Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

lunes, mayo 01, 2017

A la caza de Fobos

Así será la futura sonda marciana MMX (Martian Moons Exploration).

Japón también quiere ir a Marte. O mejor dicho quiere intentarlo de después del fallido intento de la sonda Nozomi, que no pudo entrar en órbita marciana y se perdió en el espacio profundo. Y ahora, con la experiencia acumulada gracias a la sonda Hayabusa, que fue capaz de extraer material del asteroide Itokawa y regresar a casa, y de la Hayabusa 2, ya en camino, está dando sus primeros pasos para retomar su lugar en el cada vez más intenso programa internacional de exploración del planeta rojo. Y con estos precedentes como base para su desarrollo, no es dificil adivinar su objetivo: Las pequeñas lunas Fobos y Deimos.

Falta de una aprobación oficial, aunque esta parece más que probable dado lo avanzado del diseño, que ya se han firmado acuerdos de colaboración internacional (con Estados Unidos y el CNES, la agencia espacial francesa), y que la JAXA ya inauguró la página web de la misión, donde se dan detalles tanto técnicos como de los instrumentos científicos seleccionados. En ella encontramos un resumen de los objetivos buscados por la, por ahora, conocida como sonda MMX (Martian Moons Exploration):"El principal objetivo de la misión es distinguir entre las dos principales hipótesis sobre el origen de Phobos y Deimos. La primera de ella sugiere que son primitivos asteroides capturados, mientras que el segundo propone que son los fragmentos aglomerados producidos por un impacto gigante en Marte. El segundo objetivo es caracterizar las condiciones en y alrededor de las lunas. Esto incluye los procesos de superficie de Fobos y Deimos, la naturaleza del entorno circum-marciano (la región donde los objetos orbitan alrededor del planeta) y la dinámica global y temporal de la atmósfera de Marte, como polvo, hielo, nubes y vapor de agua".

Y lo más importante, extraer muestras de Fobos y enviarlas a la Tierra para su análisis, material inalterado que es imposible obtener de los meteoritos marcianos, que evidentemente sufren notables cambios en su trayecto vital. Es aquí donde lo aprendido de Hayabusa, y lo que se aprenda de su sucesora, serán claves para lograrlo.

¿Como será la MMX y cual será su plan de vuelo? La sonda estará compuesta por 3 secciones, un módulo de impulsión (que se encargará de lograr la entrada en órbita marciana, y su posterior acercamiento a Fobos), un módulo de regreso, donde se situarán, además de la cápsula con las muestras, todos los equipos de la sonda (comunicaciones, paneles solares, ect..) y un módulo de aterrizaje, provisto de 4 patas desplegables y un brazo robot para recoger material. De este, al cabo de una hora, despegará el módulo de regreso, que iniciará, como dice su nombre, el camino de regreso a casa con el preciado material, se espera que unos 100 gramos extraídos de 10 centímetros de profundidad, aunque la JAXA es prudente y se marca los 10 como mínimo para dar la operación como exitosa.

Con la fecha de lanzamiento marcada ahora para Septiembre de 2024, llegará a Marte en Agosto de 2025. Una vez ahí permanecerá 3 años en órbita marciana explorando el entorno del planeta. Finalmente, en Agosto de 2028, se aproximará a Fobos y llegará el momento crítico. Abandonado el módulo de impulsión, el resto de la MMX realizará un aterrizaje suave sobre esta pequeña luna. Posteriormente el módulo de regreso despegará, llegando a la Tierra en Julio de 2029, donde lanzará la cápsula con las muestras para su recuperación.

¿Lo conseguirá? La MMX es una misión de presupuesto limitado, mientras que la experiencia con Hayabusa tiene dos caras, la positiva, que fue el hecho de que finalmente consiguió regresar a casa, y la negativa, con una serie de fallos y problemas de todo tipo, que solo la insistencia y pericia de sus controladores lograron superar. Si la Hayabusa 2 logra repetir ese viaje, pero esta vez de una forma más tranquila y funcionando todo como está previsto, las probabilidades de MMX aumentarán, aunque evidentemente esta misión tiene riesgos propios. Y con ellos de lograr el envío de las primeras muestras llegadas desde el planeta rojo, que en caso de ser Fobos fruto de un antiguo impacto, se podrían considerar realmente las primeras logradas del propio planeta. 

Sería todo un triunfo para Japón y la JAXA, que habrían logrado adelantarse a todos con un proyecto mucho más modesto que los colosos de otras naciones. Y dejaría atrás de forma definitiva el triste recuerdo de Nozomi.

La MMX, en su configuración de lanzamiento y ya desplegada.

 El viaje de MMX (2024-2029)

Los 7 instrumentos por ahora ya decididos: Un espectrómetro de neutrones (para estudiar la composición superficial de Fobos), una cámara gran angular, otra monocromática para obtener imágenes en alta resolución (especialmente valiosa para elegir el lugar de aterrizaje), un espectrómetro infrarrojo, un altímetro LIDAR, un detector de partículas de polvo en el medio alrededor de Marte, y un espectrómetro de masas para analizar estas últimas. Es posible que se incorpore otros, o incluso un pequeño rover de superficie, que sería suministrado por la agencia espacial Alemana. Todo dependerá del presupuesto final.

Los enigmas de Fobos y Deimos. Asteroides capturados o fruto de un gran impacto en el Marte primigenio. En ambos casos el análisis de muestras abriría puertas a respuestas todas ellas vitales para entender nuestros orígenes.

Hayabusa y Hayabusa 2, misiones que ofrecerán a el equipo de la MMX una experiencia valiosa en extremo.

Nozomi fue el primer intento de Japón en alcanzar Marte, que falló por diversas circunstancias. No pudo entrar en órbita y quedó en órbita solar, donde aún permanece. 

Novedades con MMX, la sonda japonesa que debe traer a la Tierra muestras de Fobos

JAXA:MMX 
  
Japan Plans Sample Return from Martian Moons

No hay comentarios: