Ultimas imágenes de Curiosity

Examinando las ruedas coN la cámara MAHLI. Sol 1729
Fobos saliendo de un eclipse.Sol 1730

viernes, junio 02, 2017

Un pasado entre las aguas

Curiosity nos ofrece nuevas pistas sobre el antiguo lago que un día llenó el cráter Gale.

No tenemos últimamente muchas noticias de las aventuras de este gran rover, ya que después de lograr sus objetivos primarios, que eran encontrar evidencias de antiguos ambientes aptos para la vida, se embarco en un lento y cuidadoso viaje hacia las laderas de Aeolis Mons, ascendiendo lentamente por ella. El objetivo, dado la naturaleza sedimentaria  de esta gran montaña, es ir "leyendo" las diversas capas que lo conforman, analizándolas a su paso para intentar desvelar la información que esconden, el registro que, durante miles de millones de años, han ido dando forma y conservando hasta la actualidad.

Un viaje por la historia marciana que están permitiendo generar una imágen cada vez más concreta, de como fue Marte en el pasado, o la menos en el interior de Gale, un enorme cráter formado, se estima, hace unos 3.800 millones de años. El viaje que desde 2012 lleva realizando Curiosity, primero hasta una zona denominada Yellowknife Bay situada cerca del lugar de aterrizaje, después hacia la zona media del cráter, y recientemente ya ascendiendo por Aeolis Mons, permite acumular una serie de datos reveladores, que muestran un existió un enorme lago lago estratificado, con una discontinuidad química entre las aguas superficiales, más ricas en oxidantes, y las más profundas, pobres en ellos. Indicios de sedimentación en entornos oxidantes y en aguas no más profundas de 4 metros en tanto en ese primea zona como en la actual, y otros producto de aguas más profundas en el caso de punto intermedio entre ambas nos revelan ambiente complejo, y con una ventana de habitabilidad que se extendió al menos 700  millones de años. Al menos en Gale.

"La estratificación química es un fenómeno común en muchos lagos de la Tierra, y en nuestro planeta se conocen incluso casos de lagos donde esta varía estacionalmente, en respuesta a los diferentes materiales que aportan los ríos en distintas épocas del año. Este tipo de ecosistemas ofrece una enorme diversidad de entornos favorables para el crecimiento de microorganismos, fundamentalmente para aquellos que son capaces de obtener energía en la interfase entre ambos entornos geoquímicos", explica Sinc Alberto González Fairén, investigador del Centro de Astrobiología (CAB, INTA-CSIC) y coautor del trabajo. Una diversidad que, junto con un arco temporal amplio, podría haber ofrecido claras opciones para la supervivencia de la vida, al menos en su versión más simple.

Curiosamente lo que vemos en Gale es que sus condiciones climáticas se movieron, mientras existió el lago o quizás a causa de su presencia, desde un ambiente frío y seco a otro más caliente y húmedo, algo que los investigadores interpretan como una fluctuación a corto plazo dentro de un ciclo global a gran escala y a lo largo del tiempo que estaba llevando al planeta hacia una situación opuesta, hacia el mundo seco y gélido que es hoy día.

Y para completar todo esto Curiosity también reveló la existencia de lo que parecen halos de color pálidos alrededor de fracturas en la rocas, y que los análisis realizados por el rover muestran que tiene grandes cantidades de sílice, señalando hacia un escenario donde el antiguo Marte retuvo agua líquida durante mucho tiempo de lo estimado, suficiente para haber provocado la "migración" de este elemento desde las capas sedimentarias más antiguas hacia otras más jóvenes.

¿Llegó la vida a esta región? Eso es algo para lo cual Curiosity no está preparado para responder, ya que no tiene los instrumentos adecuados para ello. Su misión era demostrar que tiempo atrás existieron condiciones adecuadas para la vida tal y como la conocemos, y en esto sus objetivos están más que cumplidos, tratándose ahora de profundizar más en ese pasado, dentro de lo cual se enmarca esos hallazgos. El siguiente paso, el de la búsqueda de vida, pertenece a una nueva generación aún por llegar, y que seguirán para ello el camino ahora abierto, tanto por Curiosity como por Opportunity y el desaparecido Spirit.

La presencia de arcillas, hematita y diversos óxidos de hierro, productos de la sedimentación en entornos oxidantes, fueron observadas en la parte exterior de Gale y en las laderas de Aeolis Mons, mientras que en su punto medio son producto de entornos bien diferentes, características de deposición en ambientes sin oxígeno. Lo que se revela es un gran lago químicamente muy estratificado, con aguas superficiales ricas en oxidantes, y otras las más profundas mucho más pobres.

Muestra de estratificación observada por Curiosity en 2014. La presencia de agua durante largos periodos de tiempo quedó claro desde casi el principio de la misión, pero ahora, una vez recorrido más terreno su compleja morfología esta quedando al descubierto.

Halos pálidos sugieren que el agua permaneció en estado líquido más tiempo de lo imaginado, suficiente como para alterar capas rocosas más jóvenes.

Curiosity descubre evidencias de un antiguo lago estratificado en Marte

High-Silica 'Halos' Shed Light on Wet Ancient Mars

No hay comentarios: