuestro o algo superior a la distancia adecuada no implica necesariamente que existan las condiciones adecuadas, tal como explica Stéphane Udry, investigador del Observatorio de Ginebra y miembro del equipo: "La zona de habitabilidad en torno a una enana roja, donde la temperatura es apta para la existencia de agua líquida en la superficie, está más cerca de la estrella que en el caso de la Tierra con respecto al Sol. Pero las enanas rojas se conocen por estar sujetas a erupciones estelares o llamaradas, lo que inundaría el planeta de rayos X o radiación ultravioleta: esto haría más difícil la existencia de vida". Las Enanas Rojas son pequeñas y débiles, pero cuando se enfadan pueden resultar terribles...

Estos resultados representan elevar de forma exponencial las posibilidades de otras Tierras, en especial porqué estamos hablando de las estrellas más abundantes, y con diferencia, del Universo, además de las más longevas...no dejan de ser estimaciones teóricas a partir de una muestra limitada, con el añadido de las especiales condiciones de las Enanas Rojas no siempre acogedoras para la vida, pero existen en cantidades tan bastas, casi inimaginables, que incluso aunque la proporción fuera de un 5 o un 10% esto seguiría implicando miles de millones. Cifras realmente sobrecogedoras. ¿Existen mundos habitados, incluso civilizaciones avanzadas, viviendo bajo la luz de un pequeño y casi eterno Sol rojizo?

El telescopio de 3.6 Metros de La Silla, hogar del "cazaplanetas" HARPS.

El HARPS, que mide mide la velocidad radial con una extraordinaria precisión. Un planeta en órbita alrededor de una estrella genera un bamboleo regular de la estrella que la acerca y aleja del observador en la Tierra. Debido al efecto Doppler, este cambio en la velocidad radial provoca un desplazamiento del espectro de la estrella hacia longitudes de onda más largas, a medida que se aleja, y un desplazamiento hacia longitudes de onda más cortas al acercarse. El débil desplazamiento del espectro de la estrella puede medirse con un espectrógrafo de alta precisión como HARPS y utilizarse para inferir la presencia de un planeta.

Enanas Rojas, pequeñas estrellas casi eternas que conforman la mayor parte de la población estelar.

No hay comentarios: