Ultimas imágenes de Curiosity

"Vera Rubin Ridge", una elevación compuesta de una gran cantidad de óxidos de Hierro, vista por la ChemCam en Sol 1,745
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

martes, junio 27, 2017

El gigante moribundo

ALMA nos ofrece la imagen más detallada jamás lograda de otra estrella.

Brilla con una intensa luz rojiza, y junto con la azulada Rigel es la más brillante y destacada integrante de la más que famosa constelación de Orión. Su tamaño es colosal, casi inimaginable para la mente humana, hasta el punto si estuviera en el lugar del Sol se extendería hasta más allá de la órbita de Júpiter, pero es un gigante que está llegando al final de su camino. Afronta un inminente y cataclismo final, en unas últimas etapas de inestabilidad que la han llevado a tal grado de expansión y enfriamiento, razón por la cual tiene un color rojizo. Y más pronto que tarde está destinada a convertirse en una supernova.

Resulta sencillo de imaginar, por tanto, el enorme interés que rodea a Betelgeuse, ya que podría ofrecernos la posibilidad de observar el momento mismo en que una estrella gigante colapsa sobre si misma y detona con el resplandor de una galaxia entera, además de permitir estudiar los momentos previos a tal acontecimiento, y que están ocurriendo ahora mismo. ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), el nuevo y más flamante proyecto astronómico mundial no podía olvidarse de ella, y en una serie de observaciones realizadas a finales de 2015 ofreció al mundo no solo la visión más detallada de Betelgeuse, sino posiblemente de una estrella en general. Y con ella información hasta ahora inédita de este coloso moribundo.

"Ubicada a unos 650 años luz de distancia, Betelgeuse no es ciertamente la estrella más cercana a nuestro Sistema solar, pero su gran tamaño hace que sea un objetivo ideal para logra imagen directamente con ALMA", explica Pierre Kervella, del Observatorio de París y miembro."Cuando miramos el cielo nocturno con nuestros ojos desnudos, vemos estrellas brillantes por todas partes, pero las vemos tan diminutas que incluso los telescopios más poderosos del mundo deben esforzarse para lograr imágenes de sus superficies. Nuestros resultados muestran que ALMA tiene la capacidad de revelar la de las de mayor tamaño en detalle". 
  
Las imágenes de ALMA, creada en las longitudes de onda de radio, desvela notables diferencies de temperatura entre diferentes zonas de su atmósfera interna. "Hemos sabido por décadas que su superficie visible no es uniforme, pero ALMA ha demostrado ahora en detalle que la temperatura en su atmósfera interna tampoco lo es. Parece que estas fluctuaciones podrían ser causadas por campos magnéticos, similar a lo que vemos en el Sol, nuestra estrella más cercana. El descubrimiento podría ayudar a explicar cómo se calientan las atmósferas de estas estrellas y cómo su material es transportado al medio interestelar". También destaca que no parezca tener una forma esférica, lo que podría estar relacionado con poderosas corrientes de convección que están empujando el material hacia el exterior, en una forma parecida a como se comporta en agua cuando hierve.

Entender estas irregularidades y cómo Betelgeuse pierde masa podría en última instancia ayudar a los científicos a predecir su destino final, cuando se convertirá en supernova, evento que se considera inevitable. Estas son responsables de la creación de muchos de los elementos más pesados de la tabla periódica, pero hasta que punto depende de la masa final existente en ese instante de aniquilación."Si explota pronto podría terminar generando hierro, níquel, oro o plata. Pero si ocurre más tarde, podría dar lugar a plomo, bario, carbono o oxígeno", explica Iain McDonald, de la Universidad de Manchester y uno de los autores de este nuevo estudio

En última instancia, por tanto, estudiar a esta gigante moribunda podría ayudarnos a desarrollar una mejor comprensión del origen último de los los elementos que nos componen, de ver el nacimiento de ese mismo polvo de estrellas que un día nos hizo nacer. Debemos estar siempre preparados. Podría ocurrir hoy, podría ocurrir dentro de miles de años, puede que incluso ya haya pasada y estemos viendo un fantasma, la imagen de algo que hace tiempo se desvaneció en la nada. Solo sabemos que ocurrirá. En esa rojiza silueta, la tétrica imagen de un gigante moribundo, se esconde el monstruo que un día iluminará nuestros cielos.

Las colosales dimensiones de Betelgeuse se entienden mejor si ponemos nuestro Sistema Solar como referencia. Expandida hasta este extremo por su inestabilidad interna, ya que sus reservas de hidrógeno en el núcleo posiblemente ya se han agotado y se adentra en reacciones cada vez más complejas y menos efectivas, la cuenta atrás para su colapso final es un hecho. Solo queda saber cuando.

Orión es una de las constelaciones más conocidas para los habitantes de la Tierra, si no la más conocida. Betelgeuse es la rojiza estrella que conforma una de las esquinas, o del hombre derecho de Orión, si nos referimos a la figura de la mitología griega.

ALMA, la colosal instalación astronómica situada en la altiplanicie de Chajnantor, en el desierto de Atacama, Chile. Conformada por 66 antenas de 12 y 7 metros, con capacidad de desplazarse para expandir y contraer la superficie total para ajustar las observaciones, sus logros no dejan de crecer día a día. 

Mon 26th June – Team of Astronomers led by DIAS Astronomer Use Alma to Make the Most Detailed Image of Another Star that has Ever Been Produced

No hay comentarios: