En directo desde la ISS

Ultimas imágenes de Curiosity

Una de las ruedas sobre la superficie marciana, tomada por la cámara MAHLI. Sol 842
Observando el instrumental. MastCam Sol 840
Estratos rocosos de un más que posible antiguo lago marciano. Sol 842

martes, enero 29, 2013

Una roca fugaz

El 15 de Febrero el asteroide 2012 DA14 tendrá una cita con La Tierra, pasando más cerca que los satélites geoestacionarios.

No fue hasta la decada de los 90 cuando se inició un programa de observación permanente del firmanento en busca de asteroides que ahora o en el futuro pudiera representar una amenaza para La Tierra, conocido como el Near Earth Object Program de la NASA. Aunque con unos medios algo limitados representa el primer esfuerzo real para controlar la amplia familia de pequeños cuerpos celestes cuyas órbitas, tarde o temprano, los llevan cerca de nuestro planeta, que en algunos casos a la largo de la historia implicó finalmente una trayectoria de colisión, como nos recuerda lugares como el gran cráter de Arizona, la gigantesca huella del Yucatán o el acontecimiento de Tunguska de 1908.

Representan una amenaza constante ante la cual nunca se puede bajar la guardia, y que tendrá el próximo 15 de Febrero un nuevo episodio con la llegada de 2012 DA14, un asteroide de unos 50 metros de diámetro que realizará el pase más cercano a La Tierra desde que se iniciara el Near Earth Object Program, colocándose a solo aproximadamente 26.000 Kilómetros de la superficie terrestre durante unos instantes antes de alejarse nuevamente. Es decir que pasará entre la órbita geoestacionaria, donde se encuentran la mayor parte de los satélites meteorológicos y de comunicación, a unos 35.786 Kilómetros de altura, y el exterior, si es que no entra en ella, de la llamada órbita media, hogar de muchos otros satélites.

Aunque no existe riesgo de colisión con La Tierra y la posiblidad de que lo haga con algún satélite es casi nula la NASA no dejará pasar la oportunidad para estudiarlo a fondo mediante la antena de Goldstone en el desierto de Mojave, cuyas señales de radar enviadas hacia 2012 DA14 y el eco resultante permitirán desvelar numerosas características tanto físicas como orbitales de este cuerpo celeste del que sabemos muy poco, ya que fue descubierto recientemente, el 22 de Febrero de 2012, por parte del Observatorio Astronómico Español de La Sagra. Todos estos datos permitirán realizar mejores cálculos sobre futuros encuentros.

Será un encuentro fugaz, que tendrá su momento cumbre a 19:26 UTC, cuando su brillo llegará a una magnitud 7, justo por debajo de la visión a simple vista, y 4 minutos después posiblemente entre en la sombra de La Tierra durante 18 minutos antes de reaparecer. Para entonces su resplandor ya se irá apagando rápidamente a medida que se aleje con la misma rapidez con la cual se aproximó. Un nuevo peligro habrá pasado de largo.

La trayectoria de 2012 DA14, que como podemos ver cruzará la órbita geoestacionaria y podría rozar la zona donde se encuentran los satélites de órbita media antes de alejarse de nuevo.

Una simulación informática del encuentro con 2012 DA14 desde el punto de vista de este asteroide.

Secuencia de 3 imágenes tomadas por los telescopios róboticos del Observatorio de La Sagra que permite observar el movimiento de 2012 DA14.

La órbita de 2012 DA14 con respecto a La Tierra.

El gran cráter de Arizona, de 1200 metros de diámetro y 170 de profundidad. Se estima que la fuerza explosiva que lo formó hace unos 50.000 años, equivalente a 2.5 megatones, fue resultado del impacto de un asteroide de un tamaño parecido a 2012 DA14.

Record Setting Asteroid Flyby

Asteroide 2012 DA14