Ultimas imágenes de Curiosity

Pruebas con el taladro, del cual se espera que regresa a la actividad, después de un tiempo de inactividad debido a problemas técnicos. Sol 1848
Ocaso marciano.Sol 1863

jueves, marzo 08, 2012

Destellos en el viento

Un fantasma se desplaza lentamente sobre la llanura marciana...uno compuesto de polvo y viento. La Mars Reconnaissance Orbiter nos ofrece la que posiblemente es, con el permiso de los fotografiados en la misma superficie por Spirit y Opportunity, una de las mejores imágenes de un Dust Devil marciano en plena acción.

Tomada el pasado 16 de Febrero sobre la región de Amazonis Planitia, en el Hemisferio Norte del planeta rojo, capturó uno de estos torbellino, fruto de grandes diferencias de temperatura entre la superficie y la atmósfera, en pleno apogeo, mientras la luz de un Sol que se situaba ya cerca del horizonte hacía que su sombra resultara muy pronunciada, resaltando tanto su altura como curiosa forma.

Esto facilitó el poder sus dimensiones, con diferencia uno de los mayores observados hasta ahora, ya que se elevaba nada menos que 800 metros por encima de la llanura circundante, aunque a unos 250 metros de altura una brisa del Oeste hacía que su parte superior se viera empujada en esa dirección, formando una curiosa silueta ondulada que recuerda a una serpiente...por debajo reinaba la calma y el torbellino, de unos 30 metros de diámetro, mantenía su estructura mientras se desplazaba hacia la parte inferior de la imagen.

Fenómeno que ocurre también en La Tierra, aunque en zonas más limitadas geográficamente que no en Marte, los Dust Devil, a diferencia de los tornados, se forman especialmente en días despejados y en que la radiación solar puede calentar sin obstáculos el suelo, lo que a su vez calienta la capa de aire situado justo sobre el...que hace que se eleve rápidamente. Si cuando esto ocurre se topa con una capa mucho más fría, y bajo ciertas condiciones, el aire empieza a girar sobre si mismo, formando así el remolino.

Una situación muy habitual en Marte, de ahí que ocurran con tanta frecuencia y prácticamente en cualquier latitud...y es que la poca densidad de su atmósfera, que dificulta la transmisión del calor, favorece las grandes diferencias térmicas. De hecho en tal numero que representan uno de los factores de erosión más activos del actual planeta rojo...por no decir el mayor de todos ellos.

En cierta forma si que podemos considerarlos como fantasmas, pequeños destellos de un mundo perdido donde hace mucho, mucho tiempo, el viento posiblemente rugía en sus valles y montañas, sobre sus llanuras y por encima de sus océanos tal como ocurre hoy día en nuestro mundo.

Una visión más amplia, con nuestro protagonista moviéndose por Amazonis Planitia...aunque aquí parezca un viajero solitario, en realidad numerosos Dust Devil pasan por esta región, como delata los blancos rastros que vemos cruzar la fotografía.


Aunque mucho menos frecuentes que en Marte, también en La Tierra se dan Dust Devil...que, en ocasiones, pueden dar un buen susto como ocurrió en este partido de futbol. Los terrestres resultan mucho más dañinos que los marcianos al tener nuestra atmósfera mucha mayor densidad.

No hay comentarios: