Ultimas imágenes de Curiosity

El viaje de Curiosity. Sol 0-1526.(Diego Fraier
El brazo del rover, con su equipo de instrumentos, elevándose sobre el horizonte. Sol 1620

lunes, marzo 06, 2017

2020, el año de Marte

Space X retrasa dos años su misión al planeta rojo.

2020 será un año realmente intenso en lo referente a la exploración del planeta rojo, ya que coincidirán sobre el diversas misiones interplanetaria. La NASA y su nuevo gran rover por un lado, la Agencia Espacial Europea/Rusia con ExoMars por otro, y la recién llegada China al desafiante escenario de la carrera espacial, con una sonda orbital y su propio vehículo de superficie, elevando hasta tres los nuevos exploradores que, si todo funciona y no hay pérdidas, recorrerán su superficie, haciendo así compañía a Curiosity y, de seguir en activo, al más que veterano Opportunity. A lo que se sumará los Emiratos Árabes Unidos, con su propia sonda orbital, al igual que la India, que ya planea en envío de la Mangalyaan 2 para las mismas fechas.

Pero si a todo esta oleada de nuevas misiones marcianas convergiendo en el planeta rojo en 2020, esta concentración  en un periodo de tiempo tan concreto ya resulta del todo extraordinaria, otra nueva se acaba de sumar a este evento sin parangón: La Red Dragon de Space X.

Inicialmente prevista para 2018, la enorme complejidad del proyecto, que tiene como objetivo el envío y aterrizaje suave en Marte de una Dragón, hacia previsible un aplazamiento de dos años, dado lo ajustado del calendario. Hay que recordar que actualmente solo es posible dar el salto de la Tierra a Marte cada dos años, cuando ambos mundos están situados de forma adecuada para realizar el viaje. Es lo que se llama "Ventana de Lanzamiento", y por tanto, una vez descartada la de 2018, la siguiente fecha disponible será 2020. De ahí que todo se concentre ahora en ese año, en lugar de hacerlo en 2019 o 2021. Así funciona este negocio.

La Red Dragon es un proyecto ambicioso en extremo, incluso con el apoyo técnico de la NASA, ya que representa lograr el aterrizaje del vehículo más masivo jamás enviado al planeta rojo, lo que implica una serie de tecnologías, como el escudo térmico que la proteja durante la entrada atmosférica  y el sistema de retropropulsión que deberá frenarla y permitir posarse con suavidad. A todo ello se le suma el Falcon Heavy, que aún debe iniciar sus vuelos este año, y será el que la impulse hacia su largo viaje interplanetario. Además de transportar una carga de instrumentos científicos, que la NASA aportará a la misión y del que aún nos sabemos nada en cuanto a su composición.

Muchos elementos que deben encajar a la perfección y que no aconsejaba ir con prisas. No hay nada menos recomendable que eso cuando se trata de viajes espaciales, por lo que la decisión no deja de ser lógica, aunque sin dudas frustrante para todos los que esperábamos el año próximo con expectación. A cambio, en 2020, asistiremos a la fase de mayor actividad interplanetaria  jamas vivida desde los inicios mismos de la carrera espacial, con nada menos que 7 exploradoras, orbitales y de superficie, llegando en rápida sucesión. Más que cualquier otro, ese será el año de Marte. Un año realmente intenso, y donde más que nunca tendremos la segura sensación de que el planeta rojo será el primero mundo, más allá de La Luna, donde la Humanidad pondrá sus pies.

China se estrenará en 2020 en la exploración de Marte, con una ambiciosa misión compuesta de una sonda orbital y un rover de superficie.

Después del exitoso viaje de la Mangalyaan, que no dejaba de ser una prueba tecnológica, en 2020 llegará su sucesora, en principio más compleja y centrada en la exploración científica del planeta. 

Los Emiratos Árabes Unidos sorprendieron al mundo con su anuncio de su propia misión a Marte, que será lanzada por Japón gracias a un reciente acuerdo.

ExoMars debía haber llegado en 2018, pero el retraso en su construcción y problemas de financiación recomendaron aplazar el viaje hasta 2020. Buscará señales de vida presente.

El sucesor de Curiosity, del que tomarán muchos conceptos y tecnologías, aunque al mismo tiempo tendrá capacidades y objetivos muy diferentes, llegará en 2020 buscando señales químicas de antigua actividad biológica.

La Red Dragon representará la 1ª misión de una empresa privada en otro planeta, además de ser el mayor objeto humano que jamás haya aterrizado en Marte. 

So it Begins, Red Dragon Delayed 2 Years to 2020