En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

La antena UHF recortándose sobre el horizonte marciano. Sol 714
Fobos transitando por delante del Sol.
El paso de las horas y el cambio de iluminación. Sol 720.

jueves, abril 19, 2012

Cuestión la flexibilidad

La misión de Dawn en Vesta recibe 40 días extras.

Una buena gestión de los recursos asignados, que permite disponer de las suficientes reservas financieras para afrontar cualquier imprevisto, y un sistema de impulsión iónica que le permite realizar modificaciones en el programa previsto de vuelo sin mayores problemas...estos son los dos elementos que definen a la misión Dawn y el porqué ahora puede afrontar un cambio tan grande en lo que era el calendario previsto desde el día que salió de la Tierra rumbo al cinturón de asteroides.

Y es que Dawn, actualmente en órbita alrededor de Vesta y que debería partir hacia su siguiente objetivo, Ceres, el 12 de Julio, ve ahora como su estancia junto a este primero se extiende 40 días más, hasta el 26 de Agosto, con el objetivo de dar algo más de tiempo al equipo científico de completar el estudio de un cuerpo planetario que está resultando mucho más interesante y complejo de lo que nadie podía esperar. "Este tiempo extra nos permitirá extender nuestra investigación científica y aprender más acerca de este misterioso mundo", explica Robert Mase, director del proyecto Dawn.

Entre los nuevos objetivos de la ahora extendida misión de Dawn es realizar observaciones adicionales desde su actual órbita de baja altitud (210 kilómetros de media), básicamente dar más tiempo al Detector de Rayos Gamma y Neutrones para que pueda levantar el mejor mapa posible de la composición química de la superficie de Vesta y mejorar los datos sobre su campo gravitatorios, ambos los dos objetivos centrales por el cual la sonda se situó en una órbita tan baja. Igualmente la cámara y el espectrómetro tomarán nuevas imágenes en alta resolución.

Finalmente, a finales de Verano, y ya de regreso a una órbita más alta, realizará un segundo mapeado completo de Vesta, que permitirá aprovechar que la mayor parte del Hemisferio Norte estará ahora iluminado por el Sol, cosa que no ocurría en Julio de 2011 cuando la sonda entró en órbita y empezó sus observaciones.

De está forma, y cumpliendo el deseo del equipo científico, el que ya de por si esta siendo un extraordinario trabajo de exploración podrá completarse sin tener que dejar algunos detalles sin cubrir por falta de tiempo y permitiendo afinar los datos que ya se tienen de un cuerpo celeste que merecer ser considerado un pequeño planeta y no, simplemente, un gran asteroide. Toda una demostración de las capacidades técnicas de esta sonda y la adaptabilidad que le ofrece su novedoso sistema de impulsión Iónica, que no solo le permitirá saltar de un mundo a otro sino hacerlo 40 días más tarde, sin que eso afecte la fecha prevista de llegada a Ceres, en Febrero de 2015.

Vesta, un mundo a medio camino entre un asteroide y un planeta, merece unos días más de atención por parte de Dawn.

Un impulsor Iónico genera una fuerza débil pero constante y que puede mantenerse durante un periodo de tiempo muy extenso con un gasto de combustible muy bajo, ideal para misiones planetarias de larga duración, que puede así realizar cambios en su trayectoria y velocidad sin depender totalmente de encuentros planetarios para impulsarse. Gracias a esto Dawn puede no solo entrar en órbita alrededor de Vesta sinó, llegado el momento, abandonarlo y dirigirse al encuentro de Ceres.

Dawn Gets Extra Time to Explore Vesta